En Córdoba se recupera el empleo impulsado por el sector industrial

Política / Economía 04/09/2020 Por Facundo Piai
Un informe del Monitor de Actividad Productiva registró la performance de varias actividades fabriles de peso para la economía mediterránea y arrojó conclusiones alentadoras.
Ed 170 © Pito Campos
Ilustración: Daniel "Pito" Campos

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Durante esta semana la industria conmemoró su día. Desde hace 79 años ya que cada 2 de septiembre se celebra el primer despacho de manufacturas hacia el exterior. La primera exportación ocurrió en 1587, pues en aquella Argentina virreinal se dio un lento desarrollo de producciones artesanales que luego dieron forma a primitivos talleres y factorías embrionarias para abastecer la demanda altoperuana, principalmente. La primera exportación se trató de tejidos confeccionados en Santiago del Estero. 

La reorganización de los dominios españoles permitió cierta especialización productiva de las diferentes intendencias y ciudades que luego fenecieron frente al posterior arribo de importaciones europeas. La llegada de bienes competitivos producidos en países en donde el capitalismo y la burguesía industrialista habían triunfado impidió el aprovechamiento de la capacidad instalada, la organización productiva y la experiencia, que existían en estado elemental y primario. De este modo se fortaleció la actividad agropecuaria y la importación, al tiempo que se debilitó la confección de manufacturas en el interior del país. 

La industria y el comercio explican el 40% de los puestos de trabajo

La manida disputa entre el “granero del mundo” y el país industrial como antítesis irreconciliables posiblemente haya existido desde antes de la constitución del Estado nación. Sin embargo, en la Argentina actual, el agro en sus diferentes expresiones genera el 5% del total de trabajadores registrados del sector privado. Mientras que la industria tiene un peso de unos 20 puntos porcentuales en el mercado laboral, y junto a la actividad comercial explican cerca del 40% del trabajo del sector privado. Es precisamente por el lado de la industria en donde se evidencian indicios de recuperación en el marco de la pandemia. Todo parece indicar que las industrias vinculadas directa e indirectamente con el agro son quienes evidencian una más rápida recuperación.

agricola
El informe nos muestra que las suspensiones de trabajadores por baja producción y caída de ventas empieza a quedar atrás conforme se recompone la actividad.

El empleo se recupera al ritmo de la mayor actividad

Si abordamos la realidad económica por el lado del empleo nos encontramos con que el Ministerio de Trabajo de Nación registra una caída de 0,6% en abril, seguido por una merma de 0,4% en mayo y una contracción de solo 0,1 por ciento en junio. Esto significa que el trabajo registrado tuvo en abril su pérdida más pronunciada y luego comenzó a desacelerar su caída. Según los relevamientos oficiales de Nación, en Córdoba se advierte la misma tendencia, inclusive, con un crecimiento del empleo registrado en blanco durante junio en relación al mes anterior. 

La desaceleración de la reducción del mercado laboral y de la caída de la actividad económica en términos generales se explica, en parte, por la flexibilización de las medidas de aislamiento social en casi todo el territorio nacional. A modo de ejemplo, del total de las empresas consultadas por la cartera laboral para realizar su informe, aproximadamente un 20% no presentó actividad durante el mes de abril. Mientras que en junio las inactivas se redujeron a un 8%.

De la información estadística dada a conocer por Trabajo se desprende que el aislamiento social preventivo y obligatorio decretado para disminuir la circulación y mitigar así los contagios de COVID-19, impactó en todas las actividades económicas. De este modo, se generaron contratiempos para producir y muchas empresas tuvieron fuertes caídas en ventas.

En efecto, todo este maridaje tuvo consecuencias en el empleo. Por tanto, es de esperar que conforme se restablezca la circulación se recupere parte del nivel de actividad registrado anteriormente, en lo que respecta al mercado interno. Sin embargo, también hay otras variables afectadas determinantes para la economía y la empleabilidad, que son independientes, en el sentido de que están fuera del alcance del Gobierno. Es decir, la demanda externa se ve seriamente afectada por los efectos globales de la pandemia que contraen el comercio internacional y naturalmente repercuten en el intercambio comercial de los países.

La cuarentena china repercutió en la economía de un mundo globalizado

Cualquier análisis que se pretenda serio no puede perder de vista que el motor de la economía mundial se desaceleró cuando el crecimiento chino comenzó a menguar, lo cual tiene repercusiones en la economía mundial, naturalmente. Cuando los chinos implementaron una cuarentena súper rigurosa en la industriosa Wuhan apagaron una de las hornallas de su economía; por tanto, en un mundo globalizado como el actual, esto repercutió en gran parte del globo y tendrá consecuencias futuras. La depresión del comercio internacional, más los daños colaterales de las medidas de aislamiento, afectaron la dinámica económica de muchas potencias, repercutiendo en los indicadores laborales. 

alimentaria
La industria alimenticia muestra en las primeras semanas de agosto una recuperación de la actividad en comparación con los niveles registrados antes de la pandemia. 

Así es que en el periodo febrero-mayo, el mercado laboral de Canadá sufrió una retracción de 19 puntos, el norteamericano se contrajo un 13%, 12 puntos porcentuales se achicó el mercado de trabajo chileno y el 7% de los asalariados brasileros perdió el trabajo. Mientras que el mercado laboral de Argentina mostró una caída menor, al contraerse solo 2,5%. Si bien las comparaciones entre países con diferente PBI per cápita suelen ser tendenciosas, esta relación nos permite dimensionar los efectos globales de la pandemia.

Mientras que, por otro lado, nos permite poner en valor a las políticas implementadas por el Frente de Todos para preservar las fuentes de trabajo, como son las ATP, créditos a tasa blanda, normativas de contención y acuerdos entre sindicatos y asociaciones empresarias para evitar despidos durante la pandemia, entre otras. En consecuencia, esta batería de políticas, sumado a que se pasó de una fase de aislamiento obligatorio a otra que supone mayor circulación significó también el repunte de algunos sectores económicos.

En Córdoba muchos sectores productivos desaceleran su caída

Estadísticas generadas por organismos públicos y privados indican que la provincia de Córdoba muestra signos de recuperación económica. Se trata del Monitor de Actividad Productiva que registró la performance de varias actividades fabriles de peso para la economía mediterránea y arrojó conclusiones alentadoras al compararla con los números de marzo-abril.

La industria manufacturera que explica el 15% del PBI geográfico, el tercer sector en orden de importancia, comienza a recuperarse paulatinamente aumentando el uso de la capacidad instalada. En el informe se destaca la industria láctea que mantiene ocupados a más del 90% de sus empleados. En el mismo sendero se mostró la industria del maní que durante las primeras semanas de agosto superó en 40 puntos al nivel registrado en febrero, manteniendo ocupados a casi la totalidad de sus trabajadores. 

En Córdoba se advierte un crecimiento del empleo registrado en blanco durante junio en relación al mes anterior.

El informe nos muestra que las suspensiones de trabajadores por baja producción y caída de ventas empieza a quedar atrás conforme se recompone la actividad. La industria alimenticia muestra en las primeras semanas de agosto una recuperación de la actividad en comparación con los niveles registrados antes de la pandemia.

En el mismo sentido se mostró la industria de fabricación de maquinaria agrícola que evidenció en el segundo trimestre de este año números por arriba del promedio de igual período del año pasado, inclusive. Lo cual evidencia la potencialidad de la integración del agro con la industria, y pone de manifiesto que ningún modelo de desarrollo puede prescindir de la competitividad del campo argentino. 

Las bases de la post pandemia: obra pública, infraestructura y competitividad 

Por su parte, la Unión Industrial Argentina (UIA) elaboró en el día de la industria nacional una propuesta para la reactivación productiva, en donde reconocen que la coronacrisis “agrava los problemas preexistentes” que la economía arrastra “desde la fase previa”, en alusión a la recesión económica que caracterizó a la gestión de Cambiemos. Asimismo sostienen que la pandemia dejará un mercado interno deprimido con una inversión privada muy diezmada, por lo tanto “la inversión pública” será “central” para contrarrestar la contracción económica.  

El informe “preliminar” de los industriales señala que “el potencial de la obra pública está en su capacidad de multiplicación de la demanda y de generación de condiciones favorables para la actividad productiva”. Para lo cual proponen el desarrollo de obras de infraestructura que doten a la economía de mayor competitividad exportadora. 

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar