Belgrano arde: la política toma la escena en el club

Deportes 15/11/2019 Por
Franceschi luce abatido, Pérez mostró apetencias de regresar, mientras Artime y Montoya forman una oposición hoy atomizada. El panorama es incierto y el presente, preocupante.
Club Belgrano
Franceschi en el ojo de la tormenta. - Armando Pérez, el “Luifa” Artime y Montoya, protagonistas de la vida política celeste.

chapa_ed_impresa_01

Cuando la pelota rebota en el palo y no entra, en muchos contextos las responsabilidades caen más sobre la dirigencia que en los futbolistas que salen a la cancha; o mejor dicho, sirve este elemento de subterfugio como para plantear cuestiones políticas, donde el resultado deportivo del fin de semana puede darte algo de alivio o ponerte en pie de guerra. 

En Belgrano, desde el descenso a la Primera Nacional y con un presente mucho más incómodo de lo esperado, el objetivo obliga a tener la mente puesta en el desafío de mantener la categoría, debido a que el sueño de regreso a Primera ya parece una utopía. 

Y no se viven tiempos de paz precisamente: la política hace su parte…

Dentro de ese contexto, aparecen los actores externos que aspiran al poder justo en la previa de un año eleccionario como el 2020. 

Los internos también juegan su papel. La atmósfera no parece ser propicia para el oficialismo, con la catarata de pedidos de renuncia para el presidente Jorge Francheschi. Por eso es que desde la oposición y los lugares de siempre ya levantan su bandera y se frotan las manos. Para decirlo más simple: el líder de la última etapa contemporánea de Belgrano, Armando Valentín Pérez; y los  opositores Santiago Montoya más el ex jugador e ídolo Luis Fabián Artime (por ahora, sin unidad) ya hicieron manifiesta su vocación de apuntar a las elecciones en pos de convertirse en gobierno del club de Alberdi y eso ya genera un ambiente especial.
De la comisión actual solo hay silencio absoluto.

Ya hay debates mediáticos, expresiones proselitistas, denuncias y acusaciones aunque poco de propuestas. No obstante, cada candidato tiene sus cartas por jugar mientras el equipo hace malabares para no caer al Federal A, que lo tiene a solo dos puntos de esa amenaza.

Armando Pérez, regreso junto al “Ruso”

Pérez se mantuvo distanciado de la dirigencia actual a pesar de que tiene el cargo de director ejecutivo, como queriendo despegar su imagen del descenso. Por eso estuvo de visita la semana pasada en el predio de Villa Esquiú, que, casualmente lleva su nombre. Dialogó con algunos empleados, presenció la práctica y dio por sentado su postulación en los próximos comicios. Vale aclarar que se trata de la persona más preponderante de la historia contemporánea de Belgrano, siendo gerenciador, presidente y el hombre cuya gestión levantó la quiebra de la entidad. Por eso cada paso suyo se siente y tiene repercusiones.

Dentro de las planificaciones deportivas, las dos partes coinciden en convocar a ex jugadores de la institución.

Está claro que tiene su gente, muchos de los cuáles permanecen en la dirigencia, pero sin ninguna relación con el grupo de “Amás Belgrano”, que metió tres vicepresidentes en la lista oficial. Otra verdad de perogrullo es que a pesar de algún distanciamiento con el titular Franceschi, son pares. De hecho el propio Pérez bendijo a Franceschi como sucesor en los escrutinios de 2017. Sería un poco irrisorio suponer que son enemigos. Aunque claro está, no figuraría dentro de los planes de Pérez en su nuevo proyecto. O al menos, no dentro de la nómina electoral, salvo que sea algún cargo de escaso relieve mediático y perfil bajo, como lo fue siempre antes de su gran salto al despacho principal. No obstante, por su trayectoria y legado en Belgrano, es imposible no imaginar a Pérez con un núcleo duro de seguidores y con eso le alcanzará para dar batalla. Y más si en su plataforma de campaña mantiene en agenda el posible regreso de Ricardo Zielinski en la conducción técnica.

El “Ruso” figura con respaldo de sobra en Atlético Tucumán. No obstante, por tratarse de Pérez, escucharía la oferta desde Alberdi. Es el DT más ganador de la historia del club en base a aquel ascenso enviando a River al descenso, eso en el hincha impacta inigualablemente con una sensación especial y es un plus a favor. Y para agregar algún otro condimento pasional, manifestó que buscará repatriar a Guillermo Farré, ídolo en aquella jornada inmortal en el Monumental, aunque en calidad de manager. O vaya a saber qué otro plan tendrá entre manos. 

