Juzgarán a Monsanto por “ecocidio”

Sociedad 03/10/2016
Un médico de la Facultad de Ciencias Médicas de Rosario será el único profesional latinoamericano que expondrá como testigo ante el Tribunal de La Haya. El juicio comienza la semana próxima.

El médico Damián Verzeñassi, subsecretario académico de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), será el único galeno de Latinoamérica que expondrá como testigo en el Tribunal Internacional Monsanto (TIM), que se realizará del 14 al 16 de octubre en La Haya, Países Bajos.

El TIM es una iniciativa de la sociedad civil internacional para examinar la responsabilidad por las violaciones a derechos humanos, crímenes contra la humanidad y ecocidio, que se presume que cometió la compañía química estadounidense Monsanto en numerosos países.

Un total de cinco prestigiosos jueces escucharán los testimonios de las víctimas y darán una opinión consultiva siguiendo los procedimientos de la Corte de Justicia Internacional.

Una asamblea popular paralela dará la oportunidad de expresarse a los movimientos sociales.

Un grupo de organizaciones no comerciales y activistas de Derechos Humanos demandaron a la transnacional biotecnológica Monsanto por crímenes de lesa humanidad y ecocidio ante el Tribunal Internacional de La Haya.

La empresa deberá enfrentarse a un juicio que se desarrollará del 14 al 16 de este mes en el que deberá responder por los daños irreparables que ha causado en el medio ambiente y la salud humana por sus productos tóxicos desarrollados desde principios del siglo XX.

La defensora ecológica y sanitaria OCA, informó que entre el 12 y el 16 de octubre de 2016 está prevista la celebración del juicio después de que el tribunal de La Haya estudió los hechos que se le imputan a la estadounidense Monsanto.

Entre las empresas demandantes destacan la OCA, IFOAM International Organics, Navdanya, Regeneration International y Millions Against Monsanto entre otras.

Se lo acusa a Monsanto de desarrollar, producir y vender el glifosato, el herbicida más usado en el mundo, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es potencialmente cancerígeno.

La empresa norteamericana, ha enfrentado varias denuncias a lo largo de su historia, la más reciente de ellas fue la falta de etiquetas en sus productos que señalaran los efectos dañinos sobre la salud, lo que generó una protesta internacional en 2013.

Te puede interesar