El Estado Islámico reivindicó el atentado en la discoteca de Estambul

Mundo 02/01/2017
En un comunicado difundido a través de Internet, dijo que es en venganza por los bombardeos contra musulmanes que efectúa Turquía en territorio sirio. La explosión dejó un saldo de 39 personas muertas y 69 heridas.
atentado estambul

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) reivindicó hoy la autoría del atentado en una discoteca de Estambul en Año Nuevo que dejó un saldo de 39 personas muertas y 69 heridas, y la policía turca informó del arresto de ocho sospechosos.

En un comunicado difundido a través de Internet, el EI afirmó que el autor de la matanza, que sigue prófugo, es un "heroico soldado del califato" autoproclamado por la organización yihadista.

En el texto, cuya veracidad no ha podido ser comprobada y que reproduce la agencia EFE, se detalla que el terrorista usó granadas y una ametralladora y causó unas 150 víctimas entre muertos y heridos en el club nocturno Reina.

El EI afirma que esta acción es en "venganza" por los bombardeos contra musulmanes que efectúa Turquía en territorio sirio, por lo que acusó al gobierno de Ankara de ser "servidor de la Cruz".

"Que el Gobierno apóstata de Turquía sepa que la sangre de los musulmanes que se está derramando por los bombardeos de sus aviones va a convertirse en fuego en su propia casa", se indica en el texto del grupo yihadista.

Mientras tanto, las fuerzas de seguridad turcas detuvieron ocho personas por su presunta vinculación con el atentado, aunque no al responsable material de los hechos, según el periódico turco 'Daily Sabah' citado por la agencia de noticias Europa Press.

El ministro del Interior, Suleyman Soylu, anunció la puesta en marcha de una operación masiva con la esperanza de lograr "pronto" su captura.

En la última semana, un total de 147 personas fueron arrestadas por su presunta vinculación con el EI, según un recuento del Ministerio del Interior difundido hoy.

El ataque tuvo lugar el 1 de enero hacia la 01.30 hora local (19:30 del 31 en Argentina) en la exclusiva discoteca Reina, situada en la orilla europea del estrecho del Bósforo, donde varios cientos de personas festejaban la llegada del Año Nuevo.

Según el diario turco HaberTürk, el terrorista descargó 180 balas antes de abandonar su arma en el local y darse a la fuga.

Turquía apoya a las facciones rebeldes en Siria y desde agosto pasado participa con carros de combate y aviones de guerra en una operación para combatir al EI y a las milicias kurdosirias del YPG, apoyadas a su vez por Washington, en el norte del país vecino.

Te puede interesar