Robo de bebés en Paraná: “La pista Córdoba nos abrió un camino al melli”

Sociedad 17/10/2018 Por
Los mellizos Valenzuela Negro nacieron en 1978 en el Hospital Militar de Paraná. La mujer recuperó su identidad pero su hermano no. Un testimonio clave asegura que vive en Córdoba.
Sabrina valenzuela © Mariano Martino 2
Sabrina Valenzuela Negro. (Foto: Mariano Martino, Tiempo Argentino)

chapa_ed_impresa_01

A 40 años del nacimiento y robo de los mellizos Valenzuela Negro, hijos de los militantes montoneros desaparecidos Tulio "Tucho" Valenzuela y Raquel Negro, el pacto de silencio entre los médicos civiles juzgados por delitos de lesa humanidad comienza a tener sus primeras fisuras. Son las mujeres, las pediatras y enfermeras que recibieron a los bebés cuando llegaron desde el Hospital Militar de Paraná al Instituto Privado de Pediatría (IPP) de esa misma ciudad, las que comenzaron a hablar.

En la “causa Melli”, que comenzó el 6 de agosto pasado, el Tribunal Oral y Federal de la capital entrerriana juzga a los médicos, y dueños del IPP, Miguel Torrealday, David Vainstub y Jorge Rossi por su complicidad en la sustracción de los dos recién nacidos -una mujer y un varón-, cometido durante la última dictadura cívico militar. Se les imputa retención y ocultamiento de menores y supresión de estado civil, es decir, robo de bebés y sustitución de identidad. Un cuarto médico, Ángel Schroeder -también propietario del instituto y cuarto acusado- falleció en 2014.

Tras la “Pista Córdoba”

En 2008 Sabrina Gullino Valenzuela Negro logró recuperar su identidad tras un cotejo de ADN que demostró que es hija de Tulio y Raquel. Sin embargo, su hermano sigue sin ser encontrado. Durante el juicio a los médicos responsables surgió la “pista Córdoba”, la ciudad donde –de acuerdo al testimonio de una enfermera- viviría actualmente “el Melli”, quien incluso sería médico. Ese dato, asentado en la causa, fue el que motivó la visita de Sabrina a Córdoba durante los primeros días de octubre, en los que se reunió con Abuelas de Plaza de Mayo Córdoba y con integrantes de HIJOS.

Además, la “pista Córdoba” incluye una ruta de vínculos entre el Instituto Privado de Pediatría de Paraná (IPP) y la Clínica Halac, fundada bajo el nombre de Instituto Privado de Neonatología y Pediatría de Córdoba por el médico pionero en neonatología a nivel nacional, Jacobo Halac, ya fallecido, y padre del también pediatra Eduardo Halac, quien murió en septiembre pasado tras caer a un pozo de agua de 20 metros de profundidad en su casa de Villa Rivera Indarte.

Su muerte ocurrió el 19 de septiembre pasado, a un mes y medio del inicio del juicio por la causa Melli en el que comenzó a manejarse la hipótesis de Córdoba como el lugar donde podría estar el hijo de Tulio Valenzuela y Raquel Negro.

“La primera vez que escuchamos la palabra Halac en nuestras vidas fue en 2011, en el juicio contra el Hospital Militar de Paraná. Cuando se comprueba que el Melli fue derivado al IPP, los mismos médicos que hoy están imputados, son convocados a declarar y ahí mencionan que en caso que el Melli hubiera tenido una complicación de salud podría haber sido derivado a la Clínica Halac en Córdoba. Ahí empezamos a notar que había una participación civil en la sustitución de la identidad y que estos médicos tenían un pacto de silencio, de encubrimiento, y que no iban a decir a quién le entregaron al Melli. En ese momento el dato era muy por encima. No contábamos con los testimonios que sumamos en este nuevo juicio de 2018. Me acuerdo que buscamos en internet, vimos que la Clínica Halac se había declarado en quiebra en 2002 y dejamos el dato ahí”, explica Sabrina a La Nueva Mañana.

Sin embargo, en agosto pasado, al final de una audiencia, una enferma le mandó a decir a Sabrina que había decidido “hablar más”.

Apena se enteró, Sabrina fue a verla con unos compañeros: “Ella nos recibe y me dice que mi hermano es médico y que vive en Córdoba. Eso se lo dice a ella una pediatra hace dos años atrás. Entonces todas las vinculaciones anteriores comenzaron a tener sentido y a cobrar fuerza. En los dos juicios fueron las enfermeras las que nos ayudaron a reconstruir la verdad histórica. Ellas y las empleadas administrativas nos contaron que el IPP de Paraná se creó a imagen y semejanza del Instituto Halac. Dos de los cuatro médicos juzgados habían venido a capacitarse en neonatología a Córdoba. Las enfermeras también. Estamos analizando además si Torrealday, uno de los dueños del IPP, no era cordobés de origen, ya que surge una relación estrecha con Jacobo Halac. Incluso, la madre de Torrealday tenía una casa en Córdoba. Después llegado el momento en el juicio hicimos un careo donde yo le dije ‘Mari te acordás lo que me dijiste en tu casa y me dijo sí, sí me acuerdo. El chico es médico y vive en Córdoba’, repitió”.

En palabras de Sabrina, la “Pista Córdoba” abrió un camino al Melli y una manera de investigar en la que se trazó un camino para avanzar sobre 40 años de silencio y romper con el pacto de encubrimiento para no decir a quien le entregaron el bebé que tuvieron Raquel y Tucho en marzo de 1977.

“Esta línea de investigación no es algo que estamos diciendo nosotros. Es algo que fue a juicio, que se declaró, que está en los testimonios y fue probado. Es la consecuencia de una lucha colectiva por el derecho a la identidad que estamos transitando hoy pero que es el resultado de 40 años de lucha de las Madres y las Abuelas”, concluye.

  

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar