Torturaron hasta la muerte a un empresario en una entradera en Bernal

Policiales 08/01/2019
Abel Leonardo Espósito fue golpeado hasta la muerte dentro de su casa. Los asaltantes, que están prófugos, buscaban un maletín que nunca hallaron.
entradera-bernal street view
Abel Leonardo Espósito fue golpeado hasta la muerte dentro de su casa. - Foto: Street View

Un empresario de 51 años murió en la madrugada de este lunes tras ser golpeado y asfixiado en su casa por un grupo de personas que ingresaron buscando un maletín.

Ocurrió en la localidad de Bernal en el partido de Quilmes y la víctima fue identificada como Abel Leonardo Espósito.

Según informaron fuentes judiciales, cuatro o cinco los individuos que entraron a la casa ubicada en la calle Avellaneda al 100 en horas de la madrugada. En el lugar se encontraron con Espósito y su empleada doméstica, dado que el resto de la familia se encontraban de vacaciones.

De acuerdo al relato de la mujer, que se encontraba durmiendo en su habitación ubicada en el fondo de la casa, los asaltantes los encerraron en uno de los cuartos, los maniataron y comenzaron a golpear a Espósito para que les revelara dónde guardaba un maletín. Como el hombre aseguraba no tener ninguno, comenzaron a asfixiarlo tirándole agua y ahorcándolo con toallones alrededor de su cuello, lo que le habría provocado un infarto mortal.

Cuando la Policía llegó al lugar, alertados por un llamado al 911, encontraron a la empleada junto al hombre, quien a pesar de recibir atención por parte de una ambulacia del SAME, no pudo ser reanimado.

Los agresores, en tanto, lograron escapar por los techos de las casas vecinas y están prófugos. Fue la empleada doméstica quien, en calidad de testigo, contó a los oficiales lo ocurrido y la insistencia de los asaltantes en llevarse un maletín que su patrón aseguraba no tener.

Según trascendió, el hombre asesinado integraba el directorio de una empresa familiar que estaría dedicada al tratamiento de cueros.

Fuentes policiales aseguraron a Télam que tampoco se corroboró el robo de objetos de valor, y confirmaron que la casa no tenía ninguna ventana o puerta forzada, por lo que creen que se puede haber tratado de una entradera.

En la causa trabaja la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Quilmes, a cargo de Leonardo Sarra. 

Te puede interesar