A 3 años del incendio de Iron Mountain, familiares apuntaron contra Gómez Centurión

País 05/02/2017
Familiares, amigos y personal de bomberos recordaron hoy a las víctimas del incendio ocurrido en la empresa Iron Mountain, ubicada en Barracas. En el siniestro, que la Justicia determinó que fue intencional, fallecieron ocho bomberos y dos rescatistas. Criticaron duro a Gomez Centurion.

Familiares, amigos, vecinos y personal de bomberos recordaron hoy en el barrio porteño de Barracas, a las víctimas del trágico incendio ocurrido en la empresa Iron Mountain hace tres años, en el que murieron ocho bomberos y dos rescatistas y apuntaron contra el actual director de la Aduana, Juan José Gómez Centurión.

A las 9.15 se escuchó el sonido de las sirenas de las autobombas, previo a un minuto de silencio.

"Nuestro único objetivo es mantener viva su memoria y pedir por justicia. Honor y gloria para nuestros camaradas", señaló Jorge Campos, bombero y padre de Sebastián Campos, una de las víctimas.

En tanto, Ricardo José Martínez, padre de Maximiliano Martínez, otro de los fallecidos en el incendio, leyó cada uno de los nombres de las víctimas y dijo: "Gracias por recordar. No olvidemos para que esto no vuelva a pasar. Que vayan presos los responsables. Al que prendió fuego le digo que el dinero que le pagaron, que le diga a sus hijos que esa plata está manchada con sangre", señaló.

A su turno, los familiares del rescatista fallecido Pedro Báricola, de Defensa Civil del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires apuntaron contra Gómez Centurión, quien estaba a cargo de la Agencia Gubernamental de Control en el momento del incendio y pidieron a la Justicia que cite al funcionario.

"El responsable es Gómez Centurión y nunca lo citaron. No lo citan porque hay algo detrás de todo esto", indicó una familiar de Bárricola y denunció "amenazas de muerte de Gómez Centurión", a quien definió como "un mafioso".

La mujer aseguró que los familiares de las víctimas tienen "los teléfonos pinchados" y añadió que "los verdaderos culpables siguen en el poder", dado que del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires pasaron al Gobierno nacional tras la asunción de Mauricio Macri como presidente. "Los 10 muertos de Barracas no les interesan a nadie. Son como los de Cromañón y Once. Nos sentimos discriminados", indicó.

El pasado jueves, la fiscal Romina Monteleone, a cargo de la causa por el trágico incendio en la empresa Iron Mountain, pidió la declaración indagatoria de 32 personas, entre las que se encuentran los responsables de la firma, funcionarios del Gobierno porteño y Bomberos de la Policía Federal."En la propagación del incendio objeto de pesquisa han incidido una suma de deficiencias, irregularidades, negligencias e incumplimientos por parte de la empresa que tenía a su cargo la explotación del establecimiento siniestrado, de diversos órganos de contralor y de terceros que tenían a su cargo la responsabilidad de garantizar que el establecimiento cumpliera con todas las medidas de seguridad pertinentes", escribió la fiscal en su resolución.

Un incendio intencional

El incendio en el depósito de Iron Mountain en Barracas fue intencional de acuerdo a la conclusión a la que llegaron los peritos de la Policía Federal tras analizar los restos de las estructuras que se derrumbaron y provocaron la muerte de ocho bomberos y dos miembros de Defensa Civil, el 5 de febrero de 2014. En el lugar murieron los bomberos de la Policía Federal Anahí Garnica, Leonardo Day, Eduardo Conesa, Damián Véliz, Maximiliano Martínez y Matías Monticelli; los del cuartel Vuelta de Rocha, Sebastián Campos y Facundo Ambrosi; y los integrantes de Defensa Civil, José Méndez y Pedro Barícola.

La causa primero fue caratulada como incendio y luego cambiada al delito de estrago. Durante la investigación, en la que interviene el Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N° 18 a cargo del juez Pablo Ormaechea, se comprobó que fallaron los sistemas de emergencia del depósito. La mañana del siniestro se activaron las alarmas, pero no funcionaron los aspersores que debían rociar y apagar las llamas. Luego se determinó que las bombas no tenían la presión suficiente y que los depósitos de agua estaban a la mitad de su capacidad. Con esos elementos fue cobrando fuerza la hipótesis del sabotaje o incendio intencional.

Te puede interesar