José Luis Villarreal: “Con ser ídolo no alcanza para dirigir en el fútbol moderno”

Deportes 20/01/2019 Por
José Luis Villarreal, referente de Belgrano y que pasó por River, Boca, Europa y hasta Selección Argentina, cuenta con posibilidades de volver a dirigir en el fútbol de Estados Unidos.
Villareal-Armada © Armada FC
- Estoy en conversaciones con gente de Estados Unidos, la verdad tengo muchas ganas de poder demostrar todo lo que aprendí en mi trayectoria.

chapa_ed_impresa_01

La cabeza de José Luis Villarreal se divide entre Argentina y Estados Unidos. En casa, con los impostergables partidos de bochas con los amigos y el fútbol doméstico confronta con la posibilidad de regresar a hacer nuevamente su camino como DT que supo transitar con éxito en Chile y otras latitudes. Mientras se prepara en pos de esos desafíos, disfruta los placeres mundanos. “Los fines de semana me voy a jugar a las bochas allá a la canchita en Jardín Hipódromo. Toda mi vida estuve ahí. Venía de jugar en Europa y me llegaba a jugar. Soy un gran ‘chantador’. Además es todo un ritual: voy temprano a regar la canchita, sarandearla, pasarle el rolo, estoy atento a todos los cuidados”, cuenta “Villita” en diálogo con La Nueva Mañana, mientras cuenta sus proyectos.

A sus 52 años, el ex jugador de Belgrano, Boca, River, Atlético de Madrid, Montpellier de Francia y Selección Argentina cuenta con chances importantes de emigrar otra vez al fútbol de Estados Unidos. Sobre esos desafíos, Villarreal contó un panorama de su vida actual y sus conocimientos dentro del fútbol, con una carrera futbolística con gloria acompañado con un paso como entrenador con la misma sintonía, y sobre todo, con mucha proyección, tras haber conocido el campo en varios países.

“Estoy en conversaciones con gente de Estados Unidos, la verdad tengo muchas ganas de poder demostrar todo lo que aprendí en mi trayectoria. Son equipos de la NPLS (National Player Soccer League) y me siento capacitado para hacer el mejor papel. Es una liga muy seria, profesional, responsable, estoy a la altura. Además se respetan los proyectos firmados, a uno eso le da más compromiso y creo que es mi momento”, destacó “Villita”.

- ¿Qué podés aportarle al fútbol de aquel país? ¿Qué diferencias hay con el argentino?
- A nivel estructura, en Argentina estamos un siglo detrás por lo menos, ni hablar del profesionalismo y de la responsabilidad. El fútbol allá está creciendo mucho, con infraestructura, inversión, negocios y todo eso. Yo creo que mi aporte será en base a lo que me tocó vivir como jugador y como asesor deportivo de Belgrano y cuando fui ayudante de campo de Omar Labruna en Colo Colo de Chile. No hay tanta presión porque se respetan los procesos. Acá en Argentina hoy eso es imposible. De hecho el pase en Chile me enriqueció, por lo que hicimos en Audax, me ayudó para dar el salto a Estados Unidos, sin duda, ya como cabeza de un proyecto. Fui el primer argentino en dirigir la North American Soccer League, antes que Gerardo Martino y Guillermo Barros Schelotto.

Villareal DT Armada
"Lamento que Belgrano no se haya animado a dar el salto en esos momentos del campeonato donde equipos como Lanús, Banfield, Argentinos Juniors y Arsenal fueron campeones".



- ¿Te gusta el fútbol actual?
- Y la verdad no tanto, hay miedo a perder y me parece que se niveló para abajo, al menos en Argentina. River y Boca piensan más en la Libertadores que el torneo local, eso se nota y el emparejamiento no es en jerarquía. Por eso lamento que Belgrano no se haya animado a dar el salto en esos momentos del campeonato donde equipos como Lanús, Banfield, Argentinos Juniors y Arsenal fueron campeones.

- ¿Y desde la visión del técnico? ¿Cómo te gusta que jueguen tus equipos?
- Yo quiero un equipo compacto, que salga a achicar arriba, que juegue en bloque, pero en realidad primero quiero saber qué calidad de jugadores tengo y cómo tengo que hacerlos jugar. No le puedo pedir a algún jugador algo para lo que no está preparado. El desafío es formarlo y hacerlo mejor. En mi experiencia en Armada de Jacksonville, por ejemplo, le tuve que decir al gran Keita (delantero de destacado paso en Mallorca de España) que si él pretendía venir a Estados Unidos porque la playa estaba cerca de su casa, estaba en el club equivocado. En mis equipos, el delantero es el primer defensor, no quiero atacantes que les miren el número de atrás a los defensores. Lo entendió y rindió bárbaro. Me gané su respeto. En el primer año de vida de la institución terminamos sextos. Y eso que lo armamos desde cero. Fue una gran experiencia, incluso logramos récord en convocatoria, con 12.400 personas en un partido, algo inédito para esa institución. Fue cuando enfrentamos al New York City de David Villa, que es de la Major League Soccer, una liga más fuerte, de primer nivel, le jugamos de igual a igual siendo nosotros un club nuevo y de segunda línea.

- ¿Cómo es el jugador en la Liga de Estados Unidos? Parece ser un fútbol muy táctico…
- Lo es, sin duda. El jugador allá es respetuoso, ordenado, obediente no solo en lo táctico sino en la forma de dirigirse al técnico. Cumplen todo lo que uno les indica. El reto mío es lograr que en algunas posiciones puedan romper líneas, salir de algunos moldes para de esa forma sorprender pero sin perder la estructura. En Argentina los jugadores tienen otra rebeldía táctica, y eso los hace especial, desde el talento y la habilidad en el mano a mano. Eso se logra con trabajo, proceso, y creo que lo puedo llevar a cabo.

Conocimiento del jugador

Un aspecto del que se ufana Villarreal es el del conocer a los futbolistas con sus primeras impresiones. Y por eso tiene una interesante anécdota con Martín Palermo, cuando fueron compañeros en Estudiantes de La Plata.

“’Villita, ¿Qué hago? ¿Voy a River o a Boca?’. Yo le decía ‘Andate a Boca’. ‘¿Por qué?’, me preguntaba. ‘Vos sos loco, te gusta usar arito, te teñís el pelo, te gusta hacer giladas en la cancha, hacés bromas. Eso es más de Boca que de River. River es más serio, Boca es más pasional. Es ideal para vos’. Al final, terminó siendo figura, ídolo y goleador histórico”, recuerda.

“A decir verdad, si de algo estoy orgulloso y puedo sacar pecho es que viví en todos los estados que tiene el fútbol”, añadió el ex volante central y resaltó: “En River y Boca uno se curte la piel, aprende a jugar con presión. En Belgrano me tocó vivir en tiempos tranquilos y cómodos, pero también los peores, donde no había un mango y hasta tuve que poner plata de mi bolsillo para ayudar a que los más jóvenes cobren el sueldo. En Europa está todo resuelto, solo tenés que pensar en jugar y rendir. En Argentina, eso no existe”.

Sobre los conocimientos adquiridos gracias a su trayectoria, describió circunstancias con la convivencia diaria con los futbolistas: “Después de compartir tanto vestuario, uno se da cuenta como entrenador si el jugador miente o no, si está comprometido. Uno ya sabe leer sus actitudes, si salió de noche o está mal de ánimo por algo. Me pasó mucho eso en Chile, en Audax Italiano, que clasificamos dos años seguidos a los Play offs, y después en Colo Colo con Omar Labruna, que jugamos Copa Sudamericana. Uno como líder del grupo, ya sabe interpretar las emociones, las reacciones, y eso solo te lo da el fútbol”.

Villareal-Armada © Florida Times Union
"Fui el primer argentino en dirigir la North American Soccer League, antes que Gerardo Martino y Guillermo Barros Schelotto"



- ¿Alcanza con eso para dirigir en cualquier liga del mundo?
- No, claro que no, no es suficiente, es una gran virtud si la sabés explotar, pero primero hay que ganarse el respeto. Ya no se dirige por ser ídolo o por haber tenido una carrera exitosa. El fútbol de hoy exige y demanda mucho más profesionalismo, más formación, más capacitación con los tiempos modernos.

Leer, repasar jugadas, ver videos y después llega la parte metodológica para llevarla a cabo. No es tan sencillo. No alcanza con la ‘chapa’ ya en el fútbol actual. Por eso yo estoy constantemente en preparación. De hecho, de tanto caminar y conocer el vestuario entendí que para potenciar al jugador hay que serle frontal y sobre todo práctico a la hora de dar indicaciones. Ser directo, sin tanta palabra y con mucha acción. Me supe ganar respeto de los jugadores y dirigentes por ser más efectivo y pragmático que otra cosa, con la experiencia de muchos vestuarios. Creo que eso me mantiene vigente para que me vuelvan a sondear en varios mercados.

- ¿Te gustó la final River-Boca? ¿Qué viste, desde lo táctico?
- Lamento que se haya jugado en Madrid antes que nada, eso marca nuestra dolorosa realidad. Creo que a Guillermo Barros Schelotto su plan no le funcionó porque tenía más apellidos de jerarquía que plantel, y no todos estaban preparados para roles de marca o de trabajo colectivo. La estrategia de (Marcelo) Gallardo fue más efectiva, con más variantes, más velocidad por las bandas, y supo acomodarse al partido, ver donde podría sacar diferencia, y lo hizo con dos cambios de piezas y sobre todo en la táctica.

- ¿Te sorprende el momento de la Selección Argentina?
- No, el final en Rusia 2018 iba a ser ese, no podía terminar de otra manera. Cuando un ciclo comienza mal como le tocó a Jorge Sampaoli, generalmente terminan mal. Esto viene contaminado de antes en AFA, con la Comisión Normalizadora y la falta de un proyecto serio. Duele porque tenemos equipo de sobra y deberíamos tener una base sólida y más consolidada.

- ¿Cómo lo harías jugar a Messi?
- Libre. Donde él se sienta cómodo, pero también con algunas obligaciones desde lo táctico, en el fútbol de hoy se necesita el compromiso de los once en cancha, atacando o defendiendo. Es indistinto que arranque por derecha, izquierda, o por el medio. En Rusia pude ver como a veces Marcos Rojo superaba la línea de Messi, o como (Lucas) Biglia o Enzo Pérez se ubicaban más cerca del área que Messi. Eso para mí es un despropósito.

- ¿Cuál fue el mejor DT que tuviste?
- El “Maestro” Oscar Tabarez. Nunca reta al jugador, enseña, es guía. Y trabaja más con los suplentes que los titulares. Uno siempre se siente tenido en cuenta. Eso es lo que quiero aplicar a mis equipos, hacerlos sentir parte a todos, de que en cualquier momento pueden entrar, tener su oportunidad y hacer su historia

- ¿Un DT de la actualidad que te guste?
- Marcelo Gallardo, por todo lo que consiguió con River y también me seduce el perfil de Eduardo Coudet. En Racing Club está demostrando que se puede salir del molde. Me gusta su perfil.

-¿Quién te gustaría para dirigir la Selección Argentina?
-Hoy creo que no hay mejor entrenador que Gallardo para ese desafío.



Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar