"La gente de Racing me sigue reconociendo ese logro"

Entrevistas 27/12/2016 Por
Leonardo Torres, ex Belgrano, formó parte del campeonato de "La Academia" de Avellaneda que rompió el maleficio de 35 años sin vueltas olímpicas. A 15 años de ese logro, recuerda: "Fue un hito inolvidable en mi carrera".
Ver galería leotorres
1 / 2 - Leo Torres metió dos goles en ese título de Racing - Gentileza El Primer grande

No fue un actor de reparto en esa consagración de Racing Club, sin dar la vuelta olímpica tras 35 años, en medio de un convulsionado clima política, hostil y con presidente que huye en helicóptero de la Casa Rosada. Hoy se cumplen 15 años de aquel título en cancha de Vélez, donde "La Academia" saca chapa de haber llenado dos estadios, y un cordobés lo puede relatar en primera persona, como testigo directo. Leonardo Torres (41 años), ex Belgrano, formó parte de aquel plantel comandado por "Mostaza" Merlo, y también hizo su aporte en la red, con dos conquistas, uno nada menos que a Talleres.

"Es increíble, vos sabés que pasa el tiempo y el hincha de Racing me sigue reconociendo ese logro", relata el "Leo" a LA NUEVA MAÑANA. "A medida que pasaban las fechas, la ilusión crecía, el ambiente era tremendo. Es más que un orgullo, el hecho de todavía tener el reconocimiento es algo que me va a quedar siempre. Más allá de la estadística, lo que importa es el legado, la huella".

-¿Sentían la presión, a medida que pasaban las fechas?

-A decir verdad el plantel era nuevo en casi su totalidad entonces no sentíamos mucho esa mochila que sí cargaban los jugadores del club. Yo venía de jugar en Corea del Sur, Merlo me conocía de su paso en Belgrano y eso ayudó. Eso sí, a medida que íbamos avanzando, seguíamos arriba, se hacía difícil porque la ilusión generada fue muy grande. Los hinchas nos acompañaban a todas las canchas. Y como sacamos una diferencia rápido más euforia había en el ambiente.

-Encima te tocó hacer dos goles, y uno a Talleres...

- Cierto, por mi identificación con Belgrano, está claro que fue especial. Fue el segundo, para liquidar el partido. El otro fue a Nueva Chicago. Yo entraba desde el banco de suplentes y trataba de hacer lo mío. El equipo te salía a matar en los primeros minutos.

Acá el gol de Leo Torres a Talleres y a Nueva Chicago

-¿Cuál fue el partido que los hizo sentir campeones?

- En realidad nunca sentimos que se nos iba a poder escapar. Está claro que después de empatarle a River Plate con el gol de Bedoya, quedó todo como más servido, sin embargo, tuvimos que esperar hasta la última fecha, dependiendo de nosotros. Ese grupo era muy compacto. Solo perdimos un partido, ante Boca

-Siempre se habló de que el esquema de Merlo eraa muy defensivo y que los enganches no tenían lugar...

-Para mí eso es una falacia, porque nosotros íbamos a buscar los partidos, sobre todo en el primer tiempo. Es cierto que cuando la veíamos difícil, teníamos la estrategia de saber cerrar los resultados y no dejar espacios al rival pero la premisa desde el arranque era agredir al rival. Estaba el "Chanchi" Estévez, Rafael Maceratessi, Diego Milito, Chatruc, teníamos con qué.

-¿Qué recordás de aquel partido en cancha de Vélez?

- Uh inolvidable la gente, una locura. Nos seguían en motos y autos en caravana acompañando al colectivo con el plantel, mirábamos la ventana y no entendíamos qué pasaba. Los hinchas nos fueron siguiendo metro a metro. El partido fue bravo, nos empataron después pero igual nos alcanzaba. Yo miraba las tribunas y sabía que no se iba a escapar.

Acá la consagración del título en cancha de Vélez

-¿Tenés contacto con alguien del plantel?

-Poco y nada la verdad, fuimos perdiendo los números de teléfono pero el cariño, está intacto. Nos juntamos el año pasado para festejar los dos títulos de Racing, lo organizó Diego Milito quien estuvo en las dos consagraciones, y fue muy emotivo. Era un gran grupo, sin líderes, todos a la misma línea.

-¿Merlo era muy cabulero?

-Dicen que sí, pero nosotros no lo sufrimos tanto (Risas). Más allá de la camisa y los cuernitos, su mensaje era claro y simple. Y con la verdad. Si te veía bien te decía en la cara "Vas a jugar" y si no, te decía que "ibas al banco" porque lo veía mejor a otro. Al jugador eso le llega. Es muy leal a sus convicciones.

-Después de 15 años, ¿cómo te hace sentir este aniversario?

-Uno con el tiempo va tomando dimensión de lo que logró. En ese entonces, lo vivís, lo disfrutás y como seguís en actividad, no te detenés a disfrutar ese logro. Yo me siento un privilegiado, porque ascendí con Belgrano en el '98, salí campeón en Primera División con Racing en el 2001 y después en el Argentino B con Maipú de Mendoza. Y me retiré en Flor del Ceibo de Oncativo, donde también ganamos el campeonato. Ahora dirijo la Primera de ese equipo, más la 8° categoría de Belgrano en Liga Cordobesa de Fútbol. Yo me siento afortunado, la verdad, de todo lo que viví como futbolista. Esa vuelta con Racing no me olvido más, pero como te dije, por cómo me reconoce el hincha más que nada.

Aquí la campaña del campeonato, los 19 partidos

Te puede interesar