¿El fútbol que nos merecemos?

Pensar el fútbol 21/05/2018 Por
Dos hechos ponen a los equipos de Córdoba en la misma línea. Uno, la respuesta popular; dos, la insatisfacción por la cantidad y la calidad de los refuerzos que apenas alcanzaron la condición de incorporaciones.
pelota-incognia

chapa_ed_impresa_01

Por: Eduardo Eschoyez - Especial La Nueva Mañana

Aliento de primera

La imagen se repite, en una composición que puede cambiar los colores pero no la sensación térmica: el observador neutro recorre con la vista las tribunas y las ve exultantes, llenas de vibra, con miles de personas que van a sentarse ahí para seguir al equipo.

Si por un momento lográramos salir de las diferentes versiones del chiquitaje al que caemos cuando el fútbol cae en la burla y la provocación, no demoraríamos nada en comprobar que Córdoba puede sentirse orgullosa por la presencia, el apoyo y la fidelidad.

Cuidado: no se trata de rescatar a los que entran gratis o a los que han convertido al aliento en una actividad rentable. El foco de la cámara es para los que hacen un gran sacrificio para ir y entregan su corazón, porque comprenden que, simplemente, estar ahí es la mejor manera de decir presentes. Entonces, ahí sentaditos los hinchas deberían recibir el aplauso de los dirigentes y de los jugadores, porque hicieron su parte, una vez más. No se trata de ver perfección donde evidentemente no la hay. Pero los hinchas, con sus matices y características, volvieron a dejar en claro que Córdoba es una plaza de primerísimo nivel, en un ámbito en el que no siempre se obtiene un estímulo o una compensación desde adentro de la cancha.

Algo para festejar

Puede haber sido una temporada de buenas noticias, si comprendemos cuáles eran los objetivos de los cuatro clubes más importantes. Talleres, Belgrano, Instituto y Racing cerraron sus almanaques con algo para festejar. O, al menos, algún aspecto que puede dejarlos satisfechos. Indudablemente, los logros más valiosos pasan por la clasificación a la Libertadores en Talleres y el ascenso al Federal A, por parte de Racing; Belgrano no logró entrar a la Sudamericana pero tomó un relativo aire para encarar la lucha por la permanencia, que será la meta de lo que viene. ¿Instituto? Es raro, porque cuando parece que se le presentan todas las posibilidades, nunca logra consolidar un rendimiento que le permita tomar esas oportunidades. Entró al reducido pero salió eyectado en el primer cruce. En todos los casos, hay lecturas más complejas que necesitan ser ensayadas, más allá de los resultados de las gestiones. Así como Talleres vuelve a llevar a Córdoba a la Libertadores, por considerar la mejor de las noticias en el inventario, es una pena que su nivel de juego no se haya sostenido en el tiempo y después de asomarse a la chance de discutir el título con Boca, se desinfló hasta depender de otros resultados y así, obtener el boleto a la Copa.

Refuerzos que no refuerzan

Si hay algo en lo que los hinchas coinciden a esta hora, es en el disgusto por la conformación de los planteles. Sobre todo en Belgrano e Instituto pero también en Talleres, se repitió la rutina de traer muchos jugadores… Algunos de procedencia dudosa y calidad insuficiente. Es una ecuación que no falla: el fracaso individual, condiciona lo colectivo.

A veces, las apuestas a riesgo o la contratación de proyectos sale bien (Guido Herrera, Leonardo Godoy y Lucas Olaza, por ejemplo), pero ¿cómo se eligen a los otros? ¿Es inteligente contratar jugadores discretos? ¿De qué hablamos cuando se citan “los proyectos de inferiores” y después resulta que el entrenador no confía en lo que hay y se apoya en los jugadores que pidió contratar? Los chicos del club, ¿no son aptos para asumir la responsabilidad de jugar a nivel profesional?

Preguntas y más preguntas

Nos sentimos satisfechos por las tribunas vivas, aunque esa sensación conduce a una tentación: si la gente responde así en las situaciones actuales ¿cómo será cuando los equipos futbolísticamente peleen un campeonato?

Mientras tanto, en la memoria guardaremos la intención de jugar bien de Talleres, el apoyo de Alberdi, la remontada de Instituto y la justicia que Racing hizo por mano propia.  

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar