Luciana Holograma: "El fanzine es una forma de trabajar con cultura impresa”

Cultura & Espectáculos 07/11/2018 Por
Desde hace cuatro años se realiza una semana intergaláctica del fanzine de Córdoba. Arranca hoy y se extiende hasta el domingo en la Casona Municipal.
Ver galería Expo
1 / 11 - CTRL P es un festival de fanzines que nuclea una feria editorial, una muestra de publicaciones y un espacio de formación con charlas, talleres y conve - Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01

Ctrl P surgió en Casa 13, casa cultural y espacio emblemático en relación a la publicación autogestiva cordobesa. Hace varios años atrás, en 2013, y después de un par de convocatorias online que derivaron en reuniones de trabajo en la casa, la escritora, poeta, autopublicadora de fanzines Luciana Holograma y el Colectivo Fanzine Time del cual es miembro y fundadora, empezaron a mover las aguas de lo que muy pronto se convertiría en el Festival Ctrl-P.

Después de la primera edición, en 2015, con más de 600 fanzines que habían recibido vía correo postal, decidieron comprar un mueble y armar en la casa la Fanzineteca Ctrl-P que funciona como un espacio físico de consulta de material y que se ha convertido en la fanzineteca más nutrida de todo el país.

La edición 2017 de Ctrl-P indicó que casi el 70% de los feriantes eran cordobeses, con un crecimiento de 15 a 50 puestos de Córdoba capital. Esto los llevó a sumar una nueva feria “La batalla” que es un núcleo mensual de intercambio y distribución de fanzines que tiene lugar mensualmente en Casa 13 salvo los meses en los que se organiza el festival.

Este año Ctrl-P tendrá lugar entre el 7 el 11 de noviembre en el Centro Cultural Casona Municipal con un cronograma diario extenso que contempla charlas, conversatorios, feria, espectáculos en vivo, una muestra, recorridos educativos, talleres y visitas guiadas.

Con La Nueva Mañana, Luciana comparte su experiencia de autopublicación y destaca la forma horizontal y colaborativa en la que tejen redes los fanzineros, además del espíritu del festival, organizado desde el Colectivo Fanzine Time, sus compañeros Oz Guerrero, Francisco Astorga, Paulo Colima, Florencia Forchino desde hace cinco años y un extenso grupo de colaboradores que se sumó en esta edición.

Luciana
Luciana comparte su experiencia de autopublicación y destaca la forma horizontal y colaborativa en la que tejen redes los fanzineros, además del espíritu del festival, organizado desde el Colectivo Fanzine Time.

-Te pido prestada la pregunta que da nombre a una de las charlas del festival: ¿Qué es un fanzine? ¿Qué le decís a la gente cuando te pregunta eso?

Desde que hago fanzines, hace siete años, me preguntan eso y a lo largo del tiempo he contestado distintas cosas: al principio contestaba que era el formato, que era una publicación autogestionada; y ahora, con el paso de los años y de haberlo pensado mucho, puedo decir que es una forma de trabajar en el mercado editorial, es una forma de editar material, es una forma de trabajar con cultura impresa.

No es un formato, porque hay fanzines que son cajitas de puchos que tienen rollitos de papel adentro con poemas, hay otros que son cuadernillos con tapas de cartón, otros hechos con bolsas de consorcio, hay infinidad de formatos de fanzines. No es una definición que tenga que ver con lo material. Tampoco un fanzine es sinónimo de autopublicación porque hay editoras de fanzines y fanzineros que se autoeditan.

El fanzine rompe la estructura piramidal, rompe la idea de los porcentajes a los que estamos acostumbrados en el mundo de los libros y de muchas revistas. En muchos casos incluso se rompe con una lógica mercantil porque hay fanzines que son de distribución gratuita. Es otra clase de trato, está relacionado con otra forma de ver las cosas donde se pondera el trabajo en red, la solidaridad, la colaboración.

Para la primera convocatoria de Ctrl-P llegamos a la premisa que fanzine será toda publicación para cuyo autor sea considerado fanzine. O sea que tiene que ver un poco con la autodefinición.

Lafat Bordieu
"El fanzine rompe la estructura piramidal, rompe la idea de los porcentajes a los que estamos acostumbrados en el mundo de los libros y de muchas revistas. En muchos casos incluso se rompe con una lógica mercantil".

-¿Qué temáticas son las más habituales en el fanzine?

Hay infinidad de temáticas como hay infinidad de formatos dentro de los fanzines. Nosotros en la fanzineteca, como es un espacio físico, de consulta y permanente, intentamos mantener el material ordenado. Hemos recibido a grupos de la Spilimbergo que querían ver material de fotógrafos contemporáneos, chicas de Historia que están investigando Género y quieren conocer publicaciones. Para esto, nos metimos en la locura de intentar catalogarlo.

Tenemos todos los fanzines que Casa 13 ha recolectado en 25 años, más fanzines que nos ha donado la Biblioteca Urquiza de Río Tercero, o colecciones de gente. Es difícil saber cuáles son las temáticas más usuales en el mundo del fanzine. Cuando surge y agarra más fuerza, con el movimiento punk en los 70, la temática era lo contracultural, antisistémica, anticapitalista, anarco.

Hoy en día esa temática sigue existiendo, pero hay infinidad más. Hay fotofanzines, que sirven de carta de presentación para fotógrafos contemporáneos, fanzines de poesía, de narrativa, de aforismos, fanzines objeto, mucho de historieta, fanfiction, feminismo. Hay tantos fanzines como personas que hacen fanzines.

