En el ojo de la tormenta

Opinión 13/02/2017 Por
La problemática de las inundaciones y las acciones para paliar la situación precisan de la autocrítica de los gobernantes. en las últimas dos décadas la situación se agravó.
FOTO DESBORDE CANAL SAN ANTONIO 180416 1
Córdoba inundada y sin respuestas claras. Foto: Archivo

En Leones, en el marco de las Jornadas Trigueras Nacionales asistimos a la conformación del Consorcio Regional de Gestión Integrada de Cuencas, espacio que nuclea a productores, Consorcios Canaleros, Camineros y de Conservación de Suelos, autoridades y funcionarios.

Con atención escuchamos cada una de las intervenciones que brindaron herramientas de diagnóstico sobre la grave situación que atraviesa la provincia de Córdoba.

Vimos las secuencias temporales en el aumento de las precipitaciones, en el crecimiento de las napas freáticas y en el proceso de reemplazo sostenido de los cultivos diversificados y de la ganadería por el monocultivo de soja. También el impacto de las erosiones del suelo y del anegamiento. La falta de obras y de políticas integrales, el proceso de desmonte del suelo, más el crecimiento de la superficie cultivable (y en particular de la soja) han hecho de eso un combo perfecto.

El resultado es una provincia que no puede manejar el agua, un suelo cuyas plantaciones absorben menos de lo que cae y un sistema de escurrimiento que no es capaz de procesar el incremento de las precipitaciones, acumulándose sobre una esponja que no puede absorber más. La demora en las obras hídricas y la falta de planificación han agravado considerablemente el problema.

Escuchamos a funcionarios provinciales contar la historia tomando los últimos cien años. Pero vimos en sus propios gráficos, cómo en las últimas dos décadas la situación se agravó de manera evidente. Ante sus narices el problema tomó dimensiones cada vez mayores. En ese tiempo, no escucharon a quienes encendían voces de alerta.

No tuvieron previsión ni mucho menos planificación del mediano plazo. La relación causa-efecto se vino sobre todos nosotros. Y hoy el agua hace estragos…

Mientras íbamos a Leones, nos agarró una lluvia torrencial. Transitamos varios kilómetros en el ojo de la tormenta, y no podíamos dejar de pensar en la paradoja de sentir que el agua no nos estaba haciendo fácil el camino. Pensamos en los tantos lugares de Córdoba que estarían sintiendo una vez más el golpe de la naturaleza…

Celebramos el encuentro, pero creemos que todavía falta mucho más.

Necesitamos espacios que integren todas las voces, necesitamos que el Gobierno Provincial exhiba -si lo tiene- un plan integral, necesitamos que los vecinos, productores e instituciones estén empoderados para controlar, necesitamos revisar las prácticas agrícolas, necesitamos recuperar los montes y los bosques. Necesitamos pensar y actuar con sustentabilidad ambiental.

Pero también y como punto de partida, necesitamos escuchar la autocrítica de quienes en estos 18 años no supieron o no quisieron escuchar.

Así, sin hipocresías ni especulaciones cortoplacistas, todos juntos podremos generar las acciones que empiecen a mejorar las perspectivas futuras que hoy tenemos.

 

Brenda Austin, diputada nacional UCR Córdoba

Te puede interesar