Un recorrido por el primer mirador geológico cordobés

El circuito geológico Tanti-Los Túneles comienza en la localidad de Tanti y continúa a lo largo de la ruta provincial 28 en un trayecto de 135 kilómetros. Una escapada para hacer en cualquier época del año.

Para los que visitan Córdoba y tienen un espíritu explorador, el turismo minero ofrece atractivos de interés geológico, histórico y cultural. Se trata de una modalidad que invita a conocer la provincia mediante actividades interactivas y circuitos organizados para disfrutar del paisaje desde otra dimensión.

A través de la geología, este tipo de turismo nos permite observar y contemplar los estratos en diferentes terrenos que representan el pasado y que revela la historia de la tierra y en este caso específico la formación de las Sierras de Córdoba.

Córdoba cuenta con áreas donde se localizan sitios arqueológicos ubicados en formaciones de rocas magmáticas intrusitas consolidadas dentro de la corteza terrestre y luego visibles por la erosión de las rocas que las cubrían. Estos sitios sirvieron de albergue o lugares ceremoniales a comunidades y grupos étnicos prehispánicos.

Una de las mejores opciones para incursionar en esta disciplina es sin duda el circuito geológico Tanti-Los Túneles, un recorrido de día completo que se desarrolla de este a oeste a lo largo de la ruta provincial N°28 en un trayecto de 135 kilómetros.



El camino está consolidado, en buen estado y el recorrido puede efectuarse durante todo el año con vehículos convencionales. Este circuito permite ver las principales rocas que forman las Sierras de Córdoba, el núcleo donde están formadas se llama Batolito de Achala.

En este itinerario se ubican los principales rasgos geológicos de la provincia y además nos muestra la formación de las Sierras de Córdoba junto a la belleza de sus paisajes y la historia de cada lugar que se extiende cruzando el borde occidental de Sierras Chicas, las Sierras Grandes, Cumbre de Gaspar, Pampa de Pocho, Sierras de Guasapampa, Minas y Pocho, para desembocar en los llanos occidentales ubicados en el extremo oeste.

Al descender al Valle de Salsacate comienza la sección oeste del circuito, donde se pueden realizar observaciones del Complejo Volcánico de Pocho, formado por traquiandesitas del Terciario, para luego llegar a uno de los lugares panorámicos más espectaculares conocido como Los Túneles, que han sido excavados en rocas miloníticas de la Sierra de Pocho.

En el último tramo del recorrido se desciende por la escarpa occidental de la sierra, compuesta por rocas metamórficas de bajo grado (filitas) y el circuito finaliza en la entrada de la Reserva Natural Chancaní, donde se observan afloramientos de sedimentitas continentales del Carbonífero pertenecientes a la formación Chancaní.

Te puede interesar