Con esas piezas en danza, parece tomar una ventaja importante pero no suficiente como para ser determinante en la elección principal.

El “Luifa” Artime y Montoya, a escena

Las arenas políticas se siguen moviendo. Y en este caso el nuevo personaje dentro el tablero es nada menos que el ex delantero e ídolo Luis Fabián Artime. En la vereda opuesta a Pérez desde siempre, otra vez subraya y pone de relieve sus diferencias con él.

“Por suerte somos el agua y el aceite. En 14 años solo una vez me invitó a tomar un café para hablar de Belgrano. Yo reconozco las cosas buenas que hizo Pérez pero es parte del pasado”, supo contestar el “Luifa” a algunas provocativas declaraciones del ex titular celeste.

Artime mantiene reuniones con varias agrupaciones políticas,  como “Encuentro Pirata” que tiene como líder a Santiago Montoya, sempiterno opositor en la era Pérez; y también con “Belgrano es de Todos”. En ese sentido, el máximo goleador en Alberdi en torneo de AFA ya hizo público su interés de “estar en algo”, dejar su zona de confort para involucrarse más con el presente deportivo e institucional de Belgrano. Recorre las filiales del interior y a su vez continúa en la búsqueda de algún otro referente que lo acompañe. ¿Será Montoya?.

Armando Pérez demostró que sigue teniendo las mañas políticas de siempre.

Hubo conciliábulos entre ambos pero no hubo acuerdo sobre quién sería la cabeza del proyecto. Montoya viene de perder en los últimos comicios, según el entorno del ídolo ya luce desgastado y no sería del todo conveniente unirse a su partido pero lo mismo ambos son conscientes de que si no hay alianza será casi imposible batir a Pérez en las urnas. 

En ese sentido, hay otros apellidos de renombre que podría colaborar o acercarse al equipo técnico: el empresario Antonio Mariano, propietario de una cadena de supermercados, más Rodrigo Rufeil, intendente de La Calera.

Dentro de las planificaciones deportivas, las dos partes coinciden en convocar a ex jugadores de la institución como asesores, al estilo Luis “Chiche” Sosa, Marcelo Bonetto, Germán Martelotto y Cosme Zaccanti.

Montoya nunca tuvo tregua con el oficialismo: fue el primero en “denunciar” que la pelea entre Pérez y Franceschi es “un montaje” para que después el hombre fuerte de los cosméticos pueda despegarse del fracaso deportivo y aspirar a un nuevo mandato.

Artime tiene una visión parecida: “Resulta que ahora Pérez es oposición al tipo que él mismo bendijo y apoyó para que sea presidente, eso no suena coherente y no me lo creo”. Montoya fue respetuoso con Artime, pero queda claro que quedaron algunos asuntos pendientes. En esto, son consciente de que un paso en falso los deja fuera de la discusión, y mientras no haya concordia, los comicios siguen abiertos y con el ex titular de “Córdoba Celeste” como candidato principal. Pero claro, si continúa este inestable y delicado momento deportivo, las balas de las críticas del hincha también lo pueden salpicar y entonces todos tendrán las mismas posibilidades.

Oficialismo disidente en danza

A todo esto, ¿qué plan tendrá la parte del oficialismo no afín o disidente a Pérez? Sergio Villella manifestó que se retirará de la vida política del club una vez cumplido el ciclo en abril; Juan Colome no tuvo pronunciamientos en tanto que el tercer vice Ramón De la Rúa podría tener vocación de continuar. Mantiene diálogo con Artime, eso es sabido, pero más por la relación que por ideología.

Es decir, de esa trinchera no aparecen en el horizonte voluntades políticas manifiestas como en otros años, pero nada debe descartarse en este escenario.

El otro escollo por resolver para el oficialismo es la reprogramación de la Asamblea General Ordinaria que fue rechazada por el socio en abril pasado, como parte de un castigo  en respuesta del descenso, sin dudas. Hubo intenciones de realizarla en este diciembre pero con el malhumor global del hincha parece que tendrá destino de postergación inminente a pesar de que están vencidos los plazos en Inspección de Personas Jurídicas. Bien vale decirlo, de la Asamblea pasada frustrada no hubo aprobación y ningún miembro de la comisión salió ileso, salvo Armando Pérez, quien estratégicamente no asistió, exponiendo a Franceschi y su grupo ante la horda iracunda que no le perdonó ningún aspecto del Balance y Memoria, libros contables que ni siquiera fueron revisados. En esa acción, Pérez  demostró que sigue teniendo las mañas políticas de siempre.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"