El "dale campeón" que resonó en el Monumental en apoyo a la Selección

Deportes 09/09/2021 Por Federico Jelic
El grito de aliento favorito de todos tuvo nacimiento repentino desde una de las tribunas en Núñez, contagiando a todos de pasión, luego de levantar el trofeo de Sudamérica en julio.
mnutme
"Dale campeón, dale campeón, dale campeón, dale campeón" fue la invitación calurosa que llegó desde la tribuna.

La Renga  y Los Redonditos de Ricota sonaban en el estadio de River Plate, acompañado de alguna otra banda de rock argentino, mientras comenzaban a poblarse las tribunas de los exclusivos hinchas que consiguieron boleto para ver a la Selección Argentina ante Bolivia, con el 30 por ciento de aforo permitido.

Algunos tibios aplausos o silbidos comenzaron a darle forma de cancha al Monumental, como si lo natural en normalidad ahora fuera anti natural. El frío y la lluvia reinante no acompañaban a mucho júbilo, sin embargo, en un momento algo se encendió. Es la pasión. Y como hacía años no se escuchaba, con tibieza comenzó a bajar de la Popular el grito sagrado en honor a los que se consagraron en el Maracaná en la Copa América. 

"Dale campeón, dale campeón, dale campeón, dale campeón" fue la invitación calurosa que llegó desde la tribuna, que fue contagiando con el correr de los segundos, para que luego todos los presentes aplaudieran al unísono. Los pocos que eran. Y que se hicieron sentir por 80 mil gargantas. 

"Dale campeón, dale campeón". No se toma dimensión. Fueron 28 años de agonía, sin levantar un título, omisión que en Argentina provoca cacerías de brujas y conspiraciones. Aquel festejo ante Brasil sigue retumbando, y los hinchas se niegan a dejarlo en el olvido. 

"Dale campeón, Dale campeón", y sí, los hinchas no claudicaban. En clara señal de agradecimiento, hasta los periodistas se prendieron en el canto. Y no solo a Messi y compañía, sino también a modo de celebración que puedan estar siendo testigos del regreso de los hinchas a los estadios. Ya el célebre Eduardo Galeano con su eximia escritura remarcaba que "El fútbol sin hinchas es como bailar sin música", y vaya si tenía razón, por eso, por unos instantes, todos volvieron a sentirse libres. Y felices. Y como ingrediente fundamental, la posibilidad de alentar desde adentro a la Selección Argentina.  Una fiesta hoy reducida que pronto volverá a ser multitudinaria como siempre.

"Que de la mano, de Lio Messi, todos la vuelta vamos a dar", continuó como estruendo al anterior desahogo, como para darle vitaminas al sueño en Qatar 2022. El partido ante Bolivia quedará en la historia por representar el regreso de los hinchas al fútbol. Que no se corte. Que siga creciendo. Porque con ese apoyo el anhelo de dar una vuelta más, junto a Messi y compañía, siga siendo cantada con fervor como ocurrió en la lluviosa noche del Monumental.  

Te puede interesar