África, discriminada en el reparto de la vacuna contra el covid-19

Hasta hoy, muy pocos estados africanos han recibido dosis contra el coronavirus de parte de los laboratorios que producen y comercializan la vacuna en todo el mundo.
Covid africa

chapa_ed_impresa_01  

 

Hace unos días, el científico irlandés Luke O’Neill, profesor de Bioquímica en la Escuela de Bioquímica e Inmunología del Trinity College de Dublín, alertó que la producción y el reparto mundial de las diferentes vacunas contra el coronavirus es selectivo, y que son los países ricos quienes deberán abastecer gratuitamente a los países pobres si quieren que la vuelta a la “normalidad” sea posible en el mundo.  

El especialista dejó trascender algunos números. Por ejemplo, Canadá tiene un suministro de nueve vacunas por persona, Estados Unidos siete, Reino Unido seis, y la Unión Europea cinco. “El objetivo es que el mundo logre la inmunidad de rebaño lo antes posible, y acumulando vacunas esto no será posible”, dijo.

“Si obtenemos protección en nuestros propios países, debemos compartir con el mundo el exceso de vacunas que tenemos. Canadá cuenta con 9 vacunas por persona, Estados Unidos 7, Reino Unido 6, y la Unión Europea 5. Dar el exceso de vacunas a países que las necesitan es imprescindible, ya que permitirá que el mundo logre antes altos niveles de vacunación. Le estamos pidiendo a cada país del mundo desarrollado que se preparen para regalar vacunas, por extraño que parezca”, dijo el británico.

El continente africano, “sin recursos financieros” para comprar la vacuna

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) africanos han alertado de que este continente no cuenta con los recursos financieros ni está preparado para una gran campaña de vacunación que le permita alcanzar la inmunidad de grupo este año. La aceptación por parte de la población en un continente donde el impacto ha sido menor y la logística de un producto que va a necesitar de una cadena de frío son, junto al acceso a suficientes vacunas, los otros desafíos a los que se enfrenta África, que además vive una segunda ola de casos mucho más intensa que la primera.

“No es realista plantear que vamos a llegar al 60% de población inmunizada en un año”, el porcentaje considerado mínimo para alcanzar la inmunidad de grupo, asegura Phiona Atuhewbe, responsable de Introducción de Nuevas Vacunas de la OMS África. “Harían falta 12.000 millones de dólares (unos 9.800 millones de euros) que no tenemos”, insiste. La falta de recursos financieros de los Gobiernos africanos y la firma de acuerdos bilaterales entre los países más ricos del mundo y las empresas fabricantes de vacunas para hacerse con dosis más que suficientes para su población suponen una seria amenaza para este continente.

Mientras la vacunación ya ha comenzado en la mayoría de los países del Norte global, donde el debate gira en torno a cuestiones logísticas para acelerar el proceso, en África el gran desafío es cómo acceder a las vacunas. “Es un problema moral”, aseguró John Nkengasong, director de los CDC africanos en rueda de prensa hace unos días, “será terrible comprobar esta desconfianza entre el Norte y el Sur respecto a un bien común como son las vacunas”. Naciones Unidas calcula que apenas el 3% de los africanos estará vacunado en marzo y tan solo un 20% a finales de año. La alerta llega, además, en un momento clave. Es cierto que África, con 3,1 millones de casos, apenas representa el 3,2% de los contagios mundiales y que la mortalidad ha sido menor que en otros continentes, pero la segunda ola está golpeando con fuerza. Este mes de enero se han superado, por primera vez, los 35.000 casos diarios en el continente.

Covid africa 2

Covax, una iniciativa para que el acceso a la vacuna sea más igualitario

Para tratar de evitar la discriminación de los más desfavorecidos surgió Covax, una iniciativa público-privada que pretende facilitar el acceso a la vacuna a la población mundial de manera igualitaria y rápida. Todos los países africanos se han adherido, y es gracias a ella que a finales de 2021 estará vacunado el 20% de la población africana, comenzando por los grupos de riesgo, como personas mayores o con patologías como diabetes o hipertensión arterial, personal sanitario y trabajadores sociales. “Pero esto no es suficiente”, insiste Atuhebwe, “vamos a resolver el acceso inicial, pero necesitaremos dosis adicionales para la inmunidad de grupo de unas vacunas que, por lo que estamos oyendo, son muy caras”.

A juicio de Nkengasong, lo más probable es que lleve entre dos y tres años alcanzar dicha inmunidad, pero para ello hay que montar la campaña de vacunación entre adultos más importante que África haya conocido jamás. La doctora Matshidiso Moeti, directora regional de la OMS, cree que los Gobiernos deben reaccionar. Un análisis reciente de este organismo revela que solo la mitad de los países han identificado a su población prioritaria y están elaborando planes para llegar hasta ellos y que apenas uno de cada cuatro Gobiernos cuenta con planes para acceder a recursos financieros suplementarios.

Entre los países que han tomado más delantera en África para buscar las vacunas necesarias se encuentran Marruecos y Egipto, dos de los más afectados por la pandemia en el continente, que han negociado con una farmacéutica china. Por su parte, Sudáfrica, la nación con más casos y fallecidos, ha abierto conversaciones con varias empresas y planea producir algunas vacunas en su territorio, al igual que Nigeria. Será precisamente en estos países y Kenia donde la vacunación comenzará antes gracias a su participación en diferentes ensayos.

“De los países que han empezado a vacunar, la mayoría son ricos y otros pocos de nivel medio-alto”, criticó el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien añadió: “Esto es claramente un problema, y este va a peor porque hay países que están buscando nuevos acuerdos con los fabricantes ofreciéndose a pagar más”. Como es habitual, la OMS no señaló directamente a nadie, pero el mensaje es claro. “Esto pone en riesgo nuestro compromiso de garantizar un acceso equitativo. Tenemos que actuar para conseguirlo”, añadió Adhanom.

Fuentes: AFP y El País

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar