“Hacer libros es una forma de transitar la cultura”

Cultura & Espectáculos 02/10/2018 Por
Como cada año, se entregó el Premio Burnichon y las menciones a los mejores libros editados de Córdoba. En esta nota, la voz de los editores premiados de Caballo Negro y Babel y la editora de Buena Vista.
Libros

chapa_ed_impresa_01

Por: Barbi Couto - Especial para La Nueva Mañana

Se entregó el Premio Alberto Burnichon al libro mejor editado de Córdoba

El editor -o editora- es uno de los protagonistas del mundo editorial, aquel en cuyas manos recae la tarea y el compromiso de convertir el original de las y los autores en un objeto-libro de particulares características.

Algunas veces con mayor visibilidad y otras veces tejiendo hilos de coherencia en una trama más invisible, hay muchas decisiones (variadas, grandes y pequeñas, conceptuales, literarias, visuales, de formato, estético-artísticas, de estructura, de composición y unos cuantos etcéteras) que el editor/a puede tomar y que son las que le dan cierto carácter y personalidad única a un libro y que con los años van construyendo la identidad y trayectoria de un catálogo.

Lo que suele caracterizar a la edición independiente es la pasión con la que estos editores encaran su trabajo y el cariño con el que se comprometen en la edición y producción de cada uno de sus libros.

Tal como describe en sus bases “El Premio Alberto Burnichon al libro mejor editado en Córdoba reconoce, cada año, los méritos de los editores comprometidos con una tarea editorial, a la vez que se orienta a jerarquizar el libro como vehículo de cultura y de arte. Asimismo, el premio organizado por la feria junto a la familia de Alberto Burnichon, pretende mantener viva la memoria de quien fuera uno de nuestros más importantes editores”.

Liliana Menendez
Liliana Menéndez, artista plástica e ilustradora.

Liliana Menéndez, destacada artista plástica e ilustradora cordobesa, contribuyó con sus ideas al momento de armar el primer reglamento del Premio Alberto Burnichon hace 21 años y fue jurado en aquella primera ocasión, al igual que en la edición de este año, rol que compartió junto al escritor Silvio Mattoni, el editor Gonzalo Vaca Narvaja, Iván Burnichon, por la familia Burnichon y Lucio Speranza, por la Comisión Organizadora de la Feria del Libro y el Conocimiento.

Con palabras de cariño y entusiasmo, Liliana comparte con La Nueva Mañana sus impresiones sobre Alberto Burnichon y el premio que lleva su nombre: “La idea siempre fue recuperar el espíritu de las ediciones de Burnichon que eran austeras, impecables, amorosas. Él iba de un lado a otro recogiendo voces de poetas y artistas visuales ignotos en aquellos tiempos y luego muy conocidos. Sus ediciones eran especiales por la austeridad y la belleza, y en especial por la vinculación de la palabra y de la imagen".

"Quedan muy pocos de aquellos libros porque fueron quemadas ediciones enteras que estaban al salir y otras que se perdieron en el tiempo. En esta edición del premio los jurados estuvimos completamente de acuerdo, y todos y cada uno habíamos elegido prácticamente los mismos libros”, y agrega una mirada crítica que también expresó en sus redes sociales el mismo día del premio: “Se le dio muy poca difusión tanto a la convocatoria como a la entrega del premio (que tuvo lugar hace unos días en el marco de la Feria del Libro y el Conocimiento), quedó arrinconado en la Tienda de la Ciudad junto a carteras y regalos, la antítesis de lo que fueron las ediciones de Alberto”.

El fallo del jurado eligió por unanimidad a “Mi signo es de fuego”, de Glauce Baldovin, editado por Caballo Negro como libro premiado y destacó los siguientes aspectos del libro premiado: “Se considera en primer término, el valor del trabajo del editor de reunir, la obra de Glauce Baldovin, incluyendo poesías inéditas de la autora. El libro, además se destaca por el cuidado de edición en todos sus detalles, incluyendo la tipografía y diseño en general”.

