Escobar: “De esos dos goles a Belgrano no me olvido más”

Deportes 12/04/2017 Por
La figura de Talleres en el último clásico en Primera División en 2002 dialogó con LA NUEVA MAÑANA sobre aquel histórico partido que terminó condenando a su rival al descenso. “Todavía me escriben los hinchas, se ve que algún recuerdo dejé”, confesó.
Ver galería chaco
1 / 3 - Escobar, recordado en Talleres, por sus goles a Belgrano, con la casa de Chaco For Ever.

El Albiazul derrotó 3 a 1 a Belgrano allá por 2002, se recompuso de una mala campaña, con su sello personal: dos goles y carnaval en el ex Estadio Córdoba.

Pasaron 15 años y su memoria sigue intacta. Desde Resistencia, el “Chaco” Eduardo Escobar (38 años) no titubea a la hora de escribir su momento de gloria en el fútbol, y sobre todo en Talleres.

“Fue un sueño. La noche anterior dormíamos con Federico Astudillo en la concentración y nos comprometimos a rendir. Con timidez decíamos eso de “qué lindo sería meter un gol” y al final se nos dio a los dos. Nunca me voy a olvidar mientras viva. Fue un partido muy especial, con todo el contexto, cancha llena. Fue tremendo. Todavía me escriben los hinchas, así que se ve que algún recuerdo dejé”, contó el chaqueño, quien se enteró dos días antes que iba a ser titular, cuando el DT en ese entonces Enzo Trossero le dio su aprobación. Llegó proveniente de Chaco For Ever en el '98 y tenía por delante su desafío más importante. No desentonó.

-¿Qué recordás de ese partido?

-Los dos equipos venían mal. Nosotros estábamos a los tumbos, quedamos afuera de la Copa Libertadores, la campaña era mala, muchos partidos sin ganar y era una gran chance de desquitarnos. Belgrano estaba muy complicado con el descenso, y al final, le dimos un empujón a la B Nacional.

-¿Lo ganaron bien, o con ese condimento extra de los clásicos?

- Lo ganamos bien, de hecho mi primer gol fue de pelota parada, como la habíamos trabajado en la semana con Trossero. Salió a la perfección. Y cuando se pudo bravo el partido, Diego Garay hizo una jugada bárbara. Arrancó de tres cuartos de cancha, dejó a dos en el camino, pateó al arco y (Juan Carlos) Olave  dio el rebote para un costado. Me quedó justa. Fue el 3 a 1 y lo liquidamos. Fue muy trabado, muy cerrado, como todo clásico cuando las cosas no vienen bien.

Crónica de ese encuentro en 2002, Diario La Voz del Interior

- Después de ese momento, alternaste y no te consolidaste en el equipo.

-Estaba en el plantel, jugaba eventualmente, de hecho le hice goles a Rosario Central, a Lanús, a San Lorenzo pero no tenía mucha continuidad. Me fui a Sarmiento de Junín y después anduve por todos lados, por todos los continentes. El legado de Talleres fue inmenso. Me retiré en Chaco, en el Federal B, en Villa Alvear. Ya la rodilla no me daba más del dolor.

-¿Hace mucho no venís a Córdoba a ver a Talleres?

-Mucho, años. De hecho me fui y no lo vi más. Y las veces que lo vi en la cancha, fue de visitante. Estuve presente en el ascenso, en Formosa ante Sol de América en el 2016 y también cuando jugó en Resistencia contra Estudiantes de Buenos Aires por Copa Argentina. Me invitaron ahora, pero mejor me guardo para cuando Talleres sea local, en mayo. Ahí voy sí o sí.

-¿Tenés contacto con alguien del club?

-Sí, con Maxi Salas porque cada tanto nos escribimos por algún interés de algún jugador de acá. Estoy abocado a eso, no soy representante pero si me gusta aconsejar jugadores. Además, me escribo con Javier Gandolfi, lo llamé apenas le ganaron a Lanús. Fuimos compañeros en Talleres  en 2003, vino como refuerzo.

-¿Y algún excompañero?

-Sí, más vale, tenemos un grupo de whatsapp, se llama “Talleres 2002-04”, están Luciano De Bruno, Aldo Osorio, muchos más. Era un lujo. Había figuras tremendas, como Sotomayor, Maidana, Cuenca, Albornós, Garay. Fue muy emocionante esa etapa de mi vida.

-¿Talleres en ese entonces ya venía presentando problemas financieros?

-Mirá, sería injusto decir que sí, porque no fue siempre eso que no cobrábamos. Hubo ocasiones que estuvimos como tres meses abajo, pero los capitanes siempre dieron la cara por nosotros. Hablo de Maidana y Cuenca y no me quiero olvidar de otro. Siempre cobrábamos primero nosotros y al último ellos.

-¿Quién te marcó en tu paso por el club?

-No me quiero olvidar de Héctor “Chocolate” Baley, en ese entonces era DT de la Reserva. Yo venía de afuera y me aconsejaba siempre, me ayudó mucho en mi adaptación humana y deportiva.

- ¿Debutaste con Ricardo Gareca?

-Sí, en el 2000, ante Rosario Central. Hice el tercer gol. Una mañana nos vino a despertar Hugo Alves, su ayudante de campo, para que tengamos un ensayo contra la primera. En el primer tiempo le ganábamos 3 a 0 con tres goles míos. A partir de ahí fui promovido, firmé contrato. Muy agradecido al “Tigre” por la posibilidad.

-¿A qué te dedicás actualmente?

-Trabajo en la Municipalidad de Resistencia, en el área administrativa, control de personal. Y de a poco me voy metiendo en el tema del fútbol, como asesor o captador de talentos.

¿Vas a ver el partido?

-Como siempre. Venimos bárbaro y espero que tengamos un buen resultado. Ya me están escribiendo algunos hinchas que me recuerdan ese partido inolvidable. Lo voy a seguir por TV. Todos me preguntan acá quien tiene más hinchas, si Talleres o Belgrano, y yo les juro que en eso gana Talleres sin discusiones. En mayo, para la revancha, con nosotros de local, voy a ir a Córdoba. Matate que sí.

Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"