La angosta avenida del medio, lejos del podio

Política / Economía 25/01/2019 Por
Es la tercera vía encabezada por los precandidatos presidenciales Miguel Pichetto, Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey, acompañados por Juan Schiaretti, que pretende ser una alternativa electoral.
Massa - Urtubey © NA
Los integrantes de “Alternativa Federal” se muestran críticos de Macri y de Cristina, pretendiendo erigirse en la tercera vía. - Foto: archivo.

chapa_ed_impresa_01

Especial La Nueva Mañana

Con más pretensiones que votos, el PJ Federal y el Frente Renovador lanzaron el espacio electoral “Alternativa Federal” con el afán de ser una opción al PJ-Unidad Ciudadana y al macrismo en las elecciones legislativas y presidenciales de este año.

La unión conformada inicialmente por el G4: Miguel Pichetto, (jefe del interbloque del PJ Argentina Federal en el Senado), Juan Schiaretti, Juan Manuel Urtubey (gobernadores de Córdoba y Salta respectivamente) y el dirigente renovador Sergio Massa (ucedeísta-alejado del peronismo) originó la presentación, a mediados de diciembre, de la alianza electoral a la que se sumaron varios mandatarios provinciales.

Juntos, y acompañando a Cambiemos en Diputados

En principio anunciaron que este año en Diputados actuarán como una fusionada bancada de legisladores, encabezadas por Pablo Kosiner y Graciela Camaño, aunque en la práctica actuaron juntos desde que asumió Macri y fueron funcionales al Gobierno facilitándole todas las leyes impulsadas por el Poder Ejecutivo, las más graves para la sociedad: la que permitía el pago a los fondos buitres, que abrió las puertas el descomunal endeudamiento que hoy tiene el país; la ley de reparación histórica que permitió que los familiares, empresarios y amigos del presidente blanquearan plata en negro que tenían escondida en la cuentas off shore en el exterior.

A eso se sumó la reforma previsional que permitió el saqueo de 70.000 millones de pesos a los jubilados por el cambio en la fórmula de actualización que redujo los haberes jubilatorios, y de otros beneficios previsionales y la ley de Presupuesto Nacional de este año que prevé un brutal ajuste en las cuentas del Estado que repercute negativamente en la vida cotidiana de la mayoría de los argentinos.

Además, renuentes a participar con el kirchnerismo de un gran frente electoral en torno al Partido Justicialista que sea capaz de destronar del poder a Cambiemos, se muestran críticos de Macri y de Cristina Fernández al mismo tiempo, pretendiendo erigirse en la tercera vía. Así lo plasmaron en el documento político de fundación del espacio: “El Gobierno fracasó. El pasado y el presente de la Argentina nos llevaron, juntos, de la mano, a ese fracaso”.

No obstante, sostienen ambiguamente que “Al país no lo salva ni un partido, ni un hombre o mujer providencial, sino un acuerdo amplio”, pero en el formato electoral que proponen hay un mayoritario rechazo a confluir con Cristina pero flota la certeza de que sin unidad el beneficiado es Mauricio Macri.

Las posibilidades del tercer espacio

Los resultados electorales recientes no parecen favorecer la hipótesis de la ancha avenida del medio, como lo muestra un informe de la agencia Paco Urondo.

Alejado del Partido Justicialista en el 2013, Sergio Massa creó en la provincia de Buenos Aires la fuerza política Frente Renovador con la que compitió en las elecciones legislativas de ese año, con un comienzo promisorio.

El tigrense encabezó un frente que reunió a intendentes mayoritariamente peronistas y dirigentes del justicialismo distanciados del kirchnerismo (Felipe Solá, Graciela Camaño, Héctor Daer, entre otros) y obtuvo el 44% en la Provincia de Buenos Aires. Por el peso bonaerense, se quedó con el 17% de los votos nacionales.

Sin embargo, ese auspicioso arranque pasaba por alto por lo menos dos elementos importantes. Por un lado, que el nuevo espacio había sacado menos del 20% nacional, por debajo del Frente Progresista Cívico y Social (25%). Por otro, que en Buenos Aires habían tenido la ayuda del macrismo, que desistió de presentar candidato propio para apoyar al massismo en su objetivo de golpear al kirchnerismo.

Massa, con caída en el electorado

En 2015, los que dudaban de las posibilidades del FR confirmaron las sospechas. El Frente para la Victoria le obstaculizó las posibilidades de crecimiento entre los votantes peronistas y el massismo debió conformarse, a nivel nacional, con un 21%, solo 4 puntos arriba de 2013. A ese número llegó mejorando su performance en muchas provincias aliado por ejemplo con el peronismo cordobés, pero cediendo votos en Buenos Aires. En la provincia, esta vez, el macrismo presentó fórmula propia que no solo participó sino que se quedó con la gobernación, aprovechando la fractura del voto peronista entre kirchneristas y massistas y los renovadores bajaron de 44% a 19% en dos años. El desempeño a nivel nacional de kirchneristas-peronistas y macristas-radicales dio cuenta de que las dos avenidas históricas de la grieta siguen en pie.

