Talleres y el sueño Libertador

Deportes 09/02/2019 Por
La ventaja 2-0 conseguida en el Mario Kempes no parece ser decisiva para cerrar la serie en el Morumbí. Julian Maidana y las claves para entender cómo se debe plantear el duelo revancha de visitante.
Ver galería Talleres - Sao Paulo - © Marcelo Fernandez_01
1 / 2 - (Fotos: Marcelo Fernández)

chapa_ed_impresa_01

“Tomala vos, dámela a mí, nos vamos todos, para la Brasil”. Todavía retumba en el Mario Kempes el festejo alocado de los hinchas de Talleres, de un sueño del que no quieren despertar. La ilusión internacional está en marcha, fortalecida por el 2-0 sin apelaciones conseguido ante uno de los gigantes del continente como Sao Paulo de Brasil. El desafío ahora es mantener la diferencia en el estadio Morumbí, una hectárea con dos arcos, repleto de historias, para entender si el albiazul avanza o no un casillero en la Copa Libertadores de América. Mientras tanto, a seguir soñando, total es gratis.

Claro está que la serie figura abierta y el peor pecado de los dirigidos por Juan Pablo Vojvoda es confiarse. Un 2 a 0 parece ser de escasa diferencia en este tipo de torneos, sobre todo en un equipo con demasiada historia como Sao Paulo. De todas maneras el escenario es favorable y será cuestión de no dejarse dominar por los nervios en ese mítico escenario y aprovechar el carácter que aplicó en el segundo tiempo, como herramienta fundamental.

Y eso que en la previa se entendía que Talleres tiene un plante joven (arista que es real) y sin demasiada categoría en duelos internacionales (un promedio de 23 años en general). Solo Pablo Guiñazú, Andrés Cubas, Dayro Moreno y Sebastián Palacios tenían algún paso en la Libertadores, sin embargo, no pesó la juventud a la hora de equilibrar. Ahora Vojvoda deberá repensar la estrategia para fortalecer un estilo y un plantel que se adueñó del primer “chico” con una película que aún no tiene final concreto.

4000 Son los lugares que tendrán los hinchsa de Talleres en el Morumbí. CONMEBOL permite un mínimo de dos mil, pero por gestiones de su presidente Andrés Fassi, el cupo fue ampliado a cuatro mil. Se estiman 3500 simpatizantes albiazules en Sao Paulo

¿Debe esperar Talleres en el Morumbí o plantear la misma actitud? ¿Cambiará el esquema Vojvoda, a un 5-3-2 como se supone o mantener un dibujo similar al utilizado en el Kempes? ¿Cómo controlará el albiazul las pelotas paradas, tanto en defensa como en ataque, lugares donde Sao Pablo sin duda tiene una de sus fortalezas? Algunos de los apuntes que el cuerpo técnico tiene en el apartado de sus conjeturas, sabiendo que están a 90 minutos de hacer historia. Con esas premisas, el hincha albiazul no pierde la esperanzas de poder dar el batacazo ante todos los pronósticos.

Hoy Talleres depende en gran parte del oficio de Guiñazú, de la velocidad y de todo lo que es capaz Palacios con espacios y de la experiencia de Dayro. Tiene un arquero a la altura del desafío como Guido Herrera y una defensa compenetrada a pesar de su juventud. Argumentos que no serán del todo infalibles pero que colaboran con la suerte para hacer un buen papel en el Morumbí que permita seguir soñando despierto a sus hinchas, que desde las tribunas del Kempes, siguen entonando el himno: “Nosotros copados, nos fuimos a Brasil, descontrolados, te voy a seguir”.

Maidana: “Hay que ser inteligentes”

Si alguien figura calificado para opinar sobre este ida y vuelta es el defensor Julián Maidana, quien fue protagonista de los duelos ante Sao Paulo, por la Copa Mercosur en 2001. El elenco entonces dirigido por Ricardo Gareca logró empatar sin goles en ambos duelo, para que después los de barrio Jardín consiguieran la clasificación al ganarle 3 a 1 a Peñarol de Montevideo. “El Morumbí es un estadio que impresiona, no solo por sus dimensiones, sino por la presión que se ejerce de las tribunas. Es un estruendo permanente”, recuerda Julián Maidana.

“En ese partido tuvimos suerte porque gran parte fue dominio de ellos. Estaban obligados a salir a buscarnos, si nos ganaban se iban a meter muy cerca de clasificar, así que nosotros nos fortalecimos al no darles espacios aunque por momentos la pasamos mal. Ese Sao Paulo tenía un equipazo”, destaca el defensor, sobre el elenco paulista que contaba en sus filas con jugadores de la talla de Leonardo, Belletti, Luis Fabiano, Kaká y Rogerio Ceni.

La Nueva Mañana, presente. El miércoles 13 en el Morumbí LA NUEVA MAÑANA estará presente con la cobertura y el desarrollo del duelo desquite entre Talleres y Sao Paulo, no solo con el aspecto deportivo sino con todo el color y los entretelones de la llave primaria de la Copa Libertadores, fiel a un estilo y con el acento particular de este tipo de aventuras, con historias de vida y toda la pasión que caracteriza al medio y a los hinchas del club de barrio Jardín.

“Al final no nos pudieron ganar. Ellos dominaron, tuvieron la pelota, nosotros rara vez llegamos al arco pero fuimos cautelosos en no dejarles espacios para generar juego. Le trabamos la cancha, tuvimos personalidad y guardamos el empate con carácter”, agregó.

Sobre la estrategia que debería utilizar en el Morumbí, Maidana aconsejó: “Hay que hacer un planteo inteligente, sin dejarlos pensar pero entendiendo que la presión es de ellos. A medida que no logren convertir, el nerviosismo y la ansiedad se va a ir apoderando de ellos. Es una cancha muy difícil y te digo incluso que la ventaja de dos goles no es para nada decisiva. Y menos en Brasil. El Morumbí es gigante, ellos siempre ponen gente veloz en ataque como hicieron en Córdoba, pero la realidad indica que ahora la presión es de Sao Paulo, será cuestión de aprovechar esa diferencia, con la misma actitud que en el segundo tiempo en Córdoba. Están a un paso de hacer historia, si se mantiene la mentalidad y la concentración los 90 minutos el objetivo quedará más cerca, con rivales como Sao Paulo, nunca uno puede confiarse”.

Talleres - Sao Paulo - © Marcelo Fernandez_03
  

  

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar