“He comenzado un nuevo círculo en mi vida”

Sociedad 30/09/2016
Peteco Carabajal dialogó con La NUEVA Mañana sobre el encuentro con su hijo después de 32 años, quien inspirara la canción “La Estrella Azul”. “Quiero que conozca Santiago del Estero, pero todo se va a ir dando cuando él lo decida”, aseguró.
Ampliar
Homero, Juan y Peteco, íntimos.

“A veces sueño que está aquí y se ilumina el camino”, dice Peteco en “La Estrella Azul”, canción inspirada en Juan, ese hijo que tuvo hace 32 años con Úrsula, una empleada de la embajada de Austria en la Argentina y a quien hacía muchos años no veía.

El sueño se volvió realidad.

Peteco viajó muchas veces con la intención de encontrarse con su hijo pero no pudo.

La única vez que tuvieron contacto fue cuando Juan era muy pequeño, vivía junto a su madre en África y fue gracias a Mercedes Sosa.  

La oportunidad se presentó nuevamente durante la gira que el cantor realiza en este momento por Europa. Le llamó una vez más, y su hijo accedió al encuentro un día antes de la partida. 

Acompañado por su hijo Homero, Peteco pudo volver a abrazar a Juan.  

“Lo más importante que me está pasando a mí es que he podido, de alguna manera, ver comenzado un nuevo círculo de la vida sobre todo para mis hijos, la tarea ha sido para con ellos”, dijo Peteco en diálogo con La NUEVA Mañana.

 “Yo durante 32 años he estado ligado a esta historia y en silencio siempre”, agregó.

 “Es la primera vez que nos podemos encontrar en un ámbito corto en un bar y hablar distendidos, de diversas cosas cada uno desde su lugar, riéndonos”.

Respetuoso de la historia y del alma, Peteco prefiere ir al encuentro de los tiempos de Juan. “No hemos tenido un momento en privado porque él vive esto a su manera y no tiene por qué hacerse cargo de una historia que se generó alrededor. Yo pienso que mucho silencio no es bueno, pero muchas palabras tampoco son buenas, prefiero respetarlo a él”.

“No sé cuándo va a venir a la Argentina, pero siempre mi vida ha sido así, no quiero en este momento que se produzca una incomodidad para él.  Mucha gente está involucrada, mucha gente ha vivido esta historia desde siempre y se han hecho eco porque le ha pasado algo parecido, y representa un ejemplo, muchos me lo han dicho. Pero también tiene que ser un ejemplo el saber respetar la realidad”, manifestó a este diario.

“A gatas es la segunda vez que lo veo ya de grande y podemos hablar. Hubo una conversación para conversar de nuestra historia, y esta vez el encuentro con mis hijos ha sido alegre, distendido, hermoso”, contó.

También participó Úrsula, con quien pudo dialogar. “Hablé más con la madre que con él, con quien tenía cosas para hablar más en privado, yo conversaba con ella en la mesa y cada tanto me prendía a la conversación de los chicos que estaba animada porque eran todos jóvenes, todos con una misma sintonía”.

Peteco pudo ver a Juan sólo una vez cuando era pequeño gracias a la querida Mercedes Sosa, quien viajaba mucho a Europa y conociendo la historia de Peteco, lo invitó a integrar la banda durante la gira. Peteco sabía que Juancito estaba en Nairobi, África.

Ya en el Viejo Continente, la "Mecha" le dio dinero para que viaje a conocer a su hijo. Úrsula les permitió compartir un par de horas aunque acompañados por una custodia.    

Le había llevado de regalo un bombo legüero y una camiseta de Boca. Esa fue la única vez que se vieron antes de este encuentro.

“Ahora fue todo muy lindo, eso es lo importante, y en algún momento va a venir a la Argentina, quiero que conozca Santiago del Estero, pero todo se va a ir dando cuando él lo decida, como pasa con los hijos ¿no?”.

Mariana Romito

mromito@lmdiario.com.ar

Te puede interesar