Porporatto, el motivador

Deportes 01/11/2018 Por
A sus 37 años, el ex jugador de la selección argentina de vóleibol se ocupa de brindar clínicas motivacionales donde cuenta sus experiencias, además de dar apoyo en la parte técnica.

chapa_ed_impresa_01

Habla con una sapiencia propia de un hombre de edad avanzada, sin embargo, se trata de un joven de 37 años que bien podría seguir en actividad de alto rendimiento. El cordobés Gustavo Porporatto, ex jugador de Municipalidad, Rojas Scholem, Belgrano y UPN de San Juan, además de contar pasos por España, Serbia y Francia, más tres mundiales en sus hombros y unos Juegos Olímpicos, un día resolvió enseñar y contar sus experiencias deportivas por encima de todo, formando su vocación tras el retiro de la actividad. Se lo nota impecable desde lo físico, pero su aporte es más en la parte motivacional y en las clínicas de voleybol que dentro de la cancha. Decisiones de vida, acciones que marcan un rumbo y hacen camino al andar. Hoy se lo ve feliz, a pesar de haber vivido un momento tan duro durante su carrera y generarle altibajos emocionales (NdR perdió parte de su familia en un accidente en plena final de la Liga Nacional en 2003). Pero él nunca bajó los brazos y sigue de pie como su principal fortaleza. Estuvo dos temporadas sin jugar pero regresó y fue llamado por el respetado DT Julio Velasco para la Selección y viajó al mundial de Polonia 2014.

“Estoy más abocado al rubro de las charlas motivacionales, es mi nueva actividad, jugando poco, haciendo más hincapié en la parte técnica, no tengo dudas que voy a estar vinculado al deporte de por vida, ahora desde este costado, aportando mi experiencia generada a lo largo de mi carrera”, comentó Porporatto antes de dar inicio a la charla con La Nueva Mañana.

“Ya no compito más en alto rendimiento, decidí decir adiós en 2017 después de que años anteriores también intentará dar un paso al costado, por razones personales. Jugué hace poco en torneos regionales, logré el ascenso con San Lorenzo de Catamarca en la B 1 para llegar al TNA, más que nada porque son torneos cortos, puedo dar una mano pero no en campeonatos como antes”, agregó, para después desandar su vocación principal: dar charlas motivacionales. “Antes de retirarme ya me di cuenta que lo mío pasaba por la docencia, en intentar transmitir mis conocimientos, poder ayudar, enseñar y es por eso que me aboqué a mis clínicas. Estoy trabajando en eso, el hecho de poder transmitir mis experiencias como jugador es algo satisfactorio, estoy contento la verdad. El sábado 17 de noviembre en la Agencia Córdoba Deportes estaré brindando una clínica técnica y motivacional con parte práctica, es un incentivo personal que está dando frutos”.

-¿Es algo parecido al coaching lo que estás aportando?
-No precisamente, es una capacitación desde la parte técnica y también motivacional, con práctica. Como hay muchos fundamentos para abordar profundicé en ataque y bloqueo, aunque eso no quiera decir que toque por momentos los demás detalles, pero me parecen que son estos los más importantes.

-¿Y desde lo motivacional?
-En un deportista, la parte motivacional es fundamental es importante, y creo que a mucha gente le puede servir mi experiencia después de disputar torneos internacionales, mundiales, haber jugado en Europa y en Juegos Olímpicos. En conocer que pasa en el vestuario en las victorias y en las derrotas, el deporte es una institución que nos prepara para toda la vida. Los valores y las vivencias nos acompañarán siempre.

porporatto02

-¿Por qué los clubes no apuestan a esto?
-Depende, yo creo que sería fundamental a la hora de detectar los talentos en las escuelas primarias o secundarias y brindar las herramientas motivacionales para fortalecerlos. Yo quizás no tuve esa contención, más allá de mi situación personal que me afectó en mi carrera (NdR perdió parte de su familia en un accidente automovilístico en 2003). Es importante que los chicos reciban estímulos del deporte para armarles hábitos en su etapa de crecimiento, sobre todo con las grandes distracciones de las tecnologías que hay en la actualidad. Se le puede agregar esta arista a nivel cultural.

-¿Tienes algún referente en ese sentido, el motivacional?
- No sigo a ningún pensador en particular, yo en mis charlas hablo desde mis experiencias, pero hay gran variedad de referentes motivacionales como la generación dorada del básquetbol, Marcelo Bielsa, César Menotti, que tienen una filosofía interesante y siempre es un gusto escucharlos. Son incentivos para fortalecer la parte deportiva. Rubén Magnano también. Otro gran maestro es Julio Velasco.  Lo tuve durante el ciclo en 2014, es un sabio que quizás en este país no supimos valorar porque el exitismo es moneda corriente y no se respetan los procesos, lamentablemente. Me encanta escuchar sus conocimientos.

-¿Qué tiene la selección argentina, que de repente le gana a Polonia, campeón del mundo,  y después puede perder con rivales de menor talla?
-Somos especiales, tenemos talento y nos sobra corazón. Se le ganó  a Polonia, a Italia y a Brasil en otros momentos, que también son potencias, pero para que eso suceda, a veces necesitamos eso de que se alineen los planetas” como decimos metafóricamente. Los europeos, los eslavos, los rusos, tienen grandes condiciones físicas y no solo en altura. Hoy el voley es muy físico,  y es difícil aguantarle el ritmo a las grandes potencias. Por genética los europeos tienen más altura y fibra rápida, una gran evolución física y ni hablar de infraestructura, súper profesional. Además, recorriendo 300 kilómetros pueden jugar con rivales de nivel, nosotros tenemos Brasil y debemos meter 5 mil kilómetros o más para jugar contra Venezuela Cuba o Estados Unidos. Hay diferencias insoslayables. Esa es la principal ventaja.

-¿Hay material para el futuro?
-Claro que sí, solo debemos entender que nos sacan una gran diferencia las potencias europeas por todo lo que te dije anteriormente y no debemos volvernos locos con sumar resultados ya mismo, eso no existe y menos nosotros que nos encontramos en desventaja. Para no depender siempre de que “se alineen los planetas” hay que seguir preparándonos pero con un proyecto serio, sustentado, a largo plazo y con metodologías de formación. Todo es un proceso, nada al azar. Así y todo hemos realizado papeles muy dignos en torneos internacionales y ojalá algún día demos ese salto de calidad.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"