Los espacios políticos para mujeres siguen siendo pocos

Si bien Córdoba fue pionera al dictar una ley que buscaba la paridad de género, la deuda con las militantes aún no fue saldada. Reclamos por la participación en las mesas de decisión y en las listas.
Ilustracion
Ilustración: Daniel "Pito" Campos

chapa_ed_impresa_01

#ESPECIAL 8 DE MARZO

Era diciembre del año 2000. La Legislatura cordobesa lograba sancionar una ley que algunos medios llamaron “polémica”. La nueva normativa, impulsada por Olga Riutort, permitía elevar el cupo de mujeres en los cargos electivos hasta un 50 por ciento. Córdoba se convertía así en la primera provincia argentina en que el sexo femenino accedía a este porcentaje en los espacios deliberativos.

A poco más de 18 años desde de la sanción de la llamada Ley de Cupos, la paridad de géneros en los espacios de poder sigue siendo una deuda pendiente con las militantes cordobesas.

Esta semana la Fundación Córdoba de Todos dio a conocer un relevamiento sobre la participación política de las mujeres en cargos ejecutivos y legislativos en la Ciudad de Córdoba. En dicho informe, advirtieron que, de 302 funcionarios municipales, solo 87 son mujeres.

Además, señalaron que de los 22 cargos ejecutivos que conforman el gobierno municipal cordobés, solo 3 son mujeres y en 2018 se incorporó una persona trans. Y si bien el Concejo Deliberante aprobó la Ley de paridad de 50% para los cargos legislativos en la ciudad, aún no se modificó la carta orgánica y no está reglamentado si debe haber un orden de las listas en función del género.

La legisladora Liliana Montero advirtió meses atrás que en el gobierno nacional sólo hay solo dos ministras y en el gobierno provincial ninguna, mientras que en la Municipalidad contabilizó dos secretarias. “Claramente, en ninguno de los tres estamentos hay una vocación cierta de incorporar mujeres en los espacios de poder”, afirmó a La Nueva Mañana.

Montero 02
 Liliana Montero: “Claramente, en ninguno de los tres estamentos hay una vocación cierta de incorporar mujeres en los espacios de poder”.

Montero, quien anunció hace pocas semanas su candidatura a intendenta de la Ciudad, aseveró: “En todos los espacios políticos mayoritarios, la mesa de decisión la integran varones. Y si bien se conforman las listas con candidatas a legisladoras o concejales mujeres, sólo lo hacen porque es lo que exige la ley. Esto habla de dos cuestiones: una, que la política sigue siendo altamente machista. La otra es que si no existieran las leyes que obligan a incorporar en las listas un 50% de mujeres, esto no se haría”.

Para la legisladora provincial, “hay una hipocresía muy fuerte de la dirigencia política”. Y explica que, aun existiendo la Ley de Cupos, la paridad de género en la representación política sigue sin cumplirse.

“Como la ley obliga en la lista sábana intercalar en los 44 puestos hombres y mujeres, ocurre algo muy particular. Desde el año 2001, que se eligieron por primera vez representantes con este esquema de cupos, pasaron 130 legisladores departamentales por la Unicameral, de los cuales 121 fueron varones (93%). No es que se haya violado la ley, sino que, como se elige un representante por cada departamento (son 26), ponen de titular a un varón y la suplente mujer. En la última elección, sólo hubo 3 candidatas departamentales”, precisó. Es por esto que el año pasado, Montero elevó un proyecto de ley que busca lo que llama la “paridad horizontal”. “El objetivo es obligar a que, si un partido en determinado departamento encabeza su lista con un varón, en las elecciones siguientes lo haga con una mujer. Ese mismo concepto también correría para la lista sábana de legisladores, lo cual forzaría a discutir quién encabeza esas listas”, aseguró Montero.

Romper con el “tutelaje patriarcal”

Casualmente, esa misma discusión plantearon el lunes pasado las mujeres peronistas de Unidad Ciudadana, reunidas en una asamblea “popular, democrática y feminista”. “Avanzamos en la lucha por los derechos de las mujeres para romper con el tutelaje patriarcal. La nuestra es una actitud políticamente activa por el equilibrio cívico. Exigimos y defendemos y defenderemos, los espacios de representación que nos corresponden en las listas de las candidaturas para las próximas elecciones”, señalaron en un comunicado.

“Las mujeres nos venimos organizando y somos las que le estamos poniendo el cuerpo a esta lucha contra el liberalismo. Por esa misma razón, es que tenemos que estar en la mesa de las decisiones políticas y, sobre todo, empezar a fortalecer los espacios de representación. Somos nosotras quienes queremos decidir qué mujeres nos tiene que representar”, explicó Artemia Barrionuevo, directora de teatro, dramaturga y una de las referentes de la asamblea.

Artemia01
Artemia Barrionuevo: “Si uno mira el espectro político en general, las cabezas de los partidos son todos varones. Pero el trabajo de bajar al pueblo y estar conteniendo a todos, lo hacen las mujeres”.

