"Me dolió irme de Instituto en el 2015"

Entrevistas 07/02/2017 Por
A sus 35 años de edad, Julio Moreyra juega en Deportivo Colón de Colonia Caroya en el Torneo Federal C. El pasado y presente de un “Indio” que no para de dar batalla.
Ver galería Julio Moreyra
1 / 3 - Julio Moreyra

En base a garra, entrega y coraje, a sus 35 años de edad, Julio César Moreyra sigue dando “batalla” adentro de las canchas. Este año, el ex defensor de Instituto se transformó en uno de los refuerzos más importantes del Torneo Federal C al sumarse al Deportivo Colón de Colonia Caroya, equipo que integra la Zona 2 de la Región Centro de Córdoba, junto a Atlético Carlos Paz, Sportivo Rivadavia de Carlos Paz y Tiro Federal de Cosquín.

“Se está trabajando pensando en el ascenso y eso fue lo que más me sedujo”, expresó “Pico” Moreyra, todavía amargado por no haber podido debutar el pasado sábado en la derrota del “Depor” ante el Atlético Carlos Paz por 3 a 1 de visitante, producto de una molestia física.

“Estoy muy contento y agradecido por esta posibilidad. Deportivo Colón es un club ordenado, bien organizado, donde no te falta nada y tiene todas las comodidades. En lo deportivo, viene de ser Campeón anual de la Liga Colón en 2016, tiene experiencia en estos Federales (perdió la final por el ascenso al Federal B en 2015) y el objetivo es ascender”, comentó el experimentado marcador central, tras militar la última temporada en Sarmiento de Leones, para luego agregar: “Me gustó la propuesta, se armó un buen plantel y ahora depende de nosotros conseguir el objetivo de llegar al Federal B. Acá es ascenso o ascenso”.

En Colonia Caroya, el lungo defensor de 1,90mts. de altura, además de compartir plantel con los experimentados Franco Amaya (ex volante de Belgrano y Racing de Córdoba) y Alexis Olivera (ex delantero de Talleres y Racing de Córdoba), se encontró con dos viejos conocidos con pasado en Instituto: “El Loro” Sebastián Arrieta (volante santiagueño) y el médico Enrique “Quique” Ambrosini (actual ayudante de Campo del DT Héctor Conci): “Con Ambrosini ascendimos juntos con Instituto en el 2004… ¿Quién te dice que no repitamos ahora con Deportivo Colón?”, tiró a la pasada.

Sobre el paso en “falso” dado en Villa Carlos Paz el pasado domingo, el “Indio” afirmó con toda su experiencia a cuestas: “No fue el debut soñado, arrancamos ganando y terminamos perdiendo 3 a 1. Lamentablemente sufrimos varias lesiones en la última práctica y el equipo estuvo diezmado. Hay que estar tranquilos porque esto recién arranca, hay que hacerse fuertes de local y no perder más puntos. Son torneos duros, canchas complicadas, viajes de por medio y todos te quieren ganar… Pero son obstáculos a superar si queres ascender y ser protagonista. Estoy seguro que vamos a dar pelea porque tenemos un muy buen equipo, un mix entre experiencia y juventud. Espero rendir al máximo y aportar lo mío para que entre todos podamos conseguir el ansiado ascenso”.

Con Deportivo Colón, el “Indio” promete hacer “barullo” en el Federal C y ya tiene pintada la cara para una nueva batalla. Porque… Indio, tener orgullo. Indio, saber pelear.

