Elevan a juicio el primer caso de acoso en Córdoba

Córdoba 05/06/2018
El hombre está detenido desde febrero de este año, imputado por lesiones leves calificadas, amenazas, daños, desobediencia y resistencia a la autoridad y turbación de la posesión.
tribunales I
La fiscal Claudia Palacios pidió la elevación a juicio de una causa por acoso en contra de una mujer que trabajaba en un gimnasio. - Foto ilustrativa.

La fiscal Claudia Palacios pidió la elevación a juicio de una causa por acoso en contra de una mujer que trabajaba en un gimnasio y que fue acosada por más de un año por un hombre mayor que ella que fue detenido en febrero de este año.

El acosador está imputado por lesiones leves calificadas, amenazas, daños, desobediencia y resistencia a la autoridad y turbación de la posesión.

La víctima, que se identificó como Ana, dialogó este martes con el programa "Entre nosotros Rebeca" por Canal 10, y relató cómo comenzó la pesadilla de acoso y persecución que padecía desde el año 2016.

Según contó, el hombre la conoció en el gimnasio donde ella trabajaba. Con el objetivo de “charlar”, el acosador se volvió cada vez más insistente, lo que llevó al dueño del gimnasio a hacer uso del ‘derecho de admisión’ echándolo del lugar.

Esto no frenó al hombre que continuó acosándola, llamándola, contactándose con sus familiares y hasta tomó revancha dañando el gimnasio donde ella trabajaba.

“Consiguió mi número de teléfono y me llamaba muchísimas veces", dijo la víctima que contó que el hombre intentaba interceptarla cuando ella iba en moto: “Me cruzaba en contramano, pasaba semáforos en rojo, nunca frené pero una vez me tiró de la moto”.

Ante los repetidos y cada vez más graves episodios, la joven acudió a la justicia. Allí, no le tomaban las denuncias aludiendo que por ese tipo de situaciones no podían imputarlo, sólo podía realizar exposiciones.

“Yo ya no sabía qué hacer. La Justicia no te toma denuncias si el tipo no te ataca, pero si no te deja un moretón, fuiste”, manifestó.

La joven cerró sus redes sociales, cambió de trabajo, pero el hombre se enteró dónde lo hacía y la esperó en la puerta. Fue allí, en febrero del 2018, cuando Ana acudió al Polo de la Mujer donde le tomaron la denuncia, le otorgaron un botón antipánico y dieron una orden de restricción.

“El lunes 12 de febrero, que era el cumpleaños de mi pareja, el tipo aparece en la casa de él. Ahí es donde lo llevan preso por violación a la orden de restricción”, contó.

Hoy, la joven continúa con asistencia psicológica y el hombre se encuentra detenido por 18 hechos, está imputado por lesiones leves calificadas, amenazas, daños, desobediencia y resistencia a la autoridad y turbación de la posesión, informó el móvil de Canal 10. 

Te puede interesar