Desde Beijing a Córdoba en el Día Internacional de la Mujer

Opinión 07/03/2019 Por
En el Día Internacional de la Mujeres, debemos renovar nuestro compromiso, fortalecer la voluntad política en los estados y continuar movilizando a la sociedad toda.
WorldConferenceOnWomen1_0
"La plataforma de Acción de Beijing se trata de un plan para la promoción de los derechos de la mujer con la visión más progresista que haya existido" - Foto. Gentileza

En 1995, se realizó la 4° Conferencia Mundial sobre la Mujer, precisamente en septiembre de ese año. Unas 17.000 participantes y 30.000 activistas no gubernamentales participaron de la inauguración y del objetivo de impulsar la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres del mundo.

En ese momento la procedencia de cada participante, la diversidad de culturas, credos y situaciones sociales quedaron de lado y durante dos semanas de profundo y agitado debate político se logró consolidar un compromiso de características históricas para el mundo, la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing.

Se trata de un plan para la promoción de los derechos de la mujer con la visión más progresista que haya existido, basándose en 12 esferas de especial preocupación: La mujer y el medio ambiente; La mujer en el ejercicio del poder y la adopción de decisiones; La niña; La mujer y la economía; La mujer y la pobreza; La violencia contra la mujer; Los derechos humanos de la mujer; Educación y capacitación de la mujer: Mecanismos institucionales para el adelanto de la mujer: La mujer y la salud; La mujer y los medios de difusión y La mujer y los conflictos armados.

Así, como en ese entonces, esta plataforma de acción, impulsa un mundo en el que las mujeres y las niñas puedan gozar plenamente de sus derechos, vivir en pie de igualdad con el resto de la comunidad y ejercer su libertad en cada ámbito de su vida.

Hoy, día en el que conmemoramos la lucha de miles de mujeres por el reconocimiento de nuestros derechos, el Acuerdo de Beijing sigue inspirándonos a transformar la realidad, desde los Estados, con la voluntad política de generar políticas públicas comprometidas, reales y efectivas, desde la sociedad civil y la ciudadanía en general, comunicando y ejecutando una visión clara de cómo lograr la igualdad y el empoderamiento.

Fruto de este esfuerzo, las mujeres aumentan su número en cargos políticos, cuentan con protección jurídica contra la violencia de género y se profundiza sobre leyes, ordenanzas e instituciones que garanticen la igualdad de género. La Carta de las Naciones Unidas firmada en 1945, fue el primer acuerdo internacional para afirmar el principio de igualdad entre hombres y mujeres.

El camino es largo y aún quedan mujeres ganando menos que los hombres, por el mismo trabajo, sufriendo peores condiciones laborales, siendo víctimas de violencia en todas sus expresiones, siendo víctimas del no respeto de sus derechos reproductivos y el acceso a la salud.

En nuestra República siguen muriendo mujeres con diferencias de horas, pero a pesar de esta realidad aterradora, existen claros indicios de cambio. Las mujeres hemos ocupado el espacio público al grito de Ni una menos, como expresión colectiva en contra de la violencia machista, hemos trabajado fuertemente en  la creación de normas que garanticen la paridad legislativa para lograr la igual participación en los espacios de decisión, en el diseño y ejecución, con un presupuesto acorde, del Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres.

Hoy, Día Internacional de la Mujeres, debemos renovar nuestro compromiso, fortalecer la voluntad política en los estados y continuar movilizando a la sociedad toda, porque el trabajo de cada uno de nosotros es importante.

No es posible el desarrollo sostenible en ninguna sociedad si no contamos con mujeres empoderadas, que contribuyan al crecimiento de la economía, al sostenimiento de las familias.

Debemos continuar con la mirada puesta en el futuro, enfocados en vincularnos y reunirnos en pos de la igualdad de género, brindando oportunidades de empoderamiento a todas las mujeres. Pero no cometer el error de quedaros sólo mirando, sino generando acciones efectivas. El tiempo pasa y nuestra energía se acrecienta, cada día somos más las y los dispuestas/os a vivir en igualdad.

 (*) Concejala; Presidenta de la Comisión de Equidad de Género; Presidenta del Foro de Mujeres del Mercosur.

 

Te puede interesar