Recalculando un punto de encuentro

Opinión 28/09/2016
(*) Por Néstor Moccia

Si hubo una experiencia política en los años ’80, que marcó a toda una generación de estudiantes de la Universidad Nacional de Córdoba, fue la irrupción del Frente Santiago Pampillón, frente construido al calor de la lucha por la democratización plena de los ámbitos universitarios(en particular) y de la sociedad (en general), potenciada por la resistencia a la “economía de guerra” anunciada por esos días desde el gobierno radical.

Este fin de semana,después de casi 30 años de conducir la Federación Universitaria de Córdoba (FUC), la Franja Morada, el brazo universitario de la UCR, fue derrotada por un nuevo frente, que no casualmente se puso de nombre Agustín Tosco, y que aglutina a SUR, La Bisagra, La Mella, entre otros.

De una forma u otra, aquellos jóvenes que fuimos parte de la experiencia del “Pampillón” -y que hoy ya pintamos canas- frente a esta noticia, no pudimos menos que alegrarnos mientras volvían a nuestra memoria algunos recuerdos de aquellos cortos, pero intensos años en plena primavera democrática. Después vinieron Menem, los ‘90 y la larga noche del neoliberalismo. No casualmente un gobierno como el actual, que expresa en esencia el mismo sesgo ideológico del menemismo, encuentra en este movimiento estudiantil una reacción semejante.

Dejamos para los detractores, los detallistas, o los resentidos de las causas perdidas, los calificativos si son de izquierda tradicional, k o anti k, si son progres o nac&pop, y afirmamos que son jóvenes militantes que lejos de reaccionar defensivos ante un contexto general que nítidamente se derechiza, clavaron el talón en tierra y desde la historia misma se abrieron un hueco desde donde dar la pelea. Y esta actitud de rebeldía y de búsqueda de unidad es digna de ser doblemente subrayada.

Pero esta es una sociedad distinta a la de los ’80. Hoy se multiplican por 10 los niveles de pobreza y desocupación de aquella década, por eso no puede pasar desapercibido que en el mismo momento en que se realizaba el Congreso de la FUC, los principales movimientos sociales del país (Barrios de Pie, Movimiento Evita y CCC) se reuníancon la CGT y las CTA para explorar respuestas comunes al ajuste en curso.

Esta nueva generación de estudiantes debe hacer el esfuerzo de vincularse con ese conjunto de sectores que, desde otro lugar, construyen una alternativa a las políticas del ejecutivo nacional. Porque si hay algo que logró la conducción pasada del movimiento del estudiantil, no fue solo vaciar de contenido gremiala los centros y a la federación, sino aislarlos de la realidad circundante.

Por otro lado, sería muy sano que los jóvenes radicales, que recibieron el duro golpe de ser desplazados de la conducción de la FUC, lejos de reaccionar agresivamente pudieran reflexionar sobre el lugar que ocupan sus banderas reformistas en un gobierno que nítidamente está reconfigurando el modelo político de la derecha. Porque a casi 100 años de la Reforma el riesgo es que las cortinas moradas del rectorado se tornen amarillas, y en eso vale la experiencia histórica ya que en la base objetiva del Frente Pampillón se encontraban cientos estudiantes de identidad y pertenencia radicalque sostuvieron sus ideales aún cuando su gobierno los iba abandonando.

Hablemos de Córdoba, escuchando a Córdoba.

La confluencia que permitió el triunfo del Frente Agustín Tosco no es un hecho aislado, y nos demuestra que hay reservas en las nuevas generaciones para intentar caminos unitarios. La masividad en las marchas que se oponen al ajuste en la provincia, al igual que la gran convocatoriaque se dio alrededor de la Megacausa La Perla, sirvieron para oxigenar a la militancia del campo popular, a la vez que nos dejan un importante tema pendiente: cómo podemos expresar en Córdoba a esos miles de ciudadanos y ciudadanas, trabajadores y estudiantes que buscan una alternativa política, sin resignarse a ser la “pata progre” de Cambiemos o del PJ que encabeza De la Sota.

Ojaláque,como tantas veces en la historia de esta provincia,los vientos de transformación que soplan desde la Casa de Trejosirvan para remontar nuestras voces y podamos tributar al logro que estos pibes obtuvieron, construyendo un punto de encuentro entre cordobeses. En esa búsqueda, esperemos encontrarnos pronto. 

(*) Ex Secretario General de la F.U.C. por el Frente Santiago Pampillón– 1988
Dirigente Movimiento Libres del Sur

Te puede interesar