A días de la Superfinal, la Conmebol rechazó la apelación de Boca

País 07/12/2018
Había pedido que River perdiera los puntos como presunto responsable de los disturbios que forzaron la suspensión del partido en el Monumental.
Ataque de los hinchas de River a los jugadores de Boca
La Conmebol rechazó el pedido presentado por Boca Juniors en relación a los incidentes ocurridos en el Monumental. - Foto: archivo

La intención de Boca de ganar en un escritorio la Copa Libertadores al atribuirle a River la responsabilidad por los severos incidentes que forzaron la suspensión del partido de vuelta en Buenos Aires, fue rechazada este jueves por el Tribunal de Apelaciones de la Conmebol.

Boca pidió que River perdiera los puntos como presunto responsable de los disturbios y, por lo tanto, se le otorgara el trofeo a los xeneizes, tras empatar 2-2 en la Bombonera el encuentro de ida.

La Conmebol ya había dispuesto, en cambio, que el segundo encuentro se jugase este domingo, pero en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, en represalia por la falta de garantías en Argentina.

El presidente de Boca, Daniel Angelici, había anticipado que si este fallo le resultaba adverso "apelaría" ante el Tribunal Arbitral del Deporte (conocido como TAS). Sin embargo, esa instancia jurídica no es tan rápida y su eventual fallo podría convertirse en abstracto después de que se juegue el partido del domingo, siempre y cuando nada lo impida.

La Cámara de Apelaciones de la Conmebol comunicó su decisión de "desestimar el recurso de apelación presentado por el Club Atlético Boca Juniors en fecha 30 de noviembre de 2018 contra la decisión dictada por el Tribunal de Disciplina de la Conmebol de fecha 29 de noviembre de 2018".

Uno de los argumentos claves de Boca fue que no se haya aplicado la misma vara que en 2015, cuando se le dieron los puntos perdidos de la revancha de octavos de final con River en la Bombonera por un ataque con gas pimienta dentro de la cancha en la Bombonera. El partido estaba 0-0 y había caído 1-0 en la ida.

La resolución se difundió tres días antes de que Boca y River disputen la superfinal de la Libertadores, el mayor superclásico argentino de todos los tiempos. Los argentinos han expresado que perder la sede es "una vergüenza, humillación y un despojo", en redes sociales y a través de los medios. El partido fue llevado a la capital española, en una decisión sin precedentes en las 59 ediciones disputadas del legendario certamen.

El 24 de noviembre pasado, cuando faltaban pocas horas para jugarse la revancha en el estadio Monumental, hinchas millonarios atacaron con piedras y botellas el autobús que trasladaba al plantel de Boca. Varios jugadores sufrieron lesiones.

River Plate, de su lado, también tiene presentado un recurso. Protestó por haber perdido la ventaja de su condición de local, tras recordar que las autoridades de gobierno reconocieron "una falla de seguridad" al no custodiar como correspondía al autobús.

El ministro de Seguridad, Martín Ocampo, renunció después del incidente en una admisión tácita de que el operativo cerca del estadio fue un fracaso.

Fuente: Agencia Noticias Argentinas

Te puede interesar