Año Nuevo: fiestas y celebraciones en todo el mundo por la llegada del 2019

Ciudadanos de todo el mundo festejaron la llegada de un nuevo año con espectáculos públicos y fuegos artificiales. La isla de Navidad, en Kiribati, fue el primer lugar en recibir el 2019.
Ver galería Río de Janeiro año nuevo by gentileza
1 / 3 - Las celebraciones por la llegada de un nuevo año se multiplicaron alrededor de todo el mundo. - Foto: gentileza.

Las celebraciones por la llegada de un nuevo año se multiplicaron alrededor de todo el mundo. Millones de ciudadanos se agolpan en las principales capitales para dar la bienvenida al 2019, con fiestas y fuegos artificiales.

La isla de Navidad, en Kiribati, fue el primer lugar en el mundo en despedir al 2018. En esta remota región del Océano Pacífico, conocida por esta particularidad pero también ranqueada entre las 10 menos visitadas del planeta, la hora de inicio de cada nuevo calendario es +14 GMT, es decir 14 horas antes que el reloj de Greenwich que marca la media de referencia global. En esta nota, algunas de las principales celebraciones.

Nueva Zelanda y Australia

Nueva Zelanda, con dos horas de diferencia sobre Australia, ya celebró a lo grandes con los fuegos artificiales que marcan el inicio de otro calendario.

La ciudad más grande de Australia, Sidney, exhibió su mayor espectáculo de fuegos artificiales para recibir el año 2019 y dar el pistoletazo de salida a las celebraciones de miles de millones de personas por todo el mundo.

Año nuevo en Australia by EFE
Foto: Año Nuevo en Sidney - EFE.


Una cantidad récord de artefactos pirotécnicos, con colores y efectos inéditos, iluminaron durante 12 minutos el cielo, un espectáculo del que disfrutaron un millón y medio de espectadores, según cálculos locales. A su vez, se encendió el cielo con el "show para los niños", que se desarrolló tres horas antes para que los que no llegan despiertos a la medianoche puedan disfrutar de un avance.

Rusia

En Rusia, que celebra el Año Nuevo durante 11 horas consecutivas, los residentes de las regiones de Kamchatka y Chukotka, en el Lejano Oriente, se convirtieron en los primeros en festejar el 2019 en ese país.

Corea del Norte

Pyongyang le dio la bienvenida al 2019. El país asiático estuvo en el centro de la escena política a lo largo de los últimos meses y protagonizó una de las noticias más importantes con su acercamiento a Seúl y el compromiso de desnuclearización con EEUU.

Año Nuevo en Corea del  Norte
Japón

Durante la noche del 31 de diciembre se celebraron numerosos rituales, y se recibió el nuevo año con el sonido de 108 campanadas. El estadio Tokyo Dome City se caracterizó por su creatividad, y atrajo a miles de extranjeros como cada fin de año.

Año Nuevo en Japón

Hong Kong

En Hong Kong, más de 300.000 personas acudieron a orillas del Victoria Harbour para contemplar 10 minutos de fuegos artificiales lanzados desde cinco embarcaciones.

Año Nuevo Hong Kong
Foto: Hong Kong recibió el 2019 - Reuters.

Tailandia

El centro de las celebraciones en Bangkok fue el río Chao Praya, donde se agolpó el público para ver la llegada del año nuevo y los fuegos artificiales.

Nueva York

La lluvia torrencial no impidió que una multitud abarrotase Times Square en la ciudad norteamericana para presenciar el tradicional descenso de la bola de cristal y actuaciones estelares.

Christina Aguilera, con un look compuesto por un vestido y un abrigo de color blanco, animó a los celebrantes que bailaban bajo sus ponchos para la lluvia. Bebe Rexha interpretó la canción “Imagine”, de John Lennon, justo antes de la medianoche.

La fiesta se celebró entre fuertes medidas de seguridad. Los asistentes pasaron controles de armas y fueron separados en zonas divididas por vallas metálicas, donde esperaron la llegada de la medianoche. Pero el clima obligó a la policía a abortar sus planes de sobrevolar el lugar con un dron para vigilar a la multitud.

Los asistentes pagaron hasta 10 dólares por un poncho de plástico para intentar mantenerse secos. Los paraguas estaban prohibidos por razones de seguridad.

Río de Janeiro

Más de 2 millones de personas celebraron el Año Nuevo en la playa de Copacabana en Río de Janeiro. Un espectáculo de pirotecnia de 14 minutos fue el marco con el que Brasil recibió el 2019, a solo unas horas de que Jair Bolsonaro asuma la presidencia.

La última noche de 2018 en Río fue cálida, con 29 grados de temperatura y muchos brasileños que se refrescaron en el mar e hicieron ofrendas a Yemayá, diosa del mar en el culto candomblé.

Londres

Los británicos recibieron el Año Nuevo con las tradicionales campanadas del Big Ben, aun cuando el famoso reloj estuvo desconectado por más de un año debido a un proyecto de conservación.

El Parlamento anunció la semana pasada que la campana del reloj repicaría para marcar la llegada del 2019 con la ayuda de un mecanismo especial. El mecanismo del reloj, que ha marcado la hora desde 1859, fue desmantelado como parte de obras de renovación.

La víspera de Año Nuevo sin un Big Ben sería poco británico. El conocido repicar es usado por estaciones de radio y TV de todo el país para anunciar el momento de transición del año viejo al nuevo.

Francia

Miles de parisinos y turistas se reunieron en la popular avenida Campos Elíseos para celebrar el Año Nuevo bajo fuertes medidas de seguridad.

Los manifestantes del movimiento “chalecos amarillos” que protestan contra el gobierno habían pedido en redes sociales manifestaciones “festivas” en la famosa avenida.


La policía de París colocó un perímetro de seguridad en la zona, donde registraba bolsos, prohibió bebidas alcohólicas y restringió el tránsito. El Ministerio del Interior dijo el domingo que las intensas medidas de seguridad son necesarias por la “gran amenaza terrorista” y por la posibilidad de “protestas no anunciadas”.

El presidente Emmanuel Macron ofreció su tradicional discurso de Año Nuevo para establecer las prioridades de 2019.

Ciudad del Vaticano

El papa Francisco cerró uno de los años más problemáticos de su papado oficiando una misa y rezando ante un Nacimiento esculpido en arena.

Durante la homilía del lunes, Francisco lamentó que en 2018 hubiera muchas personas viviendo sin casa o en alguna forma moderna de esclavitud. El sumo pontífice señaló que tan solo en Roma hay unos 10.000 indigentes. “Durante el invierno su situación es particularmente precaria”, dijo.

Después, acompañado de su limosnero, Francisco salió a la Plaza de San Pedro, donde saludó a los peregrinos y rezó ante un Nacimiento esculpido con 720 toneladas de arena.

Te puede interesar