En 2017, Massa volvió a replegarse sobre Buenos Aires. Fue el peor resultado de todo el trayecto que comenzó 4 años antes: obtuvo el 11,32%, a más de 25 puntos del kirchnerismo y del macrismo. A sus nuevos aliados Schiaretti, de Córdoba, y Urtubey, de Salta, tampoco les fue muy bien mimetizados con las políticas del Gobierno nacional: Schiaretti perdió por 18 puntos y Urtubey, 6. Los antecedentes electorales de Pichetto tampoco son mejores, perdió dos voces las elecciones para gobernador en su provincia Rio Negro, la última en 2015 y las encuestas como precandidato presidencial por Alternativa Federal le dan números bajísimos.

Schiaretti © Prensa Gobieno
En alianza con Massa a Juan Schiaretti  no le fue muy bien, perdió por 18 puntos . Foto: prensa Gobierno de Córdoba.

Acuerdo con el kirchnerismo

En las últimas semanas, desde la vereda interna opositora, tanto uno de los precandidatos a presidente del frente opositor con eje en el peronismo Agustín Rossi y el titular del PJ nacional, José Luis Gioja, le abrieron las puertas a Massa. El mismo planteo hizo días atrás el armador político de la ex presidenta, Alberto Fernández: “Cristina y Massa tienen una misma visión de lo que hay que hacer en el país”, dijo en una entrevista periodística.

Esa misma postura es compartida por el grupo de dirigentes que dejó el massimo para integrar este frente, como el otro precandidato presidencial Felipe Solá.

En el Frente Renovador el intendente de Tigre, Julio Zamora, apoyó la idea de un acercamiento con Cristina. El intendente lanzó una propuesta de unidad con el resto de los sectores del peronismo en territorio bonaerense pero “la idea es que esa experiencia se replique a nivel provincial y nacional”.

Aunque no es el único que piensa que el camino a seguir es una alianza con el kirchnerismo, es el primero que lo dice en público, pero será difícil convencer a Massa y al resto del G4. Aunque la percepción exageradamente positiva de los candidatos de Alternativa Federal de creer que pueden situarse en un hipotético balotaje, aun conociendo que las encuestas le niegan esa posibilidad aunque postulen a Roberto Lavagna como candidato de la fuerza, son reticentes a formar parte de un gran frente electoral para destronar a Cambiemos.

Monzó 01 © NA
"A Randazzo le debemos, entre comillas, dos resultados electorales favorables por las decisiones que ha tomado”, refirió Emilio Monzó. Foto: archivo.

Elogios del gobierno a Randazzo y al PJ no K

El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, dijo en una oportunidad en rueda de periodistas acreditados en el Congreso, entre ellos La Nueva Mañana, que a (Florencio) Randazzo (ex ministro del Interior y Transporte durante el kirchnerismo)le debemos, entre comillas, dos resultados electorales favorables por las decisiones que tomó”, de no ser candidato a gobernador en 2015 y de permanecer en el PJ en 2017 por fuera de la unidad del peronismo.

Según Monzó, si Randazzo era candidato a gobernador en 2015 “cambiaba la historia” de Cambiemos en Buenos Aires y de María Eugenia Vidal, a lo que agregó: “Y ahora, haberse quedado en el PJ, también nos ayudó con ese cambio de historia”, evitando que ganara Cristina Fernández las elecciones para senadores en la provincia de Buenos Aires.

En gratitud, hombres del randazzismo consiguieron cargos en la Cámara de Diputados y en organismos estatales de la provincia de Buenos Aires, confiaron fuentes parlamentarias a La Nueva Mañana.
Los mismos elogios le propinó recientemente el ministro del interior, Rogelio Frigerio, al presidente del interbloque del PJ Argentina Federal del Senado, Miguel Pichetto, al destacar que el rol de Pichetto “ha sido fundamental” para la aprobación de “más de 200” leyes favorables al gobierno de Cambiemos.

Y otro de los integrantes del grupo reducido que trabaja por las reelecciones de Macri, Vidal y Larreta, citado por el matutino La Nación, dejó trascender que Pichetto (a quien se le vence el mandato como senador a fin de año) “merece un reconocimiento; sería un gran candidato para integrar la Corte Suprema”.
En la misma línea, Juan Manuel Urtubey “sería un muy buen ministro para el próximo gabinete”, aseguraron fuentes oficiales, citadas por el mismo matutino.

Y Sergio Massa, que negocia con la gobernadora María Eugenia Vidal desdoblar las elecciones municipales de las provinciales, para restarle apoyo de los intendentes del conurbano al candidato del PJ-Kirchnerismo y a una eventual candidatura de Cristina y las provinciales de las nacionales por la misma razón, sigue recibiendo cargos para su fuerza en la provincia, le susurraron las mismas fuentes parlamentarias a este medio.

Mientras tanto, eventualmente cuatro años más de neoliberalismo macrista serían lapidarios para la mayoría de los argentinos, alegaron desde PJ-Unidad Ciudadana.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar