Salta: Mató a su mujer en una visita a la cárcel

Policiales 06/01/2017
Andrea Neri fue a la celda con Gabriel Herrera para mantener un encuentro íntimo. Ella fue con su hijito de 2 meses. Él la asesinó, salió con el bebé, lo entregó y admitió el crimen. En 2006 Herrera ya había matado a otra pareja durante una visita en un penal.
Ver galería pareja
1 / 2 - Herrera junto a Andrea Neri, imagen tomada del facebook de Herrera

Poco después de las 14 del jueves, Andrea Neri, de 18 años, ingresó en el penal y se reunió con su pareja Gabriel "Chirete" Herrera, de 39. Ella llegó, con el pequeño hijo de ambos nacido los primeros días de noviembre del año pasado.

Fueron a la celda 372 que él comparte con otros cuatro presos, en el pabellón E, pero estaban solos porque iban a tener una reunión íntima. No pasó mucho tiempo y Herrera salió con el bebé en brazos, lo entregó a los guardiacárceles y les avisó que había matado a la muchacha.

La versión más firme indicaba que Herrera habría ahorcado a Andrea y luego la apuñaló, probablemente utilizando un tallador de madera, una herramienta que los internos de la cárcel utilizan en los talleres de carpintería.

 

 

En 2006 ya había asesinado a otra mujer durante una visita

 

Gabriel Herrera, en marzo de 2006 estranguló a su entonces esposa durante una visita íntima en la cárcel de la ciudad de Metán.
Las crónicas periodísticas de aquel entonces, aseguraban que la violenta reacción habría estado motivada por que la mujer le habría dicho que quería separarse.
Mientras Herrera asesinaba a la mujer, los dos hijos y la madre de ésta aguardaban a que finalizara el encuentro en la sala de visitas de ese penal. El hombre, de entonces 28 años, se encontraba cumpliendo una condena de 60 meses de prisión por el delito de robo calificado. La víctima Verónica Soledad Castro, de 29 años, era su esposa y madre de sus dos hijos.

 

Intervención del penal

El Gobierno provincial dispuso, en apenas una hora, la intervención del penal, desplazó a su jefe, designó como nuevo titular a Néstor Guaymás y ordenó investigar el caso para deslindar responsabilidades.

 

"Lo conoció hace un año"

"Andrea lo conoció hace un año justamente acá, por desgracia, vino con la madre a visitar a un primo que estaba detenido y ahí lo conoció", contó José Neri, tío de la muchacha.

Tras ese primer encuentro y otros más, comenzó la relación, a los pocos meses quedó embarazada y a principios de noviembre nació el bebé.

"Muchas veces le habíamos advertido sobre Herrera. La madre lo hizo y en especial el padre, que muchas veces le pidió que terminara con él. Nosotros estábamos preocupados por esa relación por los antecedentes de él. Ella sabía lo que él había hecho en Metán, pero los chicos se ponen tercos...", dijo con voz quebrada.

"Hoy al mediodía fue la última vez que la vimos, estaba con la familia, con sus hermanos porque ella estaba dedicada a cuidar a sus hermanos menores. Había almorzado y luego salió con el bebé para visitar a este asesino", relató el tío, quien acompañaba a su hermano Juan.

 El director general del Servicio Penitenciario, César Rodríguez, recordó que las visitas íntimas "son un derecho que tienen los internos por ley, que establece que deben ser privadas, resguardadas, no puede haber un celador o un personal penitenciario".

 

Fuente: El tribuno de Salta

 

Te puede interesar