Detuvieron a una jugadora que trompeó a una árbitro y terminó hospitalizada

La mujer fue golpeada violentamente y sufrió fractura de tabique y lesiones en su cabeza. El violento hecho ocurrió en la localidad de Malagueño.
erikaarbitro-696x650
 La árbitro Érica Núñez resultó con varias fracturas tras la agresión de la jugadora de Sportivo Rivadavia. Foto: gentileza Carlos Paz Vivo

En un partido que enfrentó a Club Deportivo Yocsina y a Sportivo Rivadavia que se jugó el domingo en la cancha de Martín Ferreyra, en Malagueño, una jugadora reaccionó agresivamente contra la árbitro que la expulsó. La mujer sufrió fuertes golpes de puño que la llevaron a ser hospitalizada en un centro de Salud de Alta Gracia donde permanecía este lunes.

La información fue dada a conocer por el portal Carlos Paz Vivo, que explicó que Érica Núñez, la árbitro, resultó con varias fracturas tras la agresión de la jugadora de Sportivo Rivadavia, recordó que la futbolista le decía mientras la golpeaba que no iba a parar "hasta que no viera sangre". 

“A los 10 minutos del Primer Tiempo la amonesto a esta jugadora por decirle a su compañera que quiebre a una rival. Le saco la tarjeta amarilla y antes de que termine el Primer Tiempo expulso al DT porque se dirigió a las jugadoras insultándolas, así como también a mi asistente”, contó Érica al portal informativo.

“En el Segundo Tiempo, la jugadora número 2 cometió varias faltas y por reiteración la saco la segunda tarjeta amarilla”, relató. Para cuando sacó la roja y mientras anotaba en la tarjeta la falta, la futbolista le pegó una trompada en la nariz. "Solamente miré para abajo y veía cómo me caía la sangre por las piernas desde la nariz”, precisó.

La jueza le dijo a Carlos Paz Vivo: “Recibí patadas porque tengo varios moretones en el cuerpo. Tengo múltiples fracturas en el rostro, en tabique también”.

Hasta el momento de la agresión, Núñez sostuvo que el partido entre Deportivo Yocsina y Sportivo Rivadavia se disputaba con tranquilidad.  “Sigo sin entender esta reacción; ni yo ni nadie se veía venir esto. Las mismas jugadoras de su equipo no entendían nada”, relató la mujer.  Y agregó: “La intentaron sacar del lugar, pero lo único que se escuchaba es que hasta que no me viera con sangre no iba a soltar”, afirmó.

Según se informó, la jugadora de 25 años quedó detenida tras el partido.

Te puede interesar