Macri, un presidente cada vez más debilitado

Política / Economía 01/03/2019 Por
Así lo muestra la caída de la imagen presidencial y de la gestión política y económica de Jefe de Estado. Un obrero que lo increpó por la crisis económica y, en plena gira, Lousteau lo desafió con una interna.
MAcri-03©NA

chapa_ed_impresa_01

Especial para La Nueva Mañana

El macrismo ya perdió la brújula y autoridad, camina solo con rumbo a terminar el mandato con la única pretensión de consagrarse como el único gobierno de signo no peronista en conseguirlo después de 1930.

Las palabras del economista y ex presidente del Banco Central, Martín Redrado, que coincide con el pensamiento de la mayoría de los consultores económicos cualquiera sea su orientación ideológica, lo reflejan, el gobierno lleva adelante un “plan de emergencia” económico que tiene como objetivo “llegar a las elecciones” presidenciales de octubre.

Es como un nadador exhausto en el medio del río, que tiene pocas fuerzas y espera que la corriente lo lleve a la orilla. No es un plan de estabilización en serio, sino un plan de emergencia para llegar a las elecciones. Le están dando los dólares para llegar a fin de año”, consideró.

Solo así, con el apoyo del Fondo Monetario Internacional que le provee los dólares y de la corporación mediática que lo cubre falseando la realidad, pueden pensar en la reelección de Macri.

Al respecto, el candidato presidencial Felipe Solá tras la reunión que mantuvo esta semana con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su departamento de Buenos Aires, dijo que “enfrentamos a un gobierno que abusa del marketing y de las noticias falsas para intentar mantenerse en el poder. Para que en octubre vuelvan a ganar el pueblo, los trabajadores y la clase media no hay lugar para egos ni mezquindades personales”.

Muchos creen que la figura del presidente está desgastada y así lo corroboró en la última semana la medición conocida como “índice de optimismo” que hizo en exclusiva para Clarín la consultora Management & Fit. El sondeo nacional refleja, según la mirada de la gente, los números en rojo de la imagen y de la gestión política y económica de Macri, que no para de caer.

De esta manera, sin resultados de ninguna índole para exhibir, el oficialismo recurre nuevamente sin escrúpulos, por segunda vez a la estrategia de ofrecer esperanzas con los divagues sobre la economía, y a la realidad virtual mostrando a sus principales funcionarios cerca de la gente en acciones irreales. Además, apelan a la campaña del miedo recargada en su máxima expresión y a las operaciones políticas-mediáticas-judiciales contra el kirchnerismo.

Para muestra basta con repasar algunos hechos de la última semana

Los divagues sobre la economía. El jefe de Estado se atrevió a decir que “la inflación está bajando” y el propio Indec lo desmintió al difundir el elevado registro de 2,9% que arrojó el IPC de enero. Mientras tanto los consultores privados estiman para este año una inflación por encima del 30%. Además, en el viaje que realizó por Asia, Macri dijo con optimismo que “los argentinos no quieren volver para atrás” pero el PBI no deja de caer, vamos para atrás. Entretanto en la Rosada aseguraban que “en diciembre de 2019, la economía estará más sana que en 2015” y el presidente se animó a expresar que “la economía empieza a ordenarse” volviendo a reeditar “el arte de la estrategia de la esperanza” del segundo semestre que nunca se concreta con el que inauguraron el gobierno.

Los engaños. En sus casi cuatro años de gestión, el gobierno de Cambiemos hizo campaña con una larga lista de filmaciones y fotografías supuestamente espontáneas de funcionarios que después se descubrió que eran montajes, que incluyen colectivos vacíos, saludos a la nada, tazas mágicas, escenografías en jardines de infantes y timbreos truchos.

El último montaje que quedó al descubierto el fin de semana pasado, fue el de “la pobre de Vidal”, como bautizaron en las redes a Patricia Erazo, la mujer que participó de un timbreo con la gobernadora bonaerense y que luego se reveló que en anteriores ocasiones había sido “sorprendida” también por al menos dos funcionarios más: la ministra de Desarrollo, Carolina Stanley, y el ex subsecretario de Juventud de Cambiemos, Peter Robledo.

