“Crear, compartir y remezclar la Cultura"

Cultura 21/11/2018 Por
Del 21 al 23 de noviembre tendrá lugar el 1er Encuentro Online de Cultura Libre del Sur 2018. Podrá seguirse en Internet a través del hashtag #CulturaLS18. En la nota, entrevista a Jorge Gemetto, uno de los organizadores.

chapa_ed_impresa_01

La ‘cultura libre’ es una forma de producir cultura que promueve el intercambio y la creación de obras culturales como bienes comunes de la humanidad. Como idea su historia es tan extensa como la de la cultura misma, pero como paradigma de producción cultural el movimiento creció inspirado en el del software libre.

Proyectos culturales que publican con licencias Creative Commons, casas culturales que trabajan desde lógicas colaborativas, experiencias universitarias de conocimiento abierto, cada vez son más quienes eligen trabajar desde esa mirada.

De a poco pero sin límites, gracias a las redes que permite Internet, comienzan a estructurarse lazos dentro de una trama virtual que les permite encontrarse a lo largo y a lo ancho del mundo.

Después de una gran experiencia en 2016 organizando junto a otros colectivos culturales lel 1º Congreso Online de Gestión Cultural, los miembros del Centro Cultural Ártica (Uruguay) volvieron a buscar cómplices para un nuevo desafío: el 1er Encuentro Online de Cultura Libre del Sur, que tendrá lugar los días 21, 22 y 23 de noviembre, en Internet ya que será completamente online y que puede seguirse a través del hashtag #CulturaLS18.

Dsd2m8xW0AIRND4
Jorge Gemetto es escritor, bloguero y activista, co-director de Ártica (una iniciativa que realiza actividades y formación online en temas de arte, cultura, tecnología y derechos humanos) y uno de los organizadores del encuentro.

En entrevista con La Nueva Mañana cuenta cómo surgió la idea del encuentro, las mesas que se desarrollarán y una mirada sobre el panorama actual para el sector: “A principios de los 2000, el movimiento de cultura libre tuvo un auge muy potente, con la aparición de los blogs, el intercambio de cultura en las redes P2P, y el nacimiento de organizaciones como Wikimedia y Creative Commons, entre otras cosas”, comienza.

“Luego vino una centralización brutal de las comunicaciones y de los consumos culturales en manos de unas pocas corporaciones tecnológicas, que hizo mucho daño porque implica que nuestras prácticas culturales están vigiladas, controladas y muchas veces censuradas. Se manipula el alcance de nuestras publicaciones, se ponen filtros a lo que compartimos, se silencian o se borran nuestros videos, se dan de baja cuentas por reclamos absurdos de copyright, se amenaza, se multa y hasta se encarcela a quienes comparten y producen cultura fuera de los códigos impuestos por las industrias culturales y tecnológicas", dice Gemetto.

Y agrega: "En este contexto, sin embargo, aparecen todo el tiempo colectivos artísticos, editoriales, ferias, bibliotecas, hackerspaces, proyectos comunitarios y públicos que están enfocados en crear y compartir cultura de manera más libre usando las tecnologías digitales. Estos proyectos buscan defender el acceso a la cultura, difundir prácticas culturales alternativas a las de las industrias del copyright, e incidir para reformar las leyes de propiedad intelectual. Muchos de estos colectivos nos organizamos en redes y organizaciones locales e internacionales. Hacemos cultura desde las bases pero aspiramos a conectarnos en todo el mundo. Esa quizás es la mejor forma de definir la cultura libre".

Encuentro alta

-¿Cómo surgió la iniciativa de organizar un “encuentro online” de “cultura libre”?

Los colectivos que organizamos el encuentro somos seis: Rede das Produtoras Culturais Colaborativas, Em Rede, Nodo Común, Ártica, Baixa Cultura y Ediciones de la Terraza. Somos de distintos lugares de Iberoamérica. Casi todos ya nos conocíamos y habíamos participado u organizado actividades online sobre cultura digital, tecnologías abiertas y derechos humanos.

Esta vez vimos que era necesario hacer una puesta al día de los debates del movimiento de cultura libre, y al mismo tiempo invitar a nuevas personas a que se incorporen a estos debates.

Internet cambió con respecto a comienzos de este siglo: los medios digitales están cada día más concentrados, se aprobaron nuevas leyes y tratados comerciales que restringen aún más la libertad de expresión, la privacidad y la posibilidad de compartir cultura en Internet.

En este escenario adverso, es fundamental encontrarnos, compartir aprendizajes, actualizar la discusión y afianzar las redes de personas y colectivos.Decidimos hacer la convocatoria en castellano y portugués, para potenciar la participación y el diálogo.

Y decidimos que el enfoque fuera desde el Sur Global, porque no queríamos discutir cómo hacen las grandes universidades estadounidenses para brindar cursos abiertos, o cómo hacen los grandes museos europeos para digitalizar sus colecciones, sino cómo hacen las organizaciones de los barrios de cualquier ciudad iberoamericana para crear, compartir y remezclar la cultura, entendida como un bien común.

-¿Qué expectativas tienen en relación al encuentro?

El objetivo más básico es que la gente de distintas ciudades y países se conozca. Organizamos seis mesas temáticas para que se generen charlas interesantes sobre temas importantes: reforma del copyright, digitalización de la cultura, hackerspaces, redes de organizaciones, producción cultural libre y educación abierta. Se inscribieron casi 200 personas que van a aportar textos y videos, y que van a participar en las mesas o simplemente asistir a las charlas, de acuerdo a sus intereses.

Mapeos, curadurías, relatorías Mucho más que un encuentro

Si bien el encuentro formalmente será de tres días, en los que tendrán lugar 6 videoconferencias, uno para cada mesa temática, de cierta manera el encuentro ya comenzó, hay una invitación abierta a mapear experiencias culturales enmarcadas en el paradigma libre, utilizando la herramienta social llamada Civics; y otra invitación para hacer una curaduría de editoriales independientes que publiquen con licencias Creative Commons a fin de reconocerse y encontrarse para poder empezar a planificar movimientos conjuntos -ver enlace-).

No solo eso, la cobertura del evento es colaborativa para todos aquellos que quieran hacer posts en blogs y otros medios alternativos, más las videoconferencias y relatorías sobre los contenidos que quedarán disponibles libremente una vez que finalice el encuentro.

Por último, habrá una previa del encuentro el martes 20 de noviembre a las 18 (ARG), día en que tendrá lugar la presentación de la revista Pillku, una revista digital sobre cultura libre y procomún. “Pillku se viene editando desde 2011 en formato digital”, aclara Jorge.

“La revista, editada por el colectivo Código Sur, es importante por muchas razones. A lo largo de los años ayudó a divulgar ideas y a generar debates sobre cultura libre y tecnologías libres. También dio a conocer proyectos y relevó lo que estaba sucediendo en estos temas en todo el mundo, con una mirada desde América Latina”, amplía el escritor.

Por último, Gemetto puntualiza: “La edición en papel sirve para llegar a personas que quizás de otro modo no se habrían acercado a estos contenidos, y también es una excusa para revisar y compilar artículos y ensayos muy importantes publicados en la web a lo largo de los años. La presentación de la edición impresa servirá para contar el proceso y también para conversar sobre los desafíos hacia el futuro de un medio como Pillku”.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar