Talleres en la Copa: una frustración, no un fracaso

Deportes 01/03/2019 Por
El club de barrio Jardín no logró llegar a la zona de grupos de Libertadores 2019 al ser eliminado en Chile. Le faltó un plus para superar a Palestino, pero dejó una buena impresión en el plano internacional.
Talleres - Palestino © prensa talleres00002
(Foto: Prensa Talleres)

chapa_ed_impresa_01

Es duro entenderlo pero hay momentos donde se definen los partidos. Hay oportunismos y secuencias favorables, donde sacar provecho te puede dejar más cerca de una clasificación. En eso, la interpretación llegó tarde por Talleres. Porque bien podría tener certificado su pasaporte a la fase de grupos de la Copa Libertadores; sin embargo, Palestino le sacó sus credenciales internacionales y le terminó definiéndola serie con la misma fórmula que en Córdoba.

¿Entonces fue un fracaso esta excursión fuera de los límites soberanos del país para el Albiazul? No debe mirarse con ese lente, más allá de que las ilusiones estaban por las nubes después de la gran performance mostrada contra un gigante del continente como San Pablo. Pero a veces con entusiasmo no alcanza. Y un momento de oficio y puede valer más que muchas jugadas de gol.

Es simple: Talleres tuvo su protagonismo pero no lo pudo sostener ante un rival que aplicó todas las artimañas válidas al límite del reglamento como lo exigen estos duelos mano a mano de la Copa, y le terminó asestando el tiro de gracia cuando el sueño estaba por las nubes.

Un proceso que inició en el Argentino A, y fue dando pasos agigantados. Talleres sumó un gran aprendizaje en la Copa Libertadores. Tiene un gusto amargo por cómo se dio. Pero el balance da superhábit. Mucho por aprender, pero quedó puesta la semilla para seguir creciendo.

Y en lo táctico también hay responsabilidades, donde Juan Pablo Vojvoda no queda absuelto. Era su primera experiencia y le quedará el sabor de que bien pudo maniobrar con algún movimiento de nombres antes de que le llegaran al empate. El 2-2 lo obligaba a actuar y lo había conseguido, queda pendiente los artilugios y las tretas futbolísticas, y de las otras como para contrarrestar todo el oficio del local. Y sí, claro, se extrañó al lateral Lucas Godoy, marginado de esta llave debido a una lesión.

La eliminación duele porque la ilusión era grande, después de sacar pecho en el Morumbí, sobre todo, pero se gana en aprendizaje en un plantel con mucha juventud y que salieron a dar su máximo examen con sus primeros cartuchos profesionales. Con una defensa promedio de 22 años, con un par de referentes que guiaron el camino y con un paso en falso que es una frustración pero no tiene sabor a fracaso.

Así se lo hizo saber la gente que vino hasta Santiago de Chile en gran número (casi 4500 almas) que terminó aplaudiendo y agradeciendo a este grupo de jugadores que volvieron a dejar a Talleres en un torneo continental.

Hay materia prima, hay talento, restará amoldar esas virtudes para volver a creer. Talleres cuenta con esos ingredientes y la primera sensación es de dolor, aunque sin darse cuenta puso la semilla para recuperar su prestigio internacional, y un crecimiento institucional y un experiencia que servirá en pos del progreso en el proyecto deportivo que ya cuenta con cimientos fuertes.

Talleres - Palestino © prensa talleres00001
Talleres vs. palestino (Foto: Gentileza Prensa talleres)


DIARIO DE VIAJE

Santiago, cordillerano y con contrastes

El paisaje al pie de la Cordillera del estadio San Carlos de Apoquindo con su belleza inusual contrasta con más densas capaz de smog que no permitían la nitidez ideal en una postal que parecía llevarse el premio a la foto del viaje. Santiago de Chile, la más europea de las ciudades de Sudamérica, tiene esos contrastes, con un tráfico contaminante que va de la mano con su desarrollo, con una economía libre y sin tantas industrias locales pero que lo mismo la posicionan entre las más influyentes del continente. La mayoría de los cordobeses eligió cruzar la Cordillera vía terrestre para disfrutar de las nieves eternas y alguna foto desde el Cristo Redentor y los caracoles, las 28 curvas que se deben recorrer en bajada para pisar suelo chileno.

Los hinchas de Talleres en la previa del duelo ante Palestino no pudieron conocer bien de cerca la Capital ya que la mayoría optó por quedarse por la zona del estadio, en el coqueto barrio de Las Condes. Y fieles al gen argentino, aprovecharon para realizar compras, sobre todo de ropa. Y tecnología, con una diferencia sustancial con respecto al mercado argentino. No hubo casi episodios de violencia salvó los inadaptados de siempre pidiendo coimas a los colectivos de hinchas que no llegaban de la mano de la barra pero con esa salvedad, hubo comunión general.

En la cancha es frecuente escuchar desde los parlantes música árabe y palestino, ya que el arraigo es muy fuerte con esa colectividad, la mayor del continente. Al término del encuentro, el presidente del club Palestino, Jorge Uauy le obsequió una remera de Palestina a Juan Cruz Komar, que visitó ese país en conflicto con el Estado de Israel, en sus vacaciones, para conocer en primera persona la circunstancia y seguir apoyando la causa.

No hubo problemas con los carabineros, la celosa policía gendarme de Chile, que recién aplicó autoridad a la hora de desagotar el estadio. De todas maneras, los hinchas de Talleres pudieron gozar de dos excursiones impensadas años atrás. San Pablo y Santiago fueron los destinos que distan en jerarquía respecto a los largos viajes del Federal A. La frustración tiene buen sabor compensado con las ilusiones que se generaron en torno a la Copa.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar