Belgrano, sin tiempo para llantos

Opinión 29/10/2018 Por
A pesar de los infortunios en los últimos prtidos, el problema que subyace fue el armado del plantel, con margen mínimo de error y con el descenso como espada de Damocles. A remar con lo que hay.
belgrnaolameto
No haycaso, Belgrano hasta el final del torneo luchará por no descender - Locos de pensar

El hincha de Belgrano no debe quedarse solamente con el infortunio de la última jugada de Rigamonti ante Vélez y la retención de pelota, o del zapatazo de Brian Cufré que le sacó el punto buscado ante Vélez. Ni buscar fantasmas donde no hay ni blandir la bandera de la injusticia. El problema es mucho más profundo. Y ya es "llorar sobre la leche derramada" cuando se critica con fundmentos el escaso plantel de jerarquía armado para esta temporada, porque el torneo ya está en marcha y en 10 partidos, el "Pirata" ya entendió que su lucha esta temporada será pelear por la permanencia y no por ingresar a un torneo internacional, como había soñado su presidente.

Está claro que mantener las finanzas equilibradas es prioridad política de esta conducción por encima de los refuerzos rimbombantes y de onerosos contratos que piden los hinchas. Sin embargo la deuda es deportiva porque peligra el proyecto más allá de que el socio agradece e retorno a Alberdi, la construcción de  la nueva tribuna y un predio con todas las comodidades modernas. Este proyecto solo es sustentable en Primera División o al menos eso aducen quienes manejan las cuentas. Está claro que el hincha acompaña y que lo natural es un estadio lleno y 30 mil socios regulares, solo que en este caso, como las respuestas no llegan desde el campo de juego, podría haber alteraciones en los escritorios y los cuadernos contables.

Es tarde ya criticar a Lucas Bernardi y a quienes lo designaron, no hay tiempo de lamentos ni de llantos, con un margen mínimo, Belgrano tendrá que pugnar por no descender con estos jugadores, con Rigamonti, Lértora, Gil Romero, Menosse. Diciembre puede traer un alivio, una posibilidad, sin embargo ya la base está conformada. ¿Y Armando Pérez? ¿Y Juan Carlos Olave? ¿Y Franceschi? Tienen su cuota de responabilidad. Y el descenso es un quiste instaurado como espada de Damocles en este contexto, sabiendo que estará persiguiendoa lo largo de la campaña, amenazante.

Te puede interesar