El otro cambio: quiénes se van de la Legislatura provincial

Con nuevo escenario, la Unicameral de Córdoba se predispone para cerrar su período 2015-2019 y dar lugar a una nueva etapa que perderá a algunas figuras de peso.
Legislatura
Los Presidentes de todos los bloques hizan la bandera durante la primera sesión en el nuevo recinto. - Seis de ellos no estarán en el próximo período. ¿Se queda Gonzalez?”

chapa_ed_impresa_01

El renovado paisaje de la Unicameral perderá algunos actores clave luego de la asunción de sus nuevos integrantes el próximo jueves 5 de diciembre. 

El oficialismo ya sabe que perderá, al menos, dos figuras centrales. Daniel Passerini abandonará su banca para hacerse cargo de la viceintendencia de la Capital y Carlos Gutiérrez ocupará su banca en la Cámara de Diputados.  “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”, dijo el presidente de bloque el pasado miércoles, cuando se definió como “un militante político y un hombre de partido”. “Ojalá haya podido cumplir mínimamente con las expectativas de mis compañeros que me dignificaron con esta presidencia de bloque”, dijo Gutiérrez que agradeció haber sido parte de “la construcción democrática en la que yo y mis compañeros creemos profundamente”, señaló dejando lugar a un cerrado aplauso de reconocimiento por parte del cuerpo que preside Oscar Gónzalez, otro de los actores que podría dejar la Unicameral si el Gobernador decide involucrarlo en sus futuros plantes ministeriales. 

Luego de dos mandatos, Liliana Montero dejará su banca. “Me voy con la satisfacción de haber cumplido, en función de mis convicciones, el rol que la sociedad me otorgó. Esto no quiere decir que no haya tenido errores, pero eso no quita que yo sienta que he cumplido con esos mandatos”, asegura. 

“Me parece que en este segundo mandato ha habido otra predisposición por parte del oficialismo para con algunas cuestiones, como por ejemplo a responder pedidos de informes. Hubo otra dinámica respecto a la presencia de los ministros en la legislatura que ha marcado una diferencia y un mayor consenso para avanzar con las leyes; eso es algo positivo”, afirma la legisladora que supo ser presidenta de bancada del Frente Cívico cuando ser mujer y ocupar ese lugar era algo muy poco usual en la política provincial. “En aquel momento fue muy difícil desde la dinámica de funcionamiento. Después, se fue construyendo con el transcurrir del tiempo. Mi experiencia me enseñó que las mujeres somos más directas, más operativas y generamos mayor consenso”, afirma. 

De legisladora a primera concejala de izquierda

Desde el Frente de Izquierda, Laura Vilches considera que el balance ha sido positivo. “Llevamos al recinto una serie de reclamos que se manifestaban en la calle”, destaca en su análisis. “Todo lo relacionado con los derechos de las mujeres ha sido muy importante con nosotros y, de hecho, con Liliana Olivero y Cintia Frencia pudimos hacer punta cuando el feminismo era todavía una ‘cosa rara’. También pudimos plantarnos siempre desde los derechos de los trabajadores y eso es lo que queda”, asegura. 

“Acá se votan leyes que muchas veces van en contra de las mayorías, por lo que mantener la representación va a ser fundamental”, dice quien se convertirá, mañana, en la primera concejala de izquierda en la historia de la ciudad, que también destaca la norma que permitió que los menores de 16 años pudiesen votar en la provincia. “Es una conquista de la juventud que es la que hoy está siendo protagonista de los cuestionamientos al status quo en todo el mundo”, afirma.  

Otro de los históricos que también dejará el cuerpo es el radical Miguel Nicolás, uno de los más activos en el recinto. “Siempre es productivo que esto llegue a buen término porque este es el lugar en que se construye la democracia”, dice. “Ojala que el exceso de poder que va a tener el peronismo no los embriague de poder más de lo que están. Al comienzo de este período se podía discutir pero, con el transfuguismo político, llegaron a tener una mayoría en la que ya se hizo todo muy difícil”, advierte, a la vez que anticipa que se dedicará a trabajar para la unidad de su partido. “Yo cumplí con mi cargo con mucho orgullo pero decidí no repetir porque nunca avalé la idea de un partido dividido, por lo que no acepté formar parte de ninguna de las dos listas”, señala.  

Los bloques que ya no estarán

Además de algunos nombres históricos, la próxima Legislatura tampoco contará con dos de sus actuales bloques más grandes: el Frente Cívico y Córdoba Podemos.  

Desde el juecismo, Daniel Juez dice que “en términos generales, el balance es bueno, a pesar de lamentable pérdida de dos compañeros: Adriana Oviedo que se pasó a las filas de Unión por Córdoba y Juan Pablo Quinteros que abandonó el espacio”. “Tenemos el honor de haber aprobado leyes importantes en un período en que hubo muchas discusiones en las comisiones, en donde siempre primó el respeto y eso es muy importante”, afirma. 

“En términos políticos, no pudimos reflejar el trabajo hecho por el interbloque Cambiemos en algo que le sirviera a los cordobeses como una alternativa de gobierno. Apostamos nuestro esfuerzo en la capital para que Luis Juez sea Intendente y eso no alcanzó. En esa apuesta, nos quedamos sin representación en la próxima legislatura, pero las cosas nunca han sido fáciles para el Frente Cívico”, asegura el legislador. “Vamos a trabajar convencidos para proponerle una alternativa a los cordobeses en el 2023. Siempre hemos hecho todo lo que pudimos y creemos que la posibilidad va a ser cierta y concreta en las próximas elecciones”, afirma. 

Por su parte, Martín Fresneda afirma que la experiencia de Córdoba Podemos fue “contradictoria”. “El espacio se armó pensando en ganar una elección provincial que se terminó perdiendo y cinco meses antes de la sorpresiva victoria de Macri que, junto con una profunda transformación a nivel regional, fue haciendo que las expectativas que se habían depositado en el bloque se fuesen diluyendo. En ese marco, algunos integrantes entendieron que su propio caudal político corría peligro y se fueron yendo. No los juzgo, pero nosotros decidimos quedarnos a representar el mandato que la sociedad no había otorgado”, asegura. En ese contexto, el legislador señala que el espacio representó “la postura política de Cristina Fernández en un tiempo marcado por la estigmatización” de la figura de la ex Presidenta, que logró sostener su caudal político para convertirse nuevamente en un factor fundamental en el poder político nacional. 

Desde el plano institucional, el ex Secretario de Derechos Humanos entiende que el trabajo legislativo se caracterizó por el respeto de la postura ideológica en cada uno de los debates; tanto por las leyes que se terminaron enriqueciendo con los aportes de los integrantes del bloque, como por la resistencia ejercida cuando lo consideraron pertinente. “Muchas veces hemos quedado en la marginalidad de la discusión pero también hemos podido avanzar con leyes que tenían un gran empuje desde la sociedad civil como la Ley de Agricultura Familiar, la del Abogado del Niño, y la de Enfermedades poco frecuentes”, asegura. 

A pesar de saber que Córdoba Podemos “no logró los propósitos que se había propuesto”, Fresneda entiende las análisis deben hacerse con la debida perspectiva. “Nosotros fuimos Frente para la Victoria, Córdoba Podemos, Unidad Ciudadana y, ahora, Frente de Todos. Eso te sintetiza una historia de esfuerzos en pos de alcanzar los niveles de apertura que fueron necesarios para poder volver a ganar la elección. Hubo un diálogo muy importante con el peronismo en todo el país y este espacio entendió que era necesaria una revisión profunda. Desde el diálogo y la autocrítica, eso fue lo que se hizo”. 

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar