Marcharon a cinco años de la desaparición de Marisol Reartes y Luz Oliva

Sociedad 02/02/2019 Por
Familiares de la adolescente de 18 años y la nena de 2, pidieron "justicia y verdad" en Traslasierra. Su hermana, Gloria Reartes, habló con La Nueva Mañana.
Ver galería marisol y luz
1 / 2 - El 2 de febrero de 2014 fue el último día que la familia Reartes vio a Marisol y a Luz Oliva vivas. - Foto: archivo.

chapa_ed_impresa_01

El 2 de febrero de 2014 fue el último día que la familia Reartes vio a Marisol y a Luz Oliva vivas. Ella era una adolescente, tenía 18 años, y su hija, una bebé de apenas dos años. Los cinco hermanos de Marisol y sus padres comenzaron una búsqueda que se extendió desde Traslasierra al resto de la provincia, que se transformó en marcha y protesta para gritar que “Marisol no se fue, alguien se la llevó”. A fines del año pasado, unos perros encontraron un cráneo en un casa ubicada en el camino que une el dique La Viña con Los Pozos. Los análisis de la Policía Judicial confirmaron que pertenecía a Marisol. También se encontró un arma de fuego.

El fiscal a cargo de la investigación, Raúl Castro, confirmó a La Nueva Mañana que los rastrillajes en la zona continúan, así como también el análisis de distintos restos óseos hallados posteriormente. El único sospechoso es Juan Murúa, condenado por el femicidio de Brenda Arias en San Luis. En dicho juicio, su sobrina declaró que el femicida le confesó que había matado a Marisol y a Luz. Murúa era conocido de la familia Reartes, ya que uno de sus hermanos está casado con una hermana de Marisol.

A cinco años de la desaparición de la adolescente y su hija, sus familiares marcharon este sábado a las 19 desde la plaza de la localidad de Los Pozos hasta la iglesia central para pedir por el avance de la investigación, bajo el lema “Con el pésame no alcanza: queremos verdad y justicia”. Gloria Reartes, la hermana más grande de Marisol, habló con La Nueva Mañana.

- ¿Cómo era Marisol?

-Si bien ella era mamá, era una niña, era inocente. Su cabeza no era la de una mujer. Era una niña con otra niña que era su bebé Luz. Crecían las dos juntas. Lamentablemente un desgraciado le quitó la posibilidad de seguir creciendo. Marisol para mí no era una hermana, siempre fue como una hija. Nos llevamos siete años. Yo tenía 25 cuando ella desaparece. Tengo los recuerdos de todas sus locuras, de todo lo que viví junto a ella. Le di su diploma en la escuela, le armé su fiesta de 15, le armé su torta… todo lo que pude lo hice.

- ¿Cómo se preparan para la marcha de este sábado?

Vamos a movilizarnos por la memoria de Marisol y por la aparición con vida de Luz. Y si bien nos preparamos para lo peor, siempre conservamos las esperanzas de que no sea. A través de contactos con la Policía Judicial y a partir del testimonio de la sobrina de Juan Murúa, sabíamos que podían estar sin vida pero seguíamos esperando hasta último momento que no sea. Cuando encontraron el cráneo, queríamos creer que no era de ella. Cuando me confirmaron no fue un balde de agua fría sino que fue un balde de agua hirviendo. El duelo lo voy a hacer cuando ella descanse en paz. Hoy seguimos luchando para que haya justicia y hasta tener un pedazo de ella donde poder llorar, dejarle una flor, y decirle ‘luché hasta el último día y hoy estás en paz’. Mientras tanto rezamos y le pedimos al santo cura Brochero para que la aparición de Luz sea con vida, pero sino es así, que aparezcan sus restos y los de su mamá.

- ¿La familia sospechaba que Juan Murúa pudiera ser responsable por las desapariciones de Marisol y Luz?

- Con mi familia nunca sospechamos, pero con el paso del tiempo comprendimos que no era una persona normal, sino que era un asesino. Fue muy difícil porque era cercano a la familia, incluso uno de sus hermanos está casado con una hermana mía. También había estado de novio con otra de mis hermanas. Agradezco a su sobrina, que declaró en el juicio por el femicidio de Brenda Arias. Hay que tener bien puestos los ovarios para decir algo como lo que dijo ella.

Juan Murúa_01
"Con mi familia nunca sospechamos de Juan Murúa, pero con el paso del tiempo comprendimos que no era una persona normal, sino que era un asesino".

- ¿Qué declaró la sobrina de Murúa?

- Ella dice que Juan le contó que estaba drogado o borracho y que había incendiado a una chica en San Luis (por Brenda) y que había matado a Marisol y a Luz. Contó que primero mató a la madre de un tiro y después la nena lloraba tanto que le pegó un mazazo, o con un palo, también la mató. Que después de eso las envolvió a las dos y las tiró, pero no dijo dónde. Yo siento que fue valiente esta chica pero no puedo evitar sentir bronca porque ella y su familia sabían lo que había hecho Murúa y no dijeron nada en tanto tiempo. Me vieron llorar, revolcarme de dolor, y nunca me dijeron ‘no la busqués viva porque no las vas a encontrar´.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar