"Sería criminal si de ocho listas, tres son de una izquierda fragmentada"

La principal referente del Nuevo Más a nivel nacional, Manuela Castañeira, dialogó con LNM destacando la “necesidad estratégica” de crear un frente trotskista único.
Manuela Castañeira - Nuevo MAS@Javier Imaz LNM_01
"No hay un capitalismo benigno o “tranqui” que les resuelva los problemas a las mayorías", sostuvo Castañeira. - Foto: Javier Imaz (LNM).

chapa_ed_impresa_01

Los afiches, pegados en distintas zonas de la capital cordobesa, anuncian la dupla Eduardo Mulhall - Julia Di Santi para disputar la elección a gobernador de la Provincia del próximo 12 de mayo. Embanderados bajo el Nuevo MAS, son una de las tres fuerzas que, a menos que se concrete la tan anhelada “unión”, representarán a la izquierda trotskista en las boletas, como viene ocurriendo desde hace ya varias elecciones. Una polarización que solo se hace evidente en las listas aisladas, mientras que los discursos, las propuestas, los colores y hasta los nombres de los bloques suelen ser compartidos.

Ante esto y con un idéntico contexto nacional, esta semana visitó Córdoba la principal referente nacional del MAS en Argentina, la socióloga Manuela Castañeira. Y aunque sea casi utópica una lista única para competir en los comicios provinciales, la dirigente presentó oficialmente a la dupla que vuelve a encabezar la lista de su partido en la provincia, sin descuidar lo que considera “la necesidad estratégica” de generar una alternativa por izquierda a Unión Por Córdoba y Cambiemos.

En diálogo con La Nueva Mañana, Castañeira explica el porqué de esa necesidad, frente a lo que ve como variables de un falso “capitalismo benigno”:

- Manuela, ¿cómo encara el Nuevo Mas esta campaña electoral en Córdoba y el país?

- Vemos a este como un año muy importante y a mí me parece que la de Córdoba es una elección de impacto a nivel nacional, porque se juegan repercusiones en el panorama general, frente a un Gobierno nacional con cifras espeluznantes y que constituye un verdadero fracaso, como la inflación, la devaluación y la pobreza. Son todas cuestiones que afectan gravemente la vida de los trabajadores, las mujeres y los jóvenes. Sectores que nosotros queremos que estén en el centro de la escena. Vemos que hay una discusión de alternativas, y la actual de Cambiemos lleva a la inanición a las masas argentinas. Tampoco se puede hacer una vuelta atrás en experiencias kirchneristas, que tuvo 12 años de oportunidades para hacer cambios de fondo, pero en lugar de eso decidió que 200 mil millones de dólares vayan a la deuda externa o al Club de París.

Julia Di Santi + Manuela Castañeira + Eduardo Mulhall - Nuevo MAS@Javier Imaz LNM_02
Julia Di Santi, Manuela Castañeira y Eduardo Mulhall. Foto: Javier Imaz (LNM).

- ¿Creés que muchos de estos problemas son culpa de la “pesada herencia”?

- Acá hay un juego intrincado que favorece al Pro y al kirchnerismo de generar una polarización tramposa, donde se echan la culpa mutuamente para anular la salida a los problemas. Me parece importante, como hablábamos con Eduardo y Julia, discutir qué hay que hacer y qué necesita la Argentina. Desde ese punto de vista, la izquierda tiene un montón de puntos de vista para resolver los problemas de los trabajadores. Pero si me preguntan cómo vamos a mejorar la situación de las empresas, les digo que el problema es cómo mejorar la vida de los trabajadores, los derechos de las mujeres y el futuro de los jóvenes.

- ¿Por qué desde afuera se ve tan difícil la unidad en un solo frente político? Dudo que el ciudadano común encuentre diferencias entre el Frente de Izquierda (FIT), el MST y ustedes…

- Y si las encuentran que nos la cuenten. La unión es un reclamo que nos vienen haciendo y la pregunta sería para Myriam Bregman, Nicolás Del Caño y Néstor Pitrola del FIT. Nosotros creemos que no hay una diferencia política que amerite semejante fragmentación en la izquierda. Las diferencias pueden ser las mezquindades que plantean al no tener una mirada estratégica. Hay que pararse por fuera del chiquitaje y de las mínimas cosas que no coincidamos y pensar cómo construir una alternativa global. Ellos se vienen negando desde el 2011 y nosotros hicimos numerosos planteos para que haya unidad. Creo que llegó la hora para estar a la altura y dar una respuesta. En Córdoba tenemos hasta el 12 de marzo para responder a ese reclamo, porque soplan vientos que favorecen a una izquierda responsable y unificada. Sería criminal si de ocho listas, tres son de una izquierda fragmentada.

- ¿Y puntualmente porque no se produce esa unión al menos en la provincia?

- No hay imposibilidades técnicas para hacerlo. Deberíamos ser distintos del peronismo, con criterios de democracia obrera y no de aparato como los de partidos tradicionales. Hay que hacer otra cosa porque ahora hay una presión mayor y se ve lo que hay en juego. Nos conocemos todos por el día a día en la lucha, pero el FIT tiene una mirada que se queda en los poquitos cargos que se reparten y se sienten amenazados. Pero esa debería ser la preocupación del peronismo o de los radicales, no nuestra.

- ¿A qué atribuís el resurgimiento de la derecha en Latinoamérica?

- Hay grandes problemas que el capitalismo a nivel mundial no pudo resolver, como la inmigración, que llegó para quedarse, la ecología, las condiciones de vida generales, los derechos de las mujeres y que cada vez es más rica una pequeña minoría mientras la gran mayoría tiene cada vez menos. En ese malestar, intervienen discursos extremos de derecha que intentan dar respuestas engañosas. Les dicen “vos vas a estar mejor, pero para eso tiene que estar peor el de al lado”. Creo que también tiene que ver con que el centro, la burguesía y el progresismo, no resolvieron esos problemas. Lula en Brasil, Kirchner en Argentina y el chavismo en Venezuela, que aunque estemos en contra del golpe que intenta llevar Guaidó, reconocemos la catástrofe que se dejó en esa sociedad. No hay un capitalismo benigno o “tranqui” que les resuelva los problemas a las mayorías.

- Con el Nuevo MAS gobernando la Argentina, ¿no correría riesgo la inversión empresarial y con ello los puestos de trabajo?

- Creo que está instalada una “neo-teoría del derrame” donde te dicen que el empresario debe ganar cada vez más para que no pierdan los empleados. ¿Podemos pensar que Coca Cola está en crisis? ¿Que no tiene ganancias? Hay sectores que se enriquecen y tienen cada vez más ganancias. ¿Estamos mejor los trabajadores? Es hora de hacer cambios de fondo y llevar adelante una experiencia que nunca se hizo en Argentina.

Eduardo Mulhall - Julia Di Santi - Nuevo MAS @Javier Imaz
Eduardo Mulhall - Julia Di Santi disputaran la elección a gobernador de la Provincia embanderados bajo el Nuevo MAS. Foto: Javier Imaz (LNM).

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar