Solidaridad a prueba de tropiezos

Deportes 11/06/2021 Por Marcos Villalobo
Martin Quintero busca donaciones para llevar a las escuelitas de fútbol de Córdoba. Pide que lo ayuden para poder ayudar y se ha creado una cadena de gente que está en la misma sintonía.
martin quinterp
Quintero promueve actividades recreativas para los niños, para que salgan de la calle y uno de sus proyectos a futuro es llegar a realizar un “tercer tiempo” con meriendas saludables.

chapa_ed_impresa_01  

Martin Quintero es apasionado del fútbol y del fútbol de potrero. Cuando era un pibe jugaba en los potreros de barrio Argüello y era feliz corriendo detrás de una pelota. No importaba si no había botines o la cancha estaba llena de pozos. No importaba si la pelota era de cuero o la canchita no tenía arcos. Jugaba a la pelota y era feliz. Pasó el tiempo, pero esa pasión sigue intacta.

Por eso, cuando un día llevó a uno de sus hijos a la escuelita de Racing de Nueva Italia y vio que los chicos no tenían elementos para entrenar bien, no se quedó en la queja. Fue y le preguntó al profesor: “¿En qué puedo ayudar?”. Acción en vez de lamentación. 

Y ese fue el origen de un proyecto que tiene una acción social grande, lo hace a pulmón y disfruta como cuando corría atrás de la pelota y era un pibe. La satisfacción actual es ver que muchos chicos jueguen con los elementos necesarios. 

Quintero busca camisetas, pecheras, pelotas, botines… para donar y ayudar a escuelitas de fútbol de Córdoba.  

“Empecé juntando pelotas yendo a canchas de fútbol que las descartaban y las empecé a poner en buen estado. Después conseguí camisetas, pecheras.  Después, también, se hizo un evento solidario y conseguimos toda la equipación”, le relató Quintero a LA NUEVA MAÑANA.

Para poder colaborar con Martin Quintero le pueden escribir al Instagram @martin.quinteero ó al teléfono 351 279-8880

Este filántropo con la llegada de la pandemia se quedó sin trabajo. Él trabajaba en una empresa de seguridad y desde hace casi un año está desempleado. “Esta movida no la hago para conseguir un laburo, es un trabajo social el mío, es para ayudar”, aclara. 

Esta iniciativa surgió el año pasado. “Con muchas ganas hemos conseguido botines, camisetas y elementos, todo relacionado al fútbol. Ese fue el puntapié inicial, se donaron botines”, cuenta contento. Es que ser solidario provoca esa alegría. Está sin trabajo, hace unas horas le confirmaron que el hisopado le dio positivo y él junto a uno de sus hijos están aislados por tener covid-19. Pero nada lo frena. Usará este tiempo para tratar de generar recursos y poder seguir ayudando a las escuelas de fútbol que lo necesiten.

Cadena de ayuda

martin quinterp 2

Dar una mano, de eso se trata la iniciativa de Quintero. “Hasta ahora pude ayudar a tres escuelitas, pero la verdad es que son muchas las que necesitan una mano y tienen muchos chicos. Una fue en Cortadero FC, de los Boulevares, después la de Coti Guerra, y también al club Bolivar. Y ahora, por las restricciones, estoy en deuda con José Rivas, escuelita de barrio San Jorge. La idea hacer un buen stock y llevar lo que más se pueda”.

Él es quien lleva adelante esta iniciativa. Porque, además de su familia (María Rosa, Valentina, Jeremías y Matías), mucha gente se acerca para ser solidarios. En tiempos difíciles, cuando todo parece malo y los políticos de todos los colores miran hacia otro lado, en Argentina aparece el espíritu solidario del pueblo. “Una vez un taxista de mi barrio se ofreció a buscar los botines a donde sea. Hay gente muy buena. Después también vino una señora en bicicleta a traerme botines. Eso me movilizó mucho. Mucha gente me ayuda para poder ayudar”, exclama, y dice: “Me gustaría nombrarlos a todos, pero no recuerdo todos los nombres, el señor Juan Domingo Viola me ayudo bastante, Paula y Miguel Reynoso, el grupo de padres de Camioneros, el Cemma de barrio Talleres, donde estoy terminando el secundario para adultos. Un día apareció Héctor Baldassi y quedé sorprendido. Fue a mi casa y me trajo varias cosas para entregar”.

- ¿Qué estás buscando en estos momentos?

- Botines, camisetas, pecheras, pelotas, conos. Es lo que me suelen pedir los profesores; ellos me dicen lo que realmente necesitan.

- ¿Por qué lo haces?

- Soy apasionado del futbol, lo sigo y lo llevo a mi hijo para todos lados. Amo el futbol. Mi sueño es dirigir algún club de la Liga cordobesa. Y lo hago porque yo jugué en potreros de barrio Argüello, donde nací y me crié, y a veces no teníamos ni botines ni futbol. Por eso lo hago de todo corazón.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar