La ruta del vino cordobés: una industria que crece

Ed Impresa - Sociedad 22/10/2021 Por Mónica Hernández
En nuestra provincia el vino como producto se convirtió en un disparador que integra el turismo a los sectores académicos, científico-tecnológicos, gubernamentales y socioproductivos relacionados con esta actividad económica.
IMG-20201126-WA0067
Desde la Agencia Córdoba Turismo se está dando promoción continua a este producto de trabajo que jerarquiza y da impacto a esta cadena de valor.

chapa_ed_impresa_01  

Desde la Agencia Córdoba Turismo se está dando promoción continua a este producto de trabajo que jerarquiza y da impacto a esta cadena de valor, donde hay un cambio de estrategia en lo referente a cómo se debe tratar este tema del vino, con el objetivo de contribuir al desarrollo del sector a partir de la aplicación de ciencia y tecnología para la innovación y adquisición de capacidades competitivas a nivel local e internacional.

Algunos de los temas que se presentaron en el marco de las jornadas de innovación y oportunidades en el marco del Programa Ciencia y Tecnología para las Economías Regionales fueron: “Fortalezas del sector vitivinícola de Córdoba”, “Levaduras autóctonas de vid en fermentaciones espontáneas”, “Diferenciación geográfica del vino para denominación de origen”, “El paisaje del viñedo: identidad y recurso”, entre otros.

“En este tiempo de pandemia los cordobeses han hecho hincapié en las fortalezas y debilidades. Si hay algo que apuntar es este producto del vino que ya es un disparador y que se visibilizó desde la Agencia con la puesta en escena de nuestras bodegas relacionadas al turismo sumando hospedajes de categoría, lo cual provoca el movimiento de argentinos que visitan estos establecimientos”, aludió el presidente de la Agencia Córdoba Turismo, Esteban Avilés.

A su turno el Dr. Alberto Rosa, de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), habló sobre los estudios que llevan a cabo sobre las levaduras autóctonas de vides en Córdoba. “Se están descubriendo zonas nuevas en las sierras, en Traslasierra, además de otros puntos, en las investigaciones tanto las características del suelo como del entorno: las lluvias, la insolación, la amplitud térmica, etcétera”, acotó. 

Tanto las tierras del norte cordobés como las de Traslasierra y Calamuchita van a ir configurando regiones que harán que la microbiota (las levaduras, las bacterias y los hongos) tengan características especiales para el desarrollo de las vides.

Los principales objetivos presentados fueron los de vincular y lograr los arraigos en los pueblos y ciudades del interior y fortalecer las actividades que se realizan de forma localizada y en condiciones geoambientales particulares, con el agregado de contribuir al desarrollo del sector a partir de la aplicación la ciencia y la tecnología para la innovación y adquisición de capacidades a los fines de “propiciar espacios de vinculación y articulación de diversos sectores para potenciar el agregado de valor en origen.

Fortalezas del sector vitivinícola en la provincia

Si bien se mantiene la superficie total, se han sumado regiones que se están desarrollando como nuevas zonas productivas con un gran potencial de trabajo.

Desde la Mesa Vitivinícola Provincial en 2011 lo que se veía como oportunidades, hoy se perciben como fortalezas para el sector. 

La historia del desarrollo vitivinícola se destaca como de importancia patrimonial donde confluyen los aspectos geográficos de diversidad: relieve, clima y suelos, además de la ubicación estratégica de los viñedos con la ventaja comercial y el turismo como alto valor agregado; sumado, por supuesto, el apoyo estatal y el asociativismo con los productos de calidad con un mercado en franco crecimiento. 

001--1024x682

Breve historia 

Con más de 400 años de historia en el desarrollo de la producción vitivinícola, iniciada por los jesuitas, época en que esta actividad tuvo un destacado auge, luego con la expulsión de los sacerdotes decayó notablemente, siglos después vuelve a tomar fuerza con la inmigración italiana, particularmente en la zona de Colonia Caroya, cuna del vino de Córdoba. En tanto, también se expande la producción hacia la región de Cruz del Eje, convirtiéndose en los dos grandes sectores productivos.

En la década del ’90 se produjo la reconversión del sector, lo cual cambió el paradigma con la introducción de nuevos varietales y la incorporación de estrategias tecnológicas, como por ejemplo, las mallas antigranizo.

En otros aspectos, en Córdoba el aspecto del clima si bien siempre se lo vio como una debilidad, hoy los expertos destacan este tema junto al relieve y suelos como un gran aporte a la diversidad y a la oferta que existe en la provincia, como “para lograr vinos diferentes al resto del país y con una calidad diferenciada a la de otras regiones del país”.   

Turismo alternativo

Como la provincia de Córdoba es uno de los principales destinos elegidos por los argentinos para vacacionar, cuenta a lo largo de toda su geografía con un gran desarrollo en infraestructura con grandes hoteles y actividades. 

En general las rutas de accesos a los valles provinciales se encuentran en buen estado, además de la ubicación geográfica de Córdoba como centro del país, lo cual posibilita el movimiento turístico durante todo el año con innovadores “proyectos con enfoques enoturísticos y actividades complementarias, entre ellas: gastronomía, ecología, turismo rural, etcétera”, comentaron los expertos.

Hace unos años Córdoba se posicionó como tercer destino turístico vitivinícola de Argentina, con el furor por recorrer los Caminos del Vino, con degustaciones no solo de vinos sino de otros productos regionales.
Esta iniciativa fue desarrollada por el Gobierno provincial junto a la Cámara de Bodegas y Productores Vitivinícolas de Córdoba (CaByP) con diversas capacitaciones, seminarios, trabajos interinstitucionales, logística, créditos y promociones.


Algunos vinos premiados

Noble de San Javier: Malbec, Merlot y Syrah cosecha 2018, medalla de plata.
Noble de San Javier: Malbec reserva, cosecha 2018, medalla de plata.
Viarago, reserva Malbec cosecha 2018, medalla de oro.
Espumante Caroyense Piu Nature, cosecha 2019 Sauvignon y Chardonnay, medalla de oro.
Espumante Caroyense Piu Brut, cosecha 2019, Sauvignon y Chardonnay, medalla de oro.
Espumante tinto Caroyense Piu Brut, Marselan, cosecha 2019, medalla de oro.
Achala Clos del Molle Ingrato, Syrah cosecha 2018, medalla de oro.
Achala Valle de Traslasierra, con el Blend de historias 2019, medalla de oro.
Jairala Oller, Merlot cosecha 2008, medalla de Plata 
Jairala Oller, Merlot cosecha 2010 , medalla de Oro
Socavón Gran Quilino cosecha 2017, medalla de Oro
 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"