Los basurales a cielo abierto, consecuencia de la privatización

Opinión 18/10/2018 Por
Desde la privatización del servicio de Higiene Urbana, que pasó a manos de Lusa y Cotreco por decisión del intendente Ramón Mestre, aparecieron 50 nuevos basurales nuevos.
basural
"Hay un fracaso estrepitoso en Córdoba de la gestión privada de los servicios estratégicos". - Foto: archivo.

No es que en la ciudad de Córdoba no existieran basurales a cielo abierto antes de 2011. Pero hay un dato fulminante: desde la privatización del servicio de Higiene Urbana, que pasó a manos de Lusa y Cotreco por expresa decisión del Intendente, Ramón Mestre, aparecieron por lo menos 50 nuevos basurales a cielo abierto.

No fue magia. Fue la privatización. La empresa estatal CReSE se encargaba de ese ítem de la higiene urbana de nuestra ciudad; el radicalismo la desarticuló completamente, cediendo todo a privados, con el agravante de que LUSA (de los mismos dueños de ERSA) era un empresa sin ninguna experiencia previa en la gestión Residuos Sólidos Urbanos. La crearon para esta concesión.

Nos detengamos dos segundos en este dato: le entregaron la Higiene Urbana de la segunda ciudad más grande del país, con uno de los ejido urbano más extensos del mundo, a una empresa sin experiencia. ¿Cómo no iba a fallar? ¿Cómo van a hacer negocios con un servicio que impacta sobre el ambiente, sobre la salud, y sobre las finanzas municipales de manera tan decisiva? Es incalculable el nivel de irresponsabilidad, pero así se hizo. 

Los privados respondieron de manera obvia: tratar los basurales a cielo abierto es muy caro, no se hace. Reciclar para reducir la cantidad de residuos implica plata en campañas de concientización, en tecnología, en equipamiento. "Me achica el margen de ganancia, no lo hago". ¿Se dan cuenta la dinámica? El tema es que todo eso que se deja de hacer, nos trae severas consecuencias a todos los que día a día salimos a la calle a desarrollar nuestra vida.

Entonces, ahora todo un debate por si son 123 o 210 basurales a cielo abierto, pero la dirigencia política con pretensión de gobernar la ciudad, tiene que animarse a poner el problema donde corresponde porque después llegan ahí para dejar todo como está y solo poner excusas que le permitan no discutir con el sector privado que a menudo les financia las campañas: hay un fracaso estrepitoso en Córdoba de la gestión privada de los servicios estratégicos.

Hace 7 años, el actual Gobierno municipal estructuró su gestión en base a una estrategia de regulación muy clara: todo a los privados. Trasporte, basura, vivienda (a través de convenios urbanísticos), y hasta el ITV, entre otros aspectos centrales de nuestra vida en comunidad, son gestionados por el sector privado. Y así está la ciudad: un espanto a toda escala. La lógica del lucro exclusivo en los servicios públicos, es incompatible con el bienestar de la gente. Así de simple y sobredemostrado por la evidencia empírica local. No ha habido mejoras ni innovación en nada, sólo encarecimiento y peores prestaciones.

Y nadie aquí es un "antisector privado". Hay empresarios que trabajan muy bien. Pero hay que asignarle al sector un lugar distinto cuando hablamos de la gestión de lo público. El Estado debe convocar ampliamente a la ciudadanía, planificar bien y luego establecer cuál será el rol de los empresarios en esa planificación pensada desde un criterio de mejora conjunta de las condiciones de vida y no desde el negocio.

No hay otra forma. Cualquiera que siga sosteniendo que la solución solo es un mejor control a los privados, está errando ilusamente. La dirigencia política local, si quiere mejorar la vida de todxs en la ciudad, debe ser mucho más audaz que eso.

*Presidente de la Fundación Córdoba Entre Todxs.

Te puede interesar