En relación a las menciones especiales dice: “Al libro ‘Cartas’ de Felisberto Hernández, editorial Buena Vista, con Introducción y notas de Daniel Morena. Destacando características de diseño y elección de tipografía utilizada. Al libro ‘Diálogos entre Ampili y Pampou, Nueva poesía africana’ de Gabriel Mwènè Okoundji, Editorial Babel, por la calidad de la edición, por la originalidad del formato y austeridad de elementos en pos del diseño. Al libro ‘Flores para Abraham’ con textos de Martín Pinus y Fotos de Fernando Vélez, editorial Babel, por la calidad y el cuidado de la edición, además de la interesante propuesta entre el texto y la fotografía”.

Desde La Nueva Mañana celebramos los libros premiados y entrevistamos a los editores y editora galardonados para preguntarles cuáles fueron sus motivaciones para decidir publicar esos libros, sus aportes al original en tanto editores y que recuperaran alguna anécdota del proceso de edición.

Glauce Baldovib © Bibiana Fulchieri
Glauce Baldovin. Foto: Bibiana Fulchieri

“Mi signo es de fuego. Poesía completa”

Glauce Baldovin

Alejo Carbonell (editor de Caballo Negro)

Glauce Baldovin quizás sea la poeta mayor de Córdoba, no creo que haya un solo editor en la provincia al que no se le cruce por la cabeza hacer un libro de ella. Por otro lado, tengo una amistad de muchos años con su sobrina-nieta, Alejandra Baldovin, que es la otra Baldovin poeta. Con ella hemos trabajado juntos en muchas experiencias literarias, de modo que es una idea vieja, que se fue haciendo cada vez más posible. Se termina de cristalizar cuando comenzamos a trabajar, y también a trabar una amistad, con Federico González, uno de los nietos de Glauce que además es artista plástico. De él son las obras que usamos como tapas para toda la colección. La idea del libro se construyó a lo largo del tiempo, porque había que convencer a mucha gente de que ese libro era posible y de que estábamos en condiciones de hacerlo bien, con respeto tanto por la obra como por el trabajo de su editor original, Julio Castellanos.

CABALLO NEGRO -tapa Glauce Baldovin tapa sola
¿Qué aporte sumó mi mirada de editor? Y, no sé, cosas chiquitas, dudas que van surgiendo a medida que avanzás con los originales, y entonces tomás decisiones, pero en todos los casos son sutilezas, como por ejemplo pensar un orden gráfico que pueda contener a tantos libros tan diferentes entre sí, sin que se desmadre.

En cuanto a las anécdotas, hubo una enorme tarea de digitalización previa de una parte del material. Hubo otro tanto que nos brindó Castellanos que ya estaba resuelto. En medio de todo eso aparece una carpeta enorme con poemas escritos a máquina, que nos acercó la familia. Cientos de poemas, pero en la gran mayoría eran versiones de poemas que habían sido publicados, con correcciones, cambios... Cotejamos uno por uno, y de esa enorme carpeta aún así rescatamos un libro que estaba inédito y nadie conocía, ‘El libro de Sergio’.

Los premios son un estímulo siempre, sobre todo si se trata de la mirada de los colegas. En el caso de Burnichon es un premio que queremos muchísimo porque la figura de él como editor es enorme, su compromiso político y con el oficio es una bandera de la edición en Córdoba”.

Caballo Negro ha recibido además el Premio Burnichon por “Las ostras” de Martín Cristal (2012), “Mi música es para esta gente”, de Daniel Moyano (2017) y menciones con “Vuelo nocturno”, de Antoine de Saint-Exupéry, con traducción de Gastón Sironi (2015) y “Vivir en la salina”, de Elvio Gandolfo (2016).

