"La fiesta en la pensión" de Ontivero, te deja en el piso

La obra del productor Martín Linares tuvo gran recepción en el público, principalmente cordobés, que participa como un protagonista más. Imperdible.
Ver galería fiestaenlapension
1 / 2 - "Fiesta en la pensión" te deja temblando la mandíbula

Marcos Ontivero y su elenco no necesita grandes efectos especiales para dejarte en el  piso tirado muerto de risa. Es pura química. Entonces, no llama la atención que la gente en Carlos Paz salga conforme y con la sonrisa de oreja a oreja, después de disfrutar de "Fiesta en la pensión", con el guión a cargo del propio "Negro", con la producción de Martín Linares, y tres aliados de lujo como Mariana Bonadero, Ariel Bernasconi y Jorge Mansilla. Porque tiene la simpleza de un asado entre amigos a altas horas de madrugada en la sobremesa, con la espontaneidad como punta de lanza, y la complicad del público que sin duda se convierte en un protagonista más, sin temor a participar cuando desde el escenario los precisan.

La pensión de la Betty está en riesgo de ser rematada por la Justicia, por abultadas deudas impositivas, obligando a los humildes y poco esforzados huéspedes a ingeniarse cómo poder afrontar ese costo. No se les ocurre inventar nada más riesgoso que una obra de teatro, con todas las precariedades, pero endulzado con el humor cordobés de cepa.

Son desopilantes. Ontivero tiene espacio para su habitual ciclo de imitaciones  de personalidades, Bernasconi encarna a un personaje que sufre "Bullying" de sus compañero pero que resuelve con altanería y comicidad, superando incluso su rol en la obra, Mansilla deleita al público con una especie de stand up sin desperdicio, además de las ocurrencias del abuelo-gaucho que lejos de limitarse a su edad, enarbola un humor made in Córdoba bien recargado. Y Bonadero, la más profesional, ya egresada de los teatros callejeros, se destaca con su presencia imponente, lleva adelante los hilos de la obra con autoridad, sin perder la chispa de barrio que la llevó a lo alto. Simpatía por excelencia, en su máxima expresión.

La escenografía es minimalista pero efectiva, como sus gags. En cuatro metros sobre el escenario te trasladan a un rincón del corazón de Córdoba con todas su folklore, ocurrencias e improvisaciones. Y saben manejar todos con sapiencia la comunicación grupal, con olfato, con solo una mirada, cuando toca salirse del guión por un segundo y jugar sobre la marcha. Eso es quizás lo que más contagia a la gente. Esa magia que combina-humor y egos terrenales, sin olvidar que son nacidos del barrio, del cordón de la vereda y de las reuniones en cada esquina de la ciudad. 

Si tenés pensado morirte de risa, recomendable es que pases a ver "Fiesta en la pensión", al menos la garantía es que te vas a ir a dormir con una sonrisa. 

La obra se emite lunes, martes y miércoles a las 22 en Teatro Holiday, Carlos Paz,  y domingos en Santa Rosa de Calamuchita.

Te puede interesar