Vidal-Erazo ©Prensa GPBA
Vidal también fue blanco de críticas, la misma persona protagoniza varios videos donde es visitada “soprpesivamente” por funcionarios provinciales. 

Ver: La amiga pobre de María Eugenia Vidal (Página 12)

Los delirios de Durán Barba. La crisis que sufre la Argentina imposibilita a Macri hacer campaña con la economía y tampoco puede mostrar algún otro logro de gestión, por eso los equipos de estrategia electoral que conducen el fugado Jefe de Gabinete Marcos Peña y el propio Durán Barba eligieron otros ejes, la seguridad sin mucho que mostrar y la corrupción para atacar al kirchnerismo.

Pero esta vez, a través de su habitual columna semanal en el diario Perfil, el excéntrico y delirante asesor político estrella del presidente Mauricio Macri, Jaime Durán Barba se fue definitivamente de la pista y advirtió que si gana Cristina Kirchner “enviará milicias armadas a matar opositores”.

De bruces con el obrero. Fue lo que vivió el primer mandatario en medio de la recorrida junto a otros funcionarios por una obra de viviendas en el barrio Parque Patricios. Un obrero lo enfrentó para reclamarle por la crisis económica y pedirle que "haga algo" al respecto.

“Yo soy un laburante, me levanto a las cinco de la mañana y se lo tengo que decir, con respeto, estamos en crisis. Haga algo”, le reclamó. “No importa el gobierno pasado” afirmó el trabajador al escuchar una respuesta de Macri que intentaba responderle por la crisis.

“Sabe que estamos decayendo, la gente está decayendo. No me importa el gobierno pasado, haga algo usted ahora”, le dijo el operario al Presidente.

Macri-obrero © NA
El video se hizo viral, la frase del obrero también: “hagan algo”.

Ver: Increparon a Macri (Ámbito)

El propio jefe de Estado intentó calmar al trabajador, pero no hubo caso. “No entiendo, tratemos de hacer rápido las cosas. Estamos peor, haga algo”, insistió el hombre. Mientras el obrero hablaba, Macri asintió con la cabeza y solo repitió “lo sé, lo sé”. El hecho causó retos y mucho revuelo en la Casa Rosada.

Luego vinieron el anuncio y la desmentida de una suspensión del obrero que protagonizó la escena y las operaciones en torno al evento por parte de oficialistas y opositores.

La rebelión radical. También la imagen presidencial aparece muy debilitada frente a los socios radicales que se envalentonaron y le reclamaron internas para dirimir la candidatura a presidente de Cambiemos. El máximo exponente fue el diputado aliado Martín Lousteau, quien en medio del viaje acompañando a Macri por oriente, en un abierto desafío al macrismo dijo “no debería haber miedo a competir en las PASO”. La posición del radicalismo será definida en la Convención Nacional que sería convocada para abril o mayo. Sigue el enojo presidencial y malestar en los funcionarios del gobierno. (Ver: Cambiemos y el enigma Losteau)

La última escena. Será la que protagonizará el viernes 1 de mayo el presidente Macri ante la Asamblea Legislativa para dejar inaugurada el último período de sesiones ordinarias del Congreso Nacional de su mandato. Sin clamor popular y con mensajes catalogados por la oposición de alejados de la realidad por no abordar la crisis económico-social que cruzó todo su periodo de gobierno, transcurrieron las tres presentaciones anteriores.

Tras el discurso de apertura el año pasado, el Presidente se acercó a la escalinata del Congreso y extendió su mano para saludar a la supuesta multitud que lo vitoreaba en la plaza. Sin embargo, una foto tomada desde atrás demostró luego que en realidad el lugar estaba vacío.

Este año signado por las elecciones presidenciales fuentes parlamentarias aseguraron a La Nueva Mañana que el presidente hará un balance de su gestión y centrará su discurso en la “seguridad” que será el eje de la campaña del gobierno para evitar nuevamente a la economía.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar