Atlético Tucumán Se lo dio vuelta a Belgrano y lo hundió en el Gigante de Alberdi

El conjunto "Pirata" no supo mantener la ventaja y terminó sucumbiendo ante el "Decano" por 3 a 1. El elenco de Osella sigue en zona de descenso.
Belgrano Atlético de Tucumán TYC 1
Belgrano perdió 3 a 1 ante Atlético de Tucumán. - Foto: @TyCSports

Desmoralizado y con impotencia, esa fue la imagen que dejó Belgrano en el final, mientras el tiempo se consumía. Y después el gol de la "Pulguita" Rodríguez cerró el telón aprovechando las deficiencias del local, que a pesar de ir ganando, no supo administrar los momentos y cayó 3 a 1 en casa ante Atlético Tucumán, por la fecha 13 de la Superliga. De esta forma el "pirata" continúa en zona baja de los promedios, en estado de alerta a esta altura. 

El arranque contó con la necesidad de buscar los tres puntos ya que el "Pirata" arrancaba la fecha en zona de descenso merced del triunfo de los sanjuaninos sobre Gimnasia La Plata. Y fue motivación, a la vez de tener emociones fuertes con el regreso de Ricardo Zielinski a Alberdi. Y de esa forma el conjunto de Diego Osella consiguió ponerse en ventaja rápido con el penal que cambió por gol Leonardo Sequeira, tras una dudosa falta sobre Matías Suárez. El Santiagueño fue el más activo del equipo, sin embargo un viejo lobo como el "ruso" le iba conseguir dar vuelta el partido.

Primero con el tanto de cabeza de Bruno Bianchi, aprovechando pelota parada, por una falta innecesaria de Alanis al borde del área. Si algo tiene de distinto Zielinski es su eficacia. Por algo está entre los animadores del campeonato. Haciendo gala de ese atributo, Leonardo Díaz mandó a la red una gran jugada colectiva de no menos de siete toques para poner el 2 a 1 casi letal. 

Osella apostó con Jonás Aguirre y tres en el fondo pero los tucumanos ya se habían reagrupado atrás sin dejarle espacios ni a Suárez ni al entusiasta Balboa. Más allá de algún remate de larga distancia, parecía inexpugnable una defensa con el sello del "ruso", que en su momento supieron disfrutar en Alberdi y que tras su salida nunca más se pudo acomodar. 

Y llegó la estocada final. De contra. De la mano de la mágica pierna de Luis Rodríguez, quien inteligentemente sabiendo que perdía en velocidad ante el cruce de Menosse, se la picó a Rigamonti y devoró el partido con un golazo para el 3 a 1 final. Bien del ADN de Zielinski ante un Belgrano desesperado. Ya a esa altura la pelota pesaba 10 kilos más y no había más signos vitales. Con la imaginación de la "pulguita".
Panorama oscuro para Belgrano, en zona de descenso y sin reacción anímica ni futbolística.

Te puede interesar