“Cartas”, de Felisberto Hernández
Introducciòn y notas de Daniel Morena

Daniela Mac Auliffe (editora de Buena Vista)

Cartas Felisberto
“Mi principal motivación ha sido mi gran admiración por la obra literaria de Felisberto Hernández. Cuando supe que existían estas cartas y que estaban escritas con el mismo ritmo musical de sus cuentos, no dudé en publicarlos. Son cartas que él dirige a algunos amigos como Jules Supervielle, Paulina Medeiros, Reina Reyes, Lorenzo Destoc, a su madre, a su hija, entre los años 1922 y 1948. Escribe desde diferentes ciudades de Uruguay y Argentina y desde Paris en sus giras como pianista.

Daniel Morena, editor y compilador de las cartas, me propuso hacer la edición para Argentina de este volumen que él había editado en Montevideo. Y entonces quise hacer una edición muy linda, prolija y original, como considero que lo merece el autor. Así que agregué unas treinta páginas a todo color al final del libro donde se pueden ver facsímiles de cartas, dedicatorias y partituras manuscritas.

El objetivo es que el lector o la lectora se encuentren con un libro donde lo visual, su diseño interior, de tapa, la decisión de cómo organizar las cartas, les comunique el amor y el cuidado con el que el mismo autor se dirigía a cada uno de destinatarios. Son cartas que requieren de un lector imaginativo.

Felisberto escribía misivas en estado de gracia, diría yo, y de eso es necesario ser fiel y como editora, expresarlo lo mejor posible. Disfruté mucho del proceso de edición. Le dediqué mucho tiempo al diseño. Recuerdo que me encontré con originales de cartas donde había, por ejemplo, una mancha sobre la hoja y Felisberto indicaba con una flecha ‘Esto es una mancha de café’; o en otros casos hacía dibujos de conejos en el medio de la carta. Esa fue otra razón más por la que yo decidiera agregar las cartas originales al final del libro, allí se ven todos esos rasgos de frescura y espontaneidad del autor”.

“Diálogos entre Ampili y Pampou, Nueva poesía africana”
Gabriel Mwènè Okoundji y “Flores para Abraham” con textos de Martín Pinus y Fotos de Fernando Vélez

Ramiro Iraola (editor de Babel)

Dialogos entre Ampili y Pampou -TAPA FINAL
“En ‘Diálogos...’, se trata del segundo libro de Okoundji que editamos, una poesía poco explorada y conocida en Córdoba, con voces y reminiscencias del “lejano” continente africano. El año pasado publicamos ‘Semillas de errancia’.

Es un poeta que traduce para Argentina Leandro Calle, con quien nos unen proyectos que hacemos con mucha satisfacción por la calidad literaria y porque es un gusto trabajar con él. Si bien siempre respetamos mucho la opinión del autor, en este caso tuvimos amplia libertad para pensar medidas, tapa, y diseño en general.

BABEL -flores para abrahan
En el caso de ‘Flores...’ se trata de un proyecto que armaron los autores, un contrapunto entre la literatura y la fotografía, y tenían en claro qué querían, y nos impactó desde el comienzo. Trabajamos en conjunto en cómo llevarlo a lo material, en cuanto a papeles, la calidad y claridad de las imágenes, etcétera.

Tratamos de cuidar y dar lo mejor para un libro que sabíamos que deja marca, porque interpela, conmueve e incomoda. Con Martín, el autor de los textos, estábamos encaminados a publicar una novela, y ‘apareció’ este libro en medio, postergó lo demás, porque a veces, más que los autores o los editores, son los los libros los que tienen su personalidad y sus tiempos. Con Fernando, el artista visual, estamos compartiendo otro proyecto distinto ahora mismo.

Este año dos menciones especiales nos llenan de satisfacción, y se suman a dos menciones y dos primeros premios en años anteriores. El premio Burnichon nos emociona, nos conmueve, y nos da un empujón anímico en momentos difíciles. Por la historia de Alberto, por su vida, por lo nefasto de su muerte. Por la mirada que ponen los jurados y la familia en la selección. Porque nos hace sentir que también ‘hacer’ libros vale la pena, que es una forma de transitar la cultura, de acercar voces y miradas diversas y dar un poco de aire fresco a un mundo que, paradójicamente, cada vez necesita más paz, pan y tierra. Y libros”.

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"