Dos escuelas rurales cordobesas son apadrinadas por Vialidad Nacional

Sociedad 27/09/2016
Están ubicadas en el paraje El Tuscal y en la comuna Pozo Nuevo. Desde el área de Recursos Sociales Institucionales de Vialidad acercaron días atrás asistencia para las comunidades educativas ubicadas una al límite con Catamarca y la otra con Santiago del Estero, y mejorar la calidad de vida de sus alumnos.

En el marco de las Jornadas de Responsabilidad Social Institucional de la Región Centro, días atrás visitó Córdoba el gerente del área de Recursos sociales Institucionales, Hernán Castineira de Dios, quien junto a su equipo de trabajo, acercó asistencia a las dos escuelas rurales que están siendo apadrinadas por Vialidad Nacional. Se trata de la escuela Martín Güemes del Paraje el Tuscal, cercana al límite con Catamarca y el colegio Francisco Pascasio Moreno de de la comuna Pozo Nuevo, cercana al límite con Santiago del Estero.
En su visita a la Provincia, Castineira de Dios presentó el plan de Responsabilidad Social de Vialidad, pero en particular, hizo hincapié en el de apoyo que tendrán ambas escuelas rurales, ubicadas en sectores muy humildes de la Provincia de Córdoba.

(Video presentado en la Jornada de Responsabilidad Social Región Centro de Vialidad Nacional).


“La visita está vinculada a que la administración de Vialidad ha creado una nueva gerencia de Responsabilidad social Institucional que ha expresado su compromiso con el desarrollo sostenible de las comunidades con las que está trabajando. Con el programa de apadrinazgo de las escuelas rurales, se le brinda asistencia a la comunidad, llevando guardapolvos, calzado, y distintas herramientas educativas en conjunto con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación”, expresó Castineira de Dios a La NUEVA Mañana.
El apadrinazgo consiste además de la asistencia social, en observar  “in situ” la situación de accesibilidad vial, acercando soluciones a las problemáticas que se generan en ese sector , mientras se trabaja en conjunto con otros organismos públicos en forma simultánea y conjunta. Es así que, por ejemplo, se acercó el programa Pro Huerta del INTA para que la comunidad educativa genere sus propios alimentos, o se facilitaron sistemas de telefonía satelital para mejorar la comunicación y la calidad de vida de esas comunidades.

Te puede interesar