“Quiniela Ya” encendió la campaña electoral en Córdoba

Política 15/02/2017 Por
La polémica por el juego se instaló como el primer debate serio entre oficialismo y oposición en el año electoral. La posición de intendentes radicales y la que tomaron peronistas o sectores afines al Gobierno provincial.
quiniela

La controvertida Ley de Bosques, que trató de ser impulsada en el final del 2016 promete volver a ocupar los primeros planos en las próximas semanas. Sin embargo, la misma, por más polémica que sigue generando forma parte de la agenda del año pasado, de los proyectos que trataron de ser promulgados y que, en medio de un rechazo generalizado de la oposición como así también de la sociedad, debió ser cajoneado hasta lograr el “consenso”.

A 15 días de iniciadas las sesiones en la Legislatura cordobesa, y con una espuma que fue bajando a dos semanas de la presencia del gobernador Juan Schiaretti en la Unicameral, el debate por el cuestionado juego “Quiniela Ya” asomó como el primer gran tema de confrontación parido en este 2017 de elecciones. El primer cruce fuerte entre oficialismo y oposición con una historia que amaga con escribir más de un capítulo; que no se terminó con la suspensión del mecanismo en el ejido de la capital cordobesa y que tampoco lo hizo con la salida del director de Lotería de Córdoba, José Aiassa. El empresario de medios que, además de haber dirigido el organismo provincial es uno de los dueños de Canal C- Showport y que continúa encabezando el Cormecor, el ente intercomunal que sigue buscando predio para “la gestión sustentable de los residuos sólidos del área urbana”, según lo difundido por la propia web de la corporación intermunicipal.

Pero todo este tema, es motivo de otra discusión.

Retornando al conflicto por “Quiniela Ya”, el mismo se inició hace exactamente una semana, cuando una persona ajena a los pasillos de la Unicameral le acercó a un grupo de legisladores de la oposición su curiosidad en torno al juego que se promocionaba en pleno centro, a metros de la Plaza San Martin.

Ahí, comprobaron cómo con una apuesta rápida, el jugador dejaba su suerte librado a un software que definía la suerte del apostador.

A partir de ello, varios parlamentarios, entre ellos Liliana Montero desde Córdoba Podemos realizaron denuncias que terminaron repercutiendo la semana pasada. Ocasionando las consecuencias nombradas anteriormente pero que no fueron las únicas.

Ahora, el radicalismo recogió el guante y encontró otro tema para pararse en la vereda contraria al oficialismo encarnado por Unión Por Córdoba. El intendente capitalino Ramón Mestre fue el primero en levantar la bandera, cancelar la continuidad del juego y clausurar agencias; y la continuidad la dieron sus pares en el interior enrolados en el centenario partido.

Daniel Salibi, el jefe comunal de Mendiolaza cuestionado en reiteradas ocasiones por su buena sintonía con el peronismo que gobierna la provincia, fue el segundo. Y le siguieron luego, en Río Tercero, Alberto Martino; y en Río Segundo, el mestrista Javier Monte.

Pero, de la misma manera que el radicalismo cierra “cajas” al oficialismo provincial, el peronismo encuentra jefes comunales aliados que tratan de disimular la problemática y no cancelar la novedosa modalidad. En muchos casos, porque en sus cartas orgánicas no hay un impedimento explícito; y en otros, por una cuestión política: o son cercanos al Gobierno provincial desde hace años, o tratan de tener buena relación en el nuevo mapa PJ que se discute en la provincia.

Este último caso, es el del villamariense Martín Gill, con una semana agitada por las investigaciones y denuncias que recaen en su antecesor Eduardo Accastello y a quién él, ya no responde como ahijado político. Muy por el contrario, la cercanía con Schiaretti, es el principal argumento para esa grieta K.

En el sudeste provincial, ven a Gill como uno de los que encabezó el despliegue del “Quiniela Ya” en la región, con 110 nuevas máquinas instaladas no solo en Villa María, sino también en localidades como Dalmacio Vélez, Arroyo Cabral o Las Perdices.

La crítica al jefe comunal villamariense radica en una complicidad basada en la ausencia de un decreto que lo avale, como así tampoco el paso previo de la discusión por el Concejo Deliberante.

Todo esto marca que el cuestionado mecanismo de apuesta inmediata se erigió como el primer gran tema de discusión entre oficialismo y oposición; y que, seguramente concluido el año, será solo un recuerdo entre tantas batallas.

 

Te puede interesar