Talleres y una cara similar al 2019

Deportes 27/01/2020 Por
De cara al retorno de la temporada al DT Medina sólo le trajeron al defensa colombiano Rafael Pérez para afrontar la Superliga y la Copa de la Superliga.
Medina © Talleres

chapa_ed_impresa_01



Talleres ‘modo 2020’ arranca con la misma tesitura del 2019, que lo dejó a un punto de la zona Sudamericana, sin reformas ni renovaciones. A días del debut contra Defensa y Justica, el elenco de Alexander Medina no sufrió renovaciones ni alteraciones en su plantel, como si la decisión dirigencial fuera poner piloto automático, apostar a fortalecer y potenciar los recursos propios disponibles, pero con la alta exigencia de llegar a un objetivo internacional, cuando los elementos disponibles no parecen estar a la altura en función de que pueda garantizarse. 

También es cierto que de un segundo a otro, de la galera el presidente Andrés Fassi puede anunciar dos o tres refuerzos como si nada. Como lo hizo el miércoles por la noche con la llegada del colombiano Rafael Pérez. No obstante, no irá de la mano este incidente con el proceso ni con los tiempos necesarios de adaptación. Casi un riesgo.  Entre esos pasadizos deambula el destino albiazul, donde la exigencia sigue siendo subliminal con la vara alta pero que no parece ir acompañada de los anabólicos suficientes como para ser candidato en algo. Hasta ahora, el libro de pases no presenta novedades y eso en parte es una contra.

Los mismos de siempre

Dentro de las certezas, la mayor virtud parece haber sido la mantención de todas las piezas, incluso con un tramo inicial debilitado por las ausencias obligadas de cuatro partidos de los juveniles Nahuel Bustos y Facundo Medina, afectados al Preolímpico en Colombia. Y no hubo lamentos en ese sentido, porque no hay mejor vidriera para un equipo del ‘interior’ que exhibir sus jugadores en la Selección Nacional, y más si obtienen el boleto a Tokio 2020. 

Fassi de esto entiende y nada es improvisación en pos de un futuro negocio, por eso las certezas tienen que ver con las continuidades de los colombianos Dayro Moreno (meta principal) y de Diego Valoyes, quien iba a ser descartado pero pasó a ser casi titular inamovible en este enero.

Lo concreto es que no hay mucho más en la plantilla. Es un grupo corto, con muchas apuestas, sin tantos referentes de experiencia y con esos argumentos no asoman grandes ilusiones. No siempre el trabajo, el grupo y el proceso van de la mano con los objetivos a corto plazo, cuando en Talleres lo integral debe ser, como lema, perdurable en el tiempo.

El “Cacique” sabe de esta situación, de lo elevado de los mercados de pases y de la ideología institucional de Talleres de formar y vender, sin grandes erogaciones que afecten al presupuesto. Por eso, en este escenario, sin bajas ni lesiones de gravedad, la mayor fortaleza es haber podido mantener al grupo y tener a mano la posibilidad de potenciarlo. Y esa apuesta puede salir airosa o no. Hoy por hoy, no le alcanza y para colmo de males, cuando consiguió salir de la racha negativa, encontró un verano en las últimas fechas que se estrelló con el receso de fin de año.

Moreno © Talleres
El defensa Rafael Pérez, de 30 años, viene de jugar en Junior de Barranquilla, donde fue campeón el año pasado. Llega a préstamo por un año. (Fotos: Club Talleres)

Dayro, la ilusión

Pero con Dayro Moreno en la trinchera siempre hay invitaciones a soñar. La magia del colombiano es el as de espadas y ya recuperado tras su siesta en la pretemporada pasada, recobró nivel y jerarquía. José Mauri apareció como libre desde Europa y con pocos partidos ya se ganó un lugar de titular, como complemento de Andrés Cubas. A propósito de eso, Cubas y Bustos más Juan Cruz Komar, por quienes el club reconoció ofertas tentadoras, al menos hasta junio seguirán en barrio Jardín. Es decir, aprovechar hoy o nada. Guido Herrera es el “hermano mayor” y base de esta planificación, a pesar de que su cabeza tiene más expectativas en una transferencia que en una clasificación para jugar fuera del territorio argentino con Talleres.

¿Podrá Talleres ser protagonistas con el plantel que consolidó? Dentro de una competencia feroz pero sin grandes figuras en ningún equipo, da la sensación que con algo de regularidad y alguna racha generosa, podría meterse de lleno en la vanguardia y en la compulsa por algunos casilleros internacionales. Sin embargo, la falta d experiencia y de recambio en algunos lugares puede ser un obstáculo relevante. Con estos elementos, Talleres puede meter una seguidilla de resultados positivos como también caer la misma cantidad. Hoy el sustento es la confianza, el haber amalgamado un estilo de juego de presión y velocidad, más la espontaneidad e inspiración de Dayro Moreno. Solucionados los conflictos con el “dólar Dayro” y su renovación, poco margen queda para ilusionarse con algún otro apellido de fuste. 

Caído lo de Paolo Goltz, Jan Hurtado y con pocas expectativas para lograr el arribo de Guillermo Ortíz, el “Cacique” tiene en claro que al menos el primer tramo del reinicio de la Superliga tendrá que acomodarse con lo que tiene disponible para después afrontar el tramo final, Copa de la Superliga incluida, con posibles nuevos elementos dentro de un objetivo que a esta altura es una cruzada épica, con los exigentes ojos de sus hinchas custodiando como celadores en una Escuela Secundaria.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar