Sciutto: “La espera se tornaba un poco insoportable”

Deportes 09/05/2020 Por Juan Pablo Casas
El basquetbolista nacido en Marcos Juárez estuvo más de un mes en Italia esperando ser repatriado. En diálogo con LNM explicó cómo fueron sus días en tierras europeas y su regreso al país.
Sciutto © El Periódico

chapa_ed_impresa_01

 

El ex jugador de Instituto y San Isidro, entre otros equipos, Germán Sciutto, fue uno de los tantos argentinos que estuvo varado con motivo de la pandemia que preocupa y mantiene en alerta al mundo desde hace algunos meses. 

El basquetbolista cordobés estuvo en Italia y le pedía a las autoridades argentinas que lo traigan a él y a todos los compatriotas de regreso a sus hogares.

“El 26 de marzo tenía vuelo de Roma a Argentina y en el aeropuerto me dijeron que no suba al avión porque no iba a poder llegar a destino, así que tuve que regresar a Osimo”, había contado Sciutto semanas atrás cuando la situación era difícil para él y para el resto de los argentinos que pasaban por esa odisea. 

Sin embargo, la realidad cambió para el nacido en Marcos Juárez, ya que finalmente pudo regresar al país y reencontrarse con su familia, algo que anhelaba, de acuerdo a sus expresiones desde tierras europeas.

“La espera se tornaba un poco insoportable, pero había que tener paciencia. Se terminó el campeonato y no podíamos volver al país. A principios de diciembre llegué a Italia, tenía contrato hasta marzo, dependiendo de los playoffs. A principios de marzo mi esposa regresó a Argentina y acá ya no jugamos. Empezamos a ver que la situación empeoraba cada vez más. Tuvo mucha repercusión todo. No había retorno”, contó el deportista sobre el inicio de ese mal momento que se comenzó a vivir en el mundo y a la actualidad deportiva en ese momento.
El experimentado jugador contó que al principio Alitalia realizaba vuelos a Argentina, pero sólo para buscar a italianos varados en nuestro país. “Después de varias gestiones autorizaron a llevar argentinos, pero esos viajes no eran gratis, eran muchos más caros que un pasaje normal”, explicó.

Tras varios días y semanas sin tener resultados positivos, Germán y los argentinos que se encontraban en esa misma condición, recibieron una repuesta que les llevó alivio y la repatriación fue finalmente una realidad.
El ex jugador de diferentes categorías en el básquetbol argentino llegó a tierras cordobesas y pudo reencontrarse con su familia. 

“La verdad es que estoy contento porque buscando y buscando, he encontrado la vuelta, así que contento de estar en Argentina. El 29 de abril pude viajar a las 8 de la mañana desde Roma a Ezeiza, así que el 28 a las 10 de la noche puede encontrar vuelos baratos, fue todo muy rápido, muy rápido y tuvimos que hacer todo realmente a las apuradas, pero bueno, la idea era llegar a Argentina y así fue”, le explicó a LA NUEVA MAÑANA el ex jugador de Instituto ya en tierras cordobesas.

A pesar de estar aislado de su familia, el jugador de 40 años está en su casa, en un sector distanciado de sus seres queridos, aunque con la felicidad de estar en su hogar. “Estoy muy contento porque estoy con mi familia, estoy aislado de mi familia, pero en mi casa, que tengo un un baño y una pieza solo para mí, así que estoy bien”, indicó.

- ¿Cómo fue la llegada al país?

- La llegada a Argentina fue como haber llegado a otro mundo, porque pasé de una organización bastante buena a llegar a Ezeiza, que no se sabía para dónde salir. Pero tenía tanta tranquilidad tenía tanta tranquilidad de que estaba en Argentina y que pronto vería a mi familia que no importaba si tardaba unos días en llegar a San Francisco. Así fue y llegué a las cinco de la tarde del 29 y el 30 a las cinco de la tarde llegué a San Francisco.

El periplo

“Fue toda una odisea. Me tocó vivir todo desde otro punto, porque salí de Ezeiza a la una y media de la mañana del día 30, tuvimos que ir hasta un hotel a llevar y a buscar gente, después de ahí ir a Rosario, Santa Fe y de ahí venir a San Francisco. Acá hice todo el protocolo que tenía que hacer para el hisopado, que me dio negativo, así que estoy contento y con una alegría enorme de estar con mi familia y de no tener que preocuparme por otra cosa”, contó Sciutto, con la felicidad ya de poder estar en su hogar junto a los seres queridos que tanto deseaba reencontrarse.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar