La Justicia citará a declarar a familiares y vecinos por la fiesta trágica

Policiales 28/09/2016
Además, se supo que los resultados de la autopsia del cadáver del hombre encontrado en la construcción de Villa Allende Golf estarán entre mañana y pasado. Por el momento, para la Justicia “no hay delito”.
Ampliar
Foto ilustrativa.

En las próximas horas, la Justicia citará a declarar a familiares y vecinos del hombre que falleció el domingo por la madrugada tras sufrir un infarto. Se trata de J.C.G, quien murió luego de ingresar a su vivienda y descubrir que en la misma se estaba llevando a cabo una fiesta masiva de adolescentes.

Según trascendidos, para la Justicia “no hay delito” pero esto podría cambiar luego de los testimonios. Por el momento, el caso fue caratulado como "muerte de etiología dudosa". Además, se conoció que los resultados de la autopsia estarán entre mañana y pasado.

El hecho. Todo inició el domingo por la madrugada en una vivienda ubicada en calle Rosa de los Vientos, en la zona alta de barrio Villa Allende Golf. Allí, el padre de familia de 52 años intentó frenar el evento y, junto a otro hijo, comenzaron a pedirle a los asistentes que abandonaran el lugar. Uno de los chicos organizadores empezó a discutir con ellos y, según testimonios, hasta hubo intercambio de golpes. 

Pasadas las 2.30, un vecino llamó a Seguridad Ciudadana de Villa Allende para pedir una ambulancia. Sin embargo, el personal de servicio de emergencia médica trató de reanimar a la víctima durante 45 minutos, sin resultado positivo.

Eduardo, padre de uno de los menores, contó a Radio Mitre que pudo ver al dueño de la vivienda desmayado en el living: “Llamamos a la ambulancia. Intentamos reanimar a este señor. No hubo forma”, dijo y agregó que la situación “era de terror”: “No era fácil llegar, entonces la ambulancia demoró desgraciadamente y el desenlace lo sabemos todos”.

Por su parte, Felipe, hijo del hombre fallecido, contó a la misma emisora que “se esperaba al curso de mi hermanita para festejar un cumpleaños, y empezaron a caer cada vez más chicos, se metieron a la casa, saltaron alambrados, eso produjo nervios en mi familia”.

“Cuando (los chicos) ingresan al domicilio que no estaba permitido los quieren sacar. En un principio habíamos dicho que no se podía meter alcohol y vinieron con alcohol. Esto provocó un momento de tensión que (mi papá) no pudo aguantar”, concluyó entre lágrimas. 

Te puede interesar