Ausencia editora


-He visto fanzines que son autopublicados pero también publicados por sellos editoriales, ¿cómo ves la convivencia de estas modalidades en el ‘mercado’ editorial?

Conviven excelentemente. Yo siempre me auto publiqué y este año recién empecé a editar en el marco de un ciclo de poesía que hago en casa que se llama “El primer domingo de cada mes”. Es un fanzine suvenir de un evento. También porque las editoras de fanzines funcionan bajo la misma lógica de los fanzines, no de los libros, donde los autores se quedan de un 7 a un 10% del precio de tapa.

En los fanzines no pasa eso: generalmente, los editores de fanzines son también fanzineros y editan a amigos fanzineros con los cuales trabajan en red porque se conocen en el marco de un colectivo, o de una feria, y los porcentajes son equitativos, los gastos corren por cuenta de ambas personas, de las partes involucradas entonces, el fanzine rompe con la lógica del intermediario. Es más bien alguien con el que cual estás colaborando a la par.

Restbergs
"Los editores de fanzines son también fanzineros y editan a amigos fanzineros con los cuales trabajan en red porque se conocen en el marco de un colectivo, o de una feria", cuenta Luciana.

-En el festival hay una charla sobre gestión de festivales independientes en tiempos de crisis: experiencias, estrategias de red y alianzas. ¿Qué expectativas tenés/tienen para esa charla?

Charlando con las chicas del festival “Furioso de dibujo” que son de Rosario planteamos esta charla para conversar sobre cuáles son los tipos de impedimentos para realizar estos festivales autogestionados, independientes, horizontales y colectivos en contextos de crisis tan profunda, económica y hasta moral.

Es importante conversar estas cosas, sobre todo pensando en el espíritu fanzinero que es “hacelo vos mismo” y considerando que es muy difícil hacer las cosas uno mismo en contextos de crisis económicas. La expectativa es que tracemos redes, que hagamos alianzas, que nos ayudemos.

La pata floja del mundo fanzinero es la distribución. Por eso fundé el colectivo Fanzine Time con la intención de empezar a trabajar colaborativamente con otras personas, para empezar a distribuir material de otras personas y que ellos distribuyan el mío. Bajo esta lógica, el colectivo fue creciendo, somos 18 personas. Es una comunidad de amigos, de compañeros que trabajan juntos. Esa lógica se vertió sobre el festival y funciona así.

De ir a festivales me pareció que había que trazar alianzas, muchas veces a estos festivales hay que hacerlos en lugares públicos, para garantizar el acceso, pero a veces es difícil trabajar en espacios de gestión pública donde las lógicas son diametralmente opuestas al mundo fanzinero. Entonces, me parece potente la posibilidad de conversar estos obstáculos y trazar una red de estrategias, de distribución. Las expectativas para la charla con los chicos del “Encuentro Federal de gráfica” y del “ Festival Furioso de dibujo” son altas.

el esperpento
“Estamos en un momento muy opresivo, recesivo y culturalmente retrógrado, donde se ve la avanzada de un montón de ideas fascistas, de derecha y es el momento para habilitar la palabra en los espacios de cultura independiente".

Esta edición de CTRL-P será mucho más grande que las anteriores. Con 130 proyectos inscriptos de Bogotá, Lima, Santiago de Chile, Valparaíso, Concepción del Uruguay, La Pampa, San Juan, San Luis, muchos amigos de La Plata y de Rosario y mucha gente de la Capital y del interior de Córdoba.

“No solo habrá instancia de venta, los fanzineros tenemos la costumbre de intercambiar una vez finalizado el momento comercial del evento. Como coordinadora de la feria me interesa potenciar ese momento del intercambio, no solo de fanzines sino también de intercambio verbal”, cierra Luciana. “Estamos en un momento muy opresivo, recesivo y culturalmente retrógrado, donde se ve la avanzada de un montón de ideas fascistas, de derecha y es el momento para habilitar la palabra en los espacios de cultura independiente y de resistencia cultural”.

[ Accedé al programa completo del evento]

Fondo

La semana intergaláctica del fanzine de Córdoba

CTRL P es un festival de fanzines que nuclea una feria editorial, una muestra de publicaciones y un espacio de formación con charlas, talleres y conversatorios sobre herramientas de autoedición. Este año se suman recorridos y visitas guiadas para conocer la muestra de la fanzineteca CTRL P, acervo que contiene más de 1000 fanzines de distintos puntos geográficos, temáticas, formatos y épocas.

El festival inaugura hoy y continúa hasta el domingo 11 de noviembre en el Centro Cultural Casona Municipal desde las 14 hs, con espacio permanente de producción de fanzines, impresión en vivo de afiches CTRLP 2018, radio abierta, y un cronograma diario de actividades para no perderse.

Los 11 talleres dictados por autopublicadores locales y nacionales sobre temáticas editoriales específicas son las únicas actividades con cupo limitado y costo por materiales. Todo lo demás es libre y gratuito.

El espacio de feria funcionará desde el viernes 9 al domingo 11 con la presencia de fanzineros de todo el país y de otros puntos de Latinoamérica. El festival está organizado por FANZINE TIME y esta edición cuenta con el apoyo de Casa 13, el Apoyo a Festivales Independientes de la Municipalidad de Córdoba, el Centro Cultural Casona Municipal y colaboradores y amigos de CTRL P.

Para mayor información, inscripciones y consultas: [email protected]

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"