Rusia 2018: equilibrando con Enzo Pérez

La Selección 09/06/2018 Por
La convocatoria del mendocino responde a la necesidad de Sampaoli de encontrar una pieza que pueda suplir varias funciones, no solo de interior sino también en parte en contención. Diferentes características con Lanzini.
enzoperez (1)
El volante River es como un enchufe universal, tiene atributos para dar una mano en diferentes roles y podría ser de utilidad para otros esquemas.




Rusia-chapa

Por: Federico Jelic
ESPECIAL DESDE RUSIA

Si tomamos en cuenta las opciones que puede aportar Enzo Pérez tanto en ofensiva como en defensiva, la determinación de Jorge Sampaoli de citarlo como pasajero a Rusia 2018 por la lesión de Manuel Lanzini tiene cierta lógica.

Es cierto que no se desempeñan en la misma función, sin embargo el volante River tiene atributos como para dar una mano en diferentes roles, con variantes en muchos sentidos y podría ser de utilidad para otros esquemas.

A ver: no cuenta con las mismas características de Lanzini, más como interior pero a su vez, con capacidad para romper líneas, buena pegada y poder ser vertical cuando se precisa, sin embargo, el mendocino es como un enchufe universal: puede ser doble cinco más predispuesto a la creación sin renunciar al sacrificio, puede ser interior, puede ser volante derecho y es cierto que no tiene la misma dinámica que lo llevó a ser pieza clave en la estructura de Alejandro Sabella en Brasil 2014, pero lo mismo puede servir como parche para prestar servicios en cualquier sector del mediocampo.

Con Ever Banega averiado, Javier Mascherano sin el nivel que lo consagró el mundial pasado y Lucas Biglia con el alta médico reciente, la necesidad de una pieza que pueda ocupar espacios en el doble cinco parecía casi obligada, sobre todo dentro de un esquema más proclive a pensar en el arco de enfrente. Pero para eso, es necesario un balance que le permite asentar la coyuntura. En eso, Pérez es el equilibrio justo.

A pesar de que no es "tapón", el mendocino cuenta con compromiso en la marca, puede estar en las bandas, pero siempre más predispuesto a ser nexo con creativos, llámese Lionel Messi. Ojo, también es cierto que en el último semestre en la Superliga no estuvo en el nivel que lo llenó de elogios y que lo hacía fijo en la nómina. Bajó el rendimiento y por eso a nadie sorprendió su exclusión de la aventura en Rusia.

Lanzini fue quien mejor congenió con el astro de Barcelona en las prácticas, de todas maneras, Pérez cuenta con un aditamento, un plus que lo hace especial: cuenta con un mundial en sus alforjas como experiencia, se ganó un lugar como polifuncional y jugó una gran final del mundial ante Alemania.

Esa trayectoria  puso a Pérez otra vez en escena, a pesar del corte inicial entre los 23 mundialistas. Además, en los momentos claves, fue pieza fundamental para darle la pelota a Messi en tres cuartos de cancha, como estación previa de la generación de juego. Y en Quito, en el trascendental duelo ante Ecuador en Eliminatorias, fue uno de los sobresalientes, luchando a la par de Messi con un perfil mixto, entre el creador y el equilibrista.

Demasiados pergaminos para que Sampaoli lo elija por encima de otras alternativas como Diego Perotti, Lamela, Leandro Paredes y Guido Pizarro, por ejemplo. Un combo de experiencia, rodaje y ajustes a varias.

Rusia-chapa-abajo



Te puede interesar