Durante el encuentro, ratificaron su apoyo a Pablo Carro como candidato a gobernador provincial, pero reclamaron el lugar de la candidata a vicegobernadora, sugiriendo que ese espacio sea ocupado por Carmen Nebreda. Además, exigieron que “el primer y tercer lugar de la lista de legisladores provinciales sean ocupados por compañeras peronistas. Es decir, que Nebreda encabece ese listado y el tercer lugar sea para alguna de las militantes de este espacio”, detalló.

En este sistema patriarcal a las mujeres nos han querido poner un techo, que es ´acompañar a´. Y nosotras, con este documento, queremos romper con ese precepto. Porque las mujeres no necesitamos que nadie hable por nosotras. Tenemos nuestra propia voz. Como colectivo de mujeres, somos la que sostenemos las ollas populares, las que estamos en los barrios, las que nos oponernos a este sistema devastador que nos está matando. Si uno mira el espectro político en general, las cabezas de los partidos son todos varones. Pero el trabajo de bajar al pueblo y estar conteniendo a todos, lo hacen las mujeres. Por eso se tiene que revertir en la representación política. Es un derecho cívico”, indicó Barrionuevo.

“De una vez por todas tenemos que salir nosotras a defender nuestras demandas, nuestros derechos. Lo que exigimos no es un ´cupo femenino´. Sino la paridad feminista peronista. No necesitamos acompañar a nadie. Exigimos lo que nos toca: somos más de la mitad del padrón electoral, no somos ninguna ´minoría´”, subrayó.

La construcción interna partidaria

Si bien la legisladora del PRO Soher El Sukaría fue la primera en lanzar su candidatura a intendenta de Córdoba, la misma quedó eclipsada tras las disputas internas de Cambiemos.

soher
Soher El Sukaria: “De pronto somos nosotras, mujeres anónimas, las que venimos a pelear lugares de igual a igual. Creemos que es legítimo y que tenemos las mismas capacidades; ni más ni menos: somos iguales”.

Para ella, la paridad de género fue puesta en agenda y el tema está instalado socialmente, “pero aún no se construyó en el interior de las estructuras partidarias. Hay que seguir recordando a los dirigentes que como mujeres estamos presentes y tenemos las mismas capacidades. Y, además exigir el cupo femenino en las listas, y para eso tenemos que estar también en las estructuras orgánicas partidarias”, analizó la legisladora en diálogo con La Nueva Mañana.

“Tener asegurado la participación en listas, no asegura tener una verdadera participación en la toma de decisión ni en el poder real que se ejerce desde el Ejecutivo. Y creo que hacia esa discusión estamos yendo”, explicó.

“Creo que hay una resistencia en las cúpulas partidarias a avanzar a hacia esta igualdad de género, aún cuando comprenden que es necesario. Y también hay muchas dirigentes mujeres, para evitar la confrontación, siguen trabajando por lo bajo y en silencio. Todo lo que al otro género le resulta más simple, a nosotras nos cuesta más”, aseguró Soher El Sukaría.

Aun así, rescató que, en la Unicameral o el Congreso, las mujeres legisladoras “casi todas son tituladas o postituladas. Hay más egresadas universitarias que hombres. Creemos que hay que llegar a los cargos, y hay que hacerlo capacitadas y no por el hecho de tener un familiar dentro de la propia estructura partidaria, que es a lo que nos acostumbraron por años los partidos tradicionales. No es una crítica, sino que pongo de manifiesto un hecho objetivo”.

“De pronto somos nosotras, mujeres anónimas, las que venimos a pelear lugares de igual a igual. Nos cuesta mucho, pero estamos dispuestas a seguir dando esa discusión, porque creemos que es legítimo y que tenemos las mismas capacidades; ni más ni menos: somos iguales”, enfatizó.

Para esa discusión, Soher recordó que el PRO, a pesar de ser un partido nuevo, “tiene en claro la capacidad de la mujer dentro de la estructura partidaria y el año pasado en Córdoba reformó la carta orgánica en ese sentido. Se convirtió en el primer partido en Córdoba que tiene una carta orgánica igualitaria”. Según adelantó, la semana próxima una discusión similar se dará con la reforma de la carta orgánica en el PRO a nivel nacional.

“Lideresas”: Mujeres liderando la política

lideresas 1
En octubre pasado el Gobierno provincial lanzó un programa llamado “Lideresas” cuyo objetivo es “generar la innovación política requerida para garantizar la participación plena de las mujeres en la vida democrática y respetar sus derechos a elegir y ser elegidas”.

En su lanzamiento, la diputada nacional Alejandra Vigo aseguró: “Queremos cambiar la política. Las mujeres somos sujetos de derechos. Queremos ser elegidas y elegir. Queremos que el mundo de la política se parezca al mundo, con 50% de mujeres y 50% de varones”.

En ese ámbito y con motivo del Día Internacional de la Mujer, este viernes dará comienzo el ciclo “Mujeres liderando la política”, del que participarán las dirigentes nacionales Margarita Stolbizer, Victoria Donda, Rosana Bertone y Mónica Fein.

lideresas 2

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar