Futurock: el futuro de la radio llegó hace poco

Cultura 27/12/2018 Por
Hace dos años nacía la radio en soporte digital creada por impulso de la periodista Julia Mengolini con un grupo de colaboradores que fueron echados de Radio Nacional Rock, en 2016, al inicio de la gestión macrista.
Ver galería Futurock Martin fierro
1 / 2 - - En la última entrega de los premios Martín Fierro Digital, Futurock ganó varias estatuillas, entre ellas Mejor Programa de Radio Digital 2017 a "Segurola y la Habana", conducido por Julia Mengolini.

chapa_ed_impresa_01

¿Cuánto está cambiando el discurso y la estética radial la Futurock? ¿En qué medida está revolucionando la vieja estructura de la radio que emite con antena y a través del dial, ya que es sólo de acceso digital? ¿Cuánto subvierte la estructura comercial de la radio, ya que subsiste no sólo de la publicidad paga, sino también del aporte económico de su comunidad de oyentes? ¿Cuánto aporta al discurso y al debate de las problématicas de género?

Discurso de género

Plantada con una estética dinámica, humor ácido y un fuerte e irreverente discurso de género, la Futurock tiene una programación que incluye a periodistas, comunicadores, activistas, actrices, filósofos, economistas y figuras mediáticas de cierto renombre previo, como la propia Mengolini, Malena Pichot, el Cadete (Pedro Rosemblat), Martín Rechimuzzi (Randall, el entrevistador bizarro) y Darío Sztajnszrajber. A ellos se suma ‘Cheque en Blanco’, un programa semanal con análisis económico, humor y data musical que, con la conducción del periodista Alfredo Zaiat y equipo, lleva 17 años al aire, en diversas FM, siempre en sábado a la mañana.

El tratamiento constante de las problemáticas de género es tan fuerte que la comunicadora social y productora de radio Rocío Mana rescata a Futurock ‘como un medio en el que la visión de género es integral y no se restringe solamente a uno o dos espacios dentro de la programación’. Y agrega: “Es una de las pocas radios en donde hay paridad en voces masculinas y femeninas”, cuestión original y equitativa en cuanto al reparto de quienes conducen al aire. Rocío rescata a Julia Mengolini como ‘una gran referente a nivel periodístico’.

Agenda propia y arrastre en redes

Si en 1984 la aparición de la Rock & Pop revolucionó la estética y el discurso radial, a principios de 2012 pareció hacerlo Vorterix FM, radio del conductor Mario Pergolini que al éter le sumaba la plataforma digital y un teatro.

Actualmente, Futurock es el nuevo hito en la radiofonía argentina. De a poco, se ha transformado en un fenómeno de renombre, con estética innovadora, temáticas que no están en la agenda de los ‘medios tradicionales’, música no comercial (sobre todo rock) y una comunidad fiel de oyentes.

En opinión del periodista del Multimedio SRT y analista de medios y redes sociales Andrés Oliva, “Futurock es uno de los mejores ejemplos de los nuevos medios que conocen a quiénes les hablan y construyen diariamente una comunidad digital en base a generar conversaciones, con interacción permanente entre el ‘aire’ del programa en vivo y los contenidos publicados en redes sociales”. Oliva agrega que “se retroalimentan permanentemente de sus figuras mediáticas, vía redes sociales. Buscan que las comunidades de seguidores de sus conductores y conductoras, que son fans por conocerlos quizás de otras experiencias radiales y televisivas, se sumen a la programación de la radio”.

40451847_865831820471550_4769557467061288960_n.jpg?_nc_cat=111&_nc_ht=scontent.fcor5-1
Andrés Oliva



Soporte digital

Oliva define a Futurock como “una radio digital que se asienta en un segmento joven, urbano y progresista” y agrega: “Encontraron un vacío y lo ocuparon con las herramientas digitales innovadoras y, además, incorporaron el lenguaje inclusivo rápidamente, sin dudarlo ni especular”, completa.

Sobre no tener dial, Oliva afirma que “no necesitaron buscar una frecuencia modulada, pero sí apelaron a un estudio radial con contenidos sonoros en vivo que se expanden por streaming en la web y la aplicación móvil”.
En cuanto al alcance digital, Oliva manifiesta que “la app ya cuenta con más de 50 mil descargas y la web, con más de 180.000 visitas. Más del 80% de sus visitas ingresan directamente. Esto quiere decir que tienen una audiencia sumamente fidelizada”.
Si hay un elemento que Futurock capitaliza al máximo, es el potencial que le da su alcance vía redes sociales. Tras estudiar su alcance por redes, Oliva define que “Instagram y Twitter son las que prefiere y utiliza su audiencia”.

“Aprovechan al máximo las potencialidades, herramientas y lógicas de estas plataformas. Juegan a pleno en las Stories de Instagram, postean fotos y videos de sus figuras jóvenes mediáticas”, completa Oliva.
Ahora bien, hay matices en el tráfico que provienen de redes sociales, explica Oliva. “Twitter juega un rol que en Córdoba no existe. Esta red social tiene una importante cantidad de usuarios en CABA y provincia de Buenos Aires, pero en Córdoba no llega al 13% de los usuarios”, comenta. Sobre el sostén de Futurock, a largo plazo, Oliva cree válido preguntarse algo que aparece como un dilema: “¿podrán monetizar y darle sustentabilidad económica a la radio digital?”.

La complicidad con la audiencia

Para el periodista Pablo Gilleta, director de Radio Continental Córdoba, Futurock “atrapa a los oyentes”, estableciendo una cierta “complicidad”. Resalta que “se considera fuera de cualquier espacio con pretensiones de masividad y del lado del oyente”. Por otro lado, “se permite analizar contenidos de otros medios de manera explícita (como sucede en el programa 'A los Botes') y también implícitamente, despegándose de los medios”.

Su discurso politizado y crítico no tiene el complejo de “no ser aceptado”, porque el formato online otorga una ventaja: “sólo te busca el que te comprende, el que te acepta o el que valora lo que tenés para decir. Muchos de esos oyentes son, incluso, miembros de la comunidad de aportantes”, agrega Gilleta.

Giletta copy
Pablo Gilleta



En opinión del director de Continental Córdoba, “Futurock también refuerza el concepto de nicho como tendencia. El criterio más amplio es la selección musical, pero en los contenidos hablados hay especificidad cuando se tratan nuevas tendencias y ciertas variantes culturales que definen al público”. Sobre el orden discursivo de la radio, Gilleta entiende que “las formas también merecen un análisis. La radio nace de una rebeldía y eso irrumpe en su estilo descontracturado. Pero no deja de haber un orden en lo que se dice y en cómo se dice. En ese sentido, es un buen ejemplo de profesionalismo; romper con algunos moldes no implica romper todos. El lenguaje coloquial no tiene por qué estar desprovisto de organización, producción y la regla básica del buen decir: que todo se entienda. Parece de sentido común, pero no es raro escuchar ‘ruido’ en otros medios que pretenden ser descontracturados”, completa.

Una alternativa que no extraña lo tradicional

Sobre el formato de la Futurock, Gilleta enfatiza que “está claro que profundiza el criterio de ‘radios a la medida’ de determinados segmentos (más o menos acotados), que aparecen como alternativa a la personalización que ofrecen otros soportes ‘enlatados’ que están dejando malherida a la radio tradicional”.

Queda claro que Futurock expande los límites a nivel discursivo, estético, musical y también la idea de una comunidad de oyentes participativa. Marca un punto de inflexión generacional en la gente joven, incluso en lo discursivo, al punto tal que ya circula el dicho: ‘vos tan Pergolini y yo tan Mengolini’.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"