“Sigo sintiendo lo mismo por Instituto”

 “Siempre sigo a Instituto. Soy hincha, así que sufro y me alegro como cualquier otro. Tengo contacto con los chicos que están actualmente en el plantel como Gustavo Gotti y Emiliano Endrizzi, y hasta que se fue a Godoy Cruz de Mendoza, hablaba mucho con Maxi Correa. Todos saben lo que significa Instituto en mi vida”, sostiene “Pico” con su ADN cien por ciento “Albirrojo”. “Me quedó una espina clavada cuando volví en 2014 y las cosas no salieron como esperaba. Tuve muchas lesiones, no pude hacer la pretemporada porque estuve engripado y además tuve algunos problemas personales. Todo eso me pasó factura y encima, el equipo no anduvo y los resultados no acompañaron”, recuerda el “Indio” con un dejo de nostalgia, bronca, impotencia y amargura.

A mediados de Junio, Moreyra se sumó a la “Gloria” pero a principios de 2015, el entrenador Carlos Mazzola y la Comisión Directiva encabezada por Ricardo Morelatto le comunicaron que no iba a continuar en el plantel al declararlo “prescindible”.

“Me hubiese gustado estar seis meses más y hacer una pretemporada completa para demostrar que podía jugar y rendir, pero la dirigencia se manejó muy mal y me cerró las puertas. Nadie vino a dar la cara. Lo que más me dolió es que nunca vinieron de frente a decirme que no querían contar más conmigo. La verdad, me dolió irme así de Instituto. Fui capitán, un referente, conseguí el ascenso en el 2004, soy hincha del club y siempre dí la vida por esta camiseta. Soy el primero en reconocer que no rendí como esperaba, pero esperaba un poco más de consideración, o al menos otro trato. Amo al club, mi hija va a la pileta y a la escuelita. Yo me crié en Instituto desde los 7 años y fue como mi casa, hasta los 19 años fui a la popular como un hincha más… Esperaba otra cosa, realmente. Pero bueno, el fútbol así y yo no guardo rencor. Sigo sintiendo lo mismo por Instituto”.

Moreyra

“Soy consciente que no fui un Roberto Ayala, sino un defensor rústico, duro y metedor. Soy un laburante del fútbol. A mí todo me costó el doble".

 “No pienso en el retiro”
A 17 años de su debut profesional, “Pico” Moreyra siente que todavía le queda mucho hilo en el carretel: “No pienso en el retiro, estoy bien físicamente y siento las mismas ganas de siempre por entrenar y seguir jugando. Además, desde hace un tiempo estoy en Córdoba, cerca de mi familia y mis afectos, y eso ayuda un montón”.

Finalmente, el "Indio" aseguró:  "Me siento feliz por la carrera que hice y soy un agradecido de todo lo que me dio el fútbol. Así que espero jugar un par de años más todavía”

Moreyra y su nuevo club
El Indio Moreyra en Deportivo Colón (Foto: http://diarioeldespertador.com.ar)

15 clubes, 6 países

A sus 35 años de vida, el “Indio” Moreyra registra un paso por 15 clubes y 6 países en su dilatada carrera como profesional.

Debutó en Instituto, el club de sus amores, en el 2000. Allí, consiguió el ascenso del 2004 y llegó a jugar una temporada en Primera División. En total fueron cuatro etapas por el club de Alta Córdoba; la última, en 2014 donde se fue con más pena que “Gloria”. En 2005 recaló en la Universidad de Chile, donde disputó dos temporadas, no consiguió ningún título pero se recibió de “ídolo” de la parcialidad de la “U”. Además, pasó por Quilmes, Godoy Cruz y Nueva Chicago en la máxima categoría del fútbol argentino; y también por el ascenso: Independiente Rivadavia de Mendoza y Patronato de Paraná. En el exterior, se dio el gusto de militar en el Ankaraspor de Turquía (2009), Universidad San Martín de Perú (2011), Blooming de Bolivia (2013), Olmedo de Ecuador (2015) y Santiago Morning (2016) del ascenso de Chile. En los últimos años jugó en el interior provincial: Estudiantes de Río Cuarto (2015) y Sarmiento de Leones (2016). Actualmente, se transformó en la “nueva estrella” de Deportivo Colón de Colonia Caroya para disputar el Torneo Federal C.

 

Te puede interesar