Selección Argentina: objetivos de orden "mundial"

El 2016 fue una pesadilla para el combinado nacional, remando más de la cuenta para llegar a Rusia 2018, con la salida de Martino, una nueva final perdida ante Chile y un plantel molesto por las críticas y en "Silenzio Stampa".
Ver galería
1 / 6 - La mejor producción del 2016, ante Colombia

Un año 2016 infausto vivió la Selección Argentina, a tono del desorden y la desidia que invadió tanto a AFA como al fútbol argentino en general. Porque inició con cierto optimismo, basado en resultados y después se fue desvaneciendo a medida  que los hombres de escritorios hacía penar sus miserias y ambiciones. Y dentro de la cancha, tampoco existieron las mejores respuestas, al punto que todavía se pena para llegar a Rusia 2018.

En la calle Viamonte todavía quedaban resabios de aquella votación frustrada con el ominoso empate en 37 votos entre Luis Segura y Marcelo Tinelli. Las victorias ante Chile y Bolivia, esta última en el Mario Kempes de Córdoba, le daban respiro para llegar al mundial, aunque el desafío era alcanzar la Copa América Centenario, disputada en Estados Unidos, con todo el viento a favor. Porque Chile llegaba sin su DT emblema Jorge Sampaoli mientras que Brasil optó por utilizar sus figuras en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Sin embargo, la frustración se hizo presente otra vez: mismo rival, Chile logró defender su trofeo por penales, con remate desviado de Lionel Messi para que la desazón sea gigante. Como consecuencia de esta nueva final perdida, renunció el DT Gerardo Martino tras dos años de proceso, y el propio astro de Barcelona anunció con una renuncia que al final no fue tal.

Acá el video de la final

Pero las esquirlas seguían: renuncia del presidente de AFA Luis Segura, intervención de FIFA, asunción de Armando Pérez al frente de la Comisión Normalizadora, con el objetivo de encaminar el orden. Y nada que ver, porque los clubes del ascenso le hicieron vivir un infierno, con huelgas y reclamos económicos permanentes, situación que motivó a que el inicio del torneo se demorara dos semanas. Y permanentemente hubo amenazas en ese sentido.

En la Selección hubo necesidad de acomodar la conducción. Omar Bauza reemplazó al "Tata" logrando resultados pero también dejando en claro que todo iba a costar el doble. Dos victorias, dos empates con rivales menores (Venezuela y Perú) y dos caídas dolorosas: ante Paraguay en Córdoba y en Belo Horizonte, con un lapidario 3 a 0 de Brasil  y Neymar para liquidar la autoestima.

La victoria ante Colombia le dio oxígeno para aspirar al repechaje en el camino al mundial, soñando que FIFA le quite los puntos  a Chile por aquella sanción que recibió Bolivia por inclusión indebida de dos jugadores. La cuestión es que Bauza nunca logró la aceptación de la opinión pública y tendrá este año la posibilidad de torcer el destino. 

Acá el video de la victoria ante Colombia

Y para sumar un frente más, el plantel argentino manifestó que no emitirá más declaraciones a la prensa, después de una información inexacta que brindo irresponsablemente el periodista Gabriel Anello, acusando a Ezequiel Lavezzi de fumar marihuana en la concentración. Como si fuera poco, la poca paz que existía se fue diluyendo por impericia propia.

Muchos aspectos por corregir si Argentina y Messi pretenden llegar al mundial de Rusia 2018